El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

La culpa no es del frío

Calvin-and-Hobbes-winter

A veces me sorprende escuchar a tanta gente quejarse del frío y los días nublados como si fueran la cosa más terrible y depresiva del mundo.

Yo sé que el sol influye en el ánimo de algunas personas pero ¿tanto así? ¿Entonces eso significa que nadie puede reírse con ganas ni celebrar los tres meses que dura el invierno?

No, no, no. Me niego. Supongo que mi visión tiene que ver con que estoy de cumpleaños en pleno junio (viva Geminis) y el frío no me molesta tanto teniendo a mano mi té y mi guatero. Es que no me gustan ni las estufas ni la calefacción ni los calientacamas, pura old school.

Tengo una teoría que en realidad no tiene nada de revelador: la gente que come mal y está todo el día quieta, obvio que se va a sentir peor. Hay que moverse, alimentarse y cortarla con las quejas. Y no tener las ventanas cerradas todo el día por favor, eso de no ventilar porque afuera está helado para mí es como un sacrilegio.

No todo es tan malo. Estas son otras cosas positivas que rescato del frío:

-Abrigos lindos. Siempre miro a la gente en el metro y todo el mundo usa cosas negras. Fome. Yo tengo un abrigo de ese color, pero también uno rojo, uno morado, otro café y uno de cuadrillé rosado, que es mi favorito. Me alegra ver colores en esta época igual que en el verano.

-Leer y ver películas acostada en la cama tapada con un chal de polar. Eso es el paraíso.

-Los gatos se ponen más regalones, esponjosos y peludos que nunca.

-Sopaipillas secas y pasadas. No sé hacerlas, así que tengo rogarle a mi mamá que las prepare. Implican harta pega, pero comerlas es lo mejor de la vida. Nunca jamás compro esas amarillo pato que venden en los carritos.

-La única cosa manual que sé hacer más o menos bien son los mitones de lana sin dedos y obviamente, sólo se pueden usar en invierno. Si la gente me pregunta dónde los compré, cuento que los tejí yo misma y quedo como la reina del palillo y el punto elástico.

Mitones tejidos por mí el año pasado. Lo único malo es que perdí la hoja de las instrucciones y olvidé cuántas corridas se hacen, pero al ojo es fácil deducirlo.

Mitones tejidos por mí el año pasado. Lo único malo es que perdí la hoja de las instrucciones y olvidé cuántas corridas se hacen, pero al ojo es fácil deducirlo.

Anuncios

24 comentarios el “La culpa no es del frío

  1. Liliana
    24 de junio de 2013

    la culpa no es del frío… ni del calor. A mi me encanta el clima frío, los días nublados y con lluvia ligera, eso si, me cuesta trabajo salir porque me siento mas a gusto en casa, aunque noto cierta melancolía y nostalgia en esos días, a mi el calor me agota. Concuerdo contigo, la actitud cuenta mucho, pero siempre hay gente quejona que aunque haya un clima espléndido de todos modos se ha de quejar y contra eso nada que hacer.

    • elblogdealerecargada
      24 de junio de 2013

      A mí también me agota el calor, mis principales problemas ocurren en el verano…. jajaja. Sí, la actitud es vital, tengo que recordar eso a fines de año.
      Saludos Liliana

  2. mellafe
    24 de junio de 2013

    Yo me voy a enseñar a tejer a crochet este invierno para hacerle una mantita hermosa a mi abuela. Y a mi mamá. Y a mi Tata. Y a miiiii. Si es que me enseño bien.

    Yo también odio el monocromatismo invernal, tengo un post preparado sobre eso, de hecho. Jaja.

    A mi me afecta la falta de sol y el que esté todo gris durante mucho tiempo. Antes no me afectaba tanto pero ahora lo entiendo. Necesito luz, calorcito no artificial. Lo peor es que sean las 6 y esté oscuro.

    • elblogdealerecargada
      24 de junio de 2013

      Yo quiero que sea julio para que vuelva tu blog.
      Mmmm, me pongo en tu lugar y creo que lo entiendo, pero es raro, a mí el ánimo nunca me ha cambiado por sol o días nublados. Y creía que era idea de la gente hasta que me lo confirmó una psicóloga en una entrevista hace tiempo. Pero para eso, hay que vestirse con colores, eeehhh.
      Quiero ver la manta a crochet.

      • Liliana
        24 de junio de 2013

        yo me deprimo y me pongo feliz el mismo día los 365 días del año, con luz, calor, frío, lluvia, etc…y ante casi cualquier cosa, jaja. soy rara, porque puedo tener la actitud más optimista del mundo y estar triste, pero ya acepte mi hipersensibilidad, si no me volvería loca, jaja.

