El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Eres lo que comes (oh sí)

healthy-food

Tengo que hacer una confesión. La comida es una parte importantísima en mi vida y es un tema en el que pienso constantemente. Cosas del tipo qué habrá de almuerzo, qué cosa rica le puedo poner al pan, qué voy a comer a la noche o ya es la hora de mi dosis diaria de chocolate siempre dan vueltas en mi cabeza.

Me tengo que medir. Yo no soy de esas personas que leo a veces en las entrevistas diciendo que son malas para los dulces entonces no comen mucho y son siempre flacas. Todo lo contrario, me podría zampar un pedazo grande torta de mil hojas sin ningún conflicto moral.

Mi freno es la culpa relacionada con la salud. Siento que es tan irresponsable enfermarse por alimentarse mal teniendo la solución en nuestras manos. Averiguo mucho sobre este tema y trato de comer pensando en lo que más me gusta, pero también en las vitaminas, los antioxidantes y las defensas.

He ido bajando el consumo de sal y me cuesta considerando que muero por las aceitunas, el queso, las papas fritas. Para qué decir la comida picante, esa es mi peor debilidad. A casi todo le pongo pimienta negra, merquén o ají (aunque esto último no es tan malo, pero igual puede causar irritación).

Así que para ser una adulta responsable me porto mal (pero no muy seguido) y a modo de compensación incluyo siempre estos básicos en mis comidas diarias:

-Fruta al desayuno (piña casi todo el año, el resto es plátanos, frutillas, arándanos o lo que encuentre disponible según la estación).

-Té verde.

-Chocolate negro con alto porcentaje de cacao.

-Ensaladas en el almuerzo (con algo sólido como arroz o tallarines porque de otro modo andaría dando pena).

-Nueces.

-Una manzana verde por las tardes.

Y creo que eso es lo que más se repite, en lo demás voy variando. Lo que me gustaría intentar ahora es abandonar la comida procesada, pero pucha que es difícil. Voy a tratar de hacerlo al menos una vez a la semana para ver cómo me va.

Anuncios

18 comentarios el “Eres lo que comes (oh sí)

  1. May
    17 de julio de 2013

    Es todo un tema la comida!! creo que cuando era más chica sólo me preocupaba lo estético pero ahora siento que va más allá porque determina la salud de uno, siento que este invierno estoy super bien alimentada por que de verdad no he caido en resfríos, gripes y creo que está totalmente relacionado con que he puesto mas ojo en lo que como y tampoco ando haciendo dieta como loca, porque ahi sí el cuerpo se resiente.. Saludos desde el sur!!

    • elblogdealerecargada
      17 de julio de 2013

      ¡Yo tampoco he caído! Y también siento que tiene que ver con eso, porque hay gente que come mal y vive enferma, débil o muerta de frío…

  2. Ale
    17 de julio de 2013

    Para mí también es tema y cuando tienes hijos más todavía porque no sólo debes pensar en qué vas a comer tú sino los otros en casa. Ahora que está mi hija de vacaciones en la casa que es vegetariana, mi otro hijo es absolutamente carnívoro y amante de la comida chatarra y bien condimentada y aceitosa y mi marido come casi sin sal porque no quiere tener hipertensión a futuro… es muy difícil hacer algo que les guste y todos coman sin problema.
    Me parece bien que trates de comer sano. Es necesario, pero no siempre fácil. Yo evito cocinar con aceite, pero si uno come fuera es difícil si uno no se lleva cada día la comida. He cambiado muchas veces mi esquema de alimentación, pero sé que debo evitar los carbohidratos por la tarde y las grasas y comer más proteínas. Me quedó la duda si eras vegetariana. Como dijiste que al almuerzo comías ensalada y arroz o fideos…

    • elblogdealerecargada
      17 de julio de 2013

      No, no soy vegetariana, aunque creo que es cosa de un par de años para pasarme a ese bando. Vegana eso sí que no sería.
      Oye que debe ser complicada tu rutina, compaginando gustos tan diferentes. Yo no sé cómo lo haría, salvo cocinar distintas cosas por día, pero qué desgaste.

  3. Liliana
    17 de julio de 2013

    un GRAN tema, cada año, cada mes, cada día me propongo mejorar mi alimentación a veces lo logro, otras recaigo en mi adicción a lo dulce,es que cuando uno come cosas frescas y ricas se siente mejor, menos pesadez, más energía, hasta el pelo y la piel lucen más brillantes. Lo que trato de hacer diariamente es por lo menos comer una fruta y una verdura, así como tomar agua, de lo que me gustaría hacer es limitar mi consumo de alimentos procesados aparte de que son más caros mi bolsillo me lo agradecería.