  3. Ceci F
    24 de junio de 2013

    Pucha es que yo creo que la culpa es de lo poco calefaccionado y lo mal que se viste la gente para enfrentar el frío. No puede ser que la mayoría de las casas sean más frías que estar en el patio, o humedas y eso es culpa de lo mal aisladas que están las casas: ventanas mal puestas, nula aislación el los techos, puertas “cortas”, etc. Por otro lado me da la impresión que la gente no sabe vestirse para el frío, yo voy a Stgo y veo gente con unos chalequitos delgaditos o abrigos que no abrigan nada o zapatos delgaditos que hacen que se pase la humedad del suelo. Ahora si llueve se embarró todo porque si te mojas no tendrás ni una lugar donde secarte y calentarte y andaras helada el día completo. Yo recuerdo que cuando trabajaba en Chile haciendo clases salía de mi casa en la mañana con parka y no me la sacaba hasta que llegaba en la tarde, y eso entristece a cualquiera creo yo. No puede ser que muchos lugares de trabajo no sean aptos, tu te imaginarás lo frías que son las salas de clases, pobres cabros yo no se como podían concentrarse con ese frío. Yo nunca he sentido más frío que en Stgo y eso que he estado varios inviernos en otras ciudades tapadas de nieve.

    A pesar de todo esto yo soy positiva independiente la estación del año, pero entiendo a la gente que se deprime en el invierno ya que es algo que no pueden manejar ya que es neuronal.

    Saludos 🙂 me encantaron tu mitones

    • elblogdealerecargada
      24 de junio de 2013

      No había pensado en eso, pero tienes razón. Hay montón de casas donde hace más frío afuera que adentro, están llenas de humedad, etc. Para qué decir las iglesias y los colegios. También he visto gente mal abrigada.

  4. Ale
    24 de junio de 2013

    Lo de la falta de luz solar tiene mucha relación con el estado de ánimo y me atrevería a decir que influye mucho en la personalidad de la gente, sino mira tú cómo son los caribeños que rebosan alegría y a los que les sobra sol… Acá en el sur está gris y oscuro gran parte del año y de verdad que no dan ganas de salir y hacer cosas con el frío y la lluvia. Yo lo asumí y me aguanto perfectamente en esta época si lo que me da lata es cuando se prolonga más de la cuenta y en vez de tener primavera en Enero y Febrero (porque el nuestro no es verano…) se mata lloviendo igual, cosa que ha pasado varios años. Acá hay gente que calefacciona demasiado eso sí. Cuando yo recién llegué no entendía que tuvieran que poner tanta leña al fuego como para andar en polera dentro de la casa si era invierno!! En Stgo. estaba acostumbrada a que en invierno uno se abrigara bien también dentro de la casa. En el mall ponen tanta calefa que uno va bien abrigado porque afuera hace frío y adentro de las tiendas te asas porque los vendedores andan con pura camisa y adecúan la temperatura a eso.
    No hay nada más fome que andar muerto de frío, eso te anula y no te deja hacer nada, pero como dices, la idea es abrigarse más. Para eso inventaron las camisetas y las pantys de polar y las bufandas y gorros. Bacán que te tejas tus mitones, pero yo tengo que usar con dedos sino no me sirven…
    Besos! (Disculpa el papiro jaja)

    • elblogdealerecargada
      24 de junio de 2013

      Nada de papiro, me entretiene leer. Yo opino que calefaccionar en invierno va contra las defensas del cuerpo, tenemos que pasar algo de frío para estar bien y así notar la diferencia con el verano….
      Yo no uso nada de polar, me supera. Pero si a la gente le sirve, bien.

  5. mikimikita
    24 de junio de 2013

    Me gusta el frio, siempre y cuando no sea taaaaaaan frio. Por ejemplo me encanta el otoño, o incluso el invierno de aquí donde vivo, porque no es tan helado, pero: Odié este invierno desde el primer día; tuve que viajar a Copiapó y volví con una bronquitis horrorosa, así como cuando chica y he estado una semana encerrada en mi casa con reposo. Así es que de ahora en adelante me alejo de los lugares cerrados con mucha gente desconocida o enferma, porque no quiero enfermarme nunca más en la vida. De verdad, hace tanto que no me daba algo así, que llegué a pensar que era gripe de algún tipo extraño y que me iba a morir.

    Eso, me gusta el frio, pero desde ahora huiré del invierno extremo como los pajaritos que migran cada año!!