    • elblogdealerecargada
      17 de julio de 2013

      Ay, qué bueno conocer a otra persona con adicción a lo dulce. Yo siempre me digo: no más pasteles, o con suerte una vez a la semana, pero caigo igual, especialmente en invierno.
      Es tan cierto eso que dices de la piel y el pelo, se nota mucho la diferencia. Yo trato de comer 5 cosas al día entre frutas y verduras, a veces 7.

  4. Ceci F
    17 de julio de 2013

    Difícil e importante tema. Yo hace unos meses cambié totalmente mi forma de comer porque ya estaba bueno de chanchear sin culpas y sobre todo sin cuidados. Deje casi en un 100% la comida procesada, las frituras, la sal y trato de comer mayormente frutas y verduras, incluso al desayuno como tomate o palta nada más. Carne y alcohol consumo solo los fines de semana y casi nada en realidad porque ya como que me acostumbré. Otra cosa que hice y que me ha funcionado de maravillas fue comprarme una juguera de esas que exprimen todo y me hago jugos de naranja-zanahoria al desayuno y en las tardes de apio con manzanas y las frutas y verduras que tenga por ahí. Cuando quiero comer algo dulce como chocolate negro con un minimo de 70% de cacao o me preparo copas con yogurt natural más alguna fruta tropical dulcesita.

    No es mucho lo que he hecho pero me ha ayudado un montón.

    Saludos!

    • elblogdealerecargada
      17 de julio de 2013

      Yo quisiera llegar a lo que estás haciendo tú, se nota que te funciona bien y lo mejor es usar chocolate con cacao de verdad, el otro es pura grasa.

      • Ceci F
        17 de julio de 2013

        Otra cosa que hago ahora y que antes no lo hacia por puro prejuicio porque pensaba que era como de mina loca es leer todo lo que como, cuando voy al super leo todas las etiquetas y como mi peor es na es científico el me ayuda un poco a entender el chino mandarín que muchas veces son las etiquetas. Lo último que aprendí fue que por ejemplo el azúcar no puede ser más de 5 a 8% por 100 gramos, si llega a 15% eso ya es mortal.

        Ahh y arrancar siempre del jarabe de maíz

      • elblogdealerecargada
        17 de julio de 2013

        Yo estoy aplicando ese sabio consejo que escuché de una nutricionista en la tele: si la etiqueta tiene muchos ingredientes, mejor no lo compres. Mientras más natural mejor.

  5. mellafe
    17 de julio de 2013

    Yo también me cuido por salud, no por vanidad (ya soy reflaca, no necesito adelgazar más, al contrario). Así que tomo el té sin azúcar (menos mal que me gusta), menos el primero de la mañana porque igual necesito azúcar, jiji. El resto sin. Y ya no le pongo MAS sal a la comida. Es una cuestión familiar, antes de probar le echamos sal a todo, así que me estoy limitando con eso tb. Y ahora como fruta. Soy remala para la fruta pero mi mamá me trajo naranjas de su casa y uuuyy, ricas ricas.

    • elblogdealerecargada
      17 de julio de 2013

      Yo también le ponía sal a la comida sin probarla antes de saber lo pésimo que hace. Y tampoco tomo el té con azúcar salvo cuando me da jaqueca. Qué ricas deben ser las naranjas.

      • mellafe
        17 de julio de 2013

        Muy mala práctica! Así que la estoy dejando. De sopetón.

        Es que son naturales y no tienen pepas. Son lo más rico de la vida.

        En algo no coincidimos, tu eres dulcera! Yo siempre voy a preferir lo salado. Mmmm, papas fritas. 😀

  6. elblogdealerecargada
    17 de julio de 2013

    Manjar 🙂

  7. mikimikita
    18 de julio de 2013

    A mi mamá un día se la llevó el señor de la vida sana y ahí la vida cambió para todos, y lo agradezco un montón, porque ahora que ya no vivo en su casa sigo con las mismas costumbres y menos mal que mi pololo no es regodión y se acostumbró super rápido. Por ejemplo no se usa salero en la mesa, ni se ponen cosas como mayo o ketchup. No consumimos embutidos y para la hora de onces siempre preferimos la palta o el tomate (con ajo ñami!)

    Pero comparto eso de amar los pastelitos y me los como sin culpas, y amo las papas fritas y los quesos también, así es que me doy ese gusto de vez en cuando, lo que sí hice fue disminuír las porciones al mínimo y siempre compartidas, así entre conversa y conversa dura más y no quedo con hambre.

    • elblogdealerecargada
      18 de julio de 2013

      Qué rico el pan con tomate y ajo, es lo mejor. Qué buena idea dejar el salero fuera, lo voy a copiar.

  8. Jessica
    18 de julio de 2013

    Para mi también es gran tema, y es de familia. Mi familia paterna son 10 herman@s y por lo menos 8 están obesos (mínimo 3 mórbidos) así es