  6. elblogdealerecargada
    24 de junio de 2013

    A mí nunca en la vida me ha dado bronquitis, así que no sé cómo es, Sólo me he resfriado. Pero entiendo que no quieras pasar nunca más por eso… te morirías acá en el metro. Va la gente tosiendo y todas las ventanas cerradas porque las viejas tienen frío. Perdón, las señoras. Esa cosa de respirar los bichos me da asquito. Pero dónde vives no es problema (supongo)

    • mikimikita
      24 de junio de 2013

      Si, el metro es asquito, pero es la única manera en que sé moverme en Santiago casi sin perderme… ajajjajaj no me queda otra.

      Y no acá no uso locomoción colectiva porque camino para todos lados, y como no hace mucho frio, no hay lugares calefaccionados.

      • elblogdealerecargada
        25 de junio de 2013

        Te envidio eso de caminar para todos lados, me gustaría hacerlo más….

  7. Jessica
    24 de junio de 2013

    Muy de acuerdo.También me aburre la gente que se pasa quejando del frío. Si saben que en invierno bajan las temperaturas, abríguese y resígnese, así es el clima de Santiago. Aunque igual mi hermano, que es santiagino de nacimiento, ahora que vive en el sur se muere de frío cada vez que viene para acá. Será que somos demasiado aperrad@s.
    En mi caso, después de andar paseando con -15°, ya no me quejo más, ¿para qué?

    • elblogdealerecargada
      25 de junio de 2013

      ¿Dónde has paseado con menos 15? Nunca he hecho eso y capaz que me ponga quejona.
      Sí, eso es otra cosa, cuando los sureños se ríen de nosotros porque llueve una vez y hacemos el tremendo escándalo. Si yo fuera sureña haría lo mismo.

      • Jessica
        25 de junio de 2013

        En Berlín. Como soy profe, estoy obligada a tomar vacaciones en verano nuestro, e invierno en el otro hemisferio.
        Mi hermano vive en Coyhaique, y allá todo está calefaccionado, entonces cuando viene a Santiago, muere de frío porque acá la gente con suerte prende una estufa.

  8. kamiracle
    24 de junio de 2013

    Pucha, yo antes amaba el frío, pero considero que ahora no es tan grato como antes, y sumado a eso ahora tengo una enfermedad que me hace intolerante al frío, así que se ha vuelto medio tortuoso. Por otra parte, amo los días nublados! de hecho, me llenan de vida más que un día soleado.
    Lo otro malo son los cambios fuertes de temperaturas que hoy me tienen nockeada en cama justamente cuando tengo muchas cosas importantes que hacer 😦 …en conclusión, un poco de misericordia con los friolentos 😦

    • elblogdealerecargada
      25 de junio de 2013

      Pucha, qué lata lo de tu enfermedad, eso te excusa de todo. Los días nublados entre 15 y 20 grados son lo mejor, me gustan tanto.
      Ojalá te mejores pronto….

  9. Marie Antoinette
    25 de junio de 2013

    Yo antes odiaba el otoño y el invierno, incluso siendo géminis también, jajaja. Pero desde hace dos años más o menos, decidí que el invierno no tenía porque ser la estación más triste del año y comencé a utilizar colores. Al igual que tu tengo abrigos de colores (Rojo, azul eléctrico, verde petróleo y negro) que los combino con pañuelos de variados colores que le den más alegría a mi tenida y la verdad, desde que tomé esa decisión ya no sufro ni con la llegada de marzo, abril, ni mayo ni junio, y eso que estos años emocionalmente no han sido nada fáciles, eso sí, siempre llego a la misma conclusión: Todo es cuestión de actitud! 🙂
    Lindos tus mitones y guantes sin deditos!!
    Saludos!

    • elblogdealerecargada
      25 de junio de 2013

      ¡Me encanta ese color verde petróleo! Tengo un chaleco así, pero ya no lo uso para el trabajo porque está lleno de pelusas.
      Tienes razón, todo va en la actitud, aplicable a muchos ámbitos…

      • mikimikita
        25 de junio de 2013

        dato, en ebay me costó como dos dolares la maquinita saca pelusas, y mi mamá dice que en jumbo le costó como 3 mil pesos…

  10. elblogdealerecargada
    25 de junio de 2013

    Gracias, pero este mes nada de compras en Ebay, en julio lo pensaré 😉

  11. mysummerlight
    27 de junio de 2013

    Yo soy grinch del invierno, odio el frío, no lo soporto y cuento los días para que sea verano nuevamente. Y es que yo hasta en el verano tengo frío. Me deprime la falta de luz y todo eso, odio vestirme como robot y que mis compañeros se rían porque pareciera que subí 10k. Y me encantaría saber tejer pero intenté durante varios años de mi vida y no hubo caso.

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24 de junio de 2013 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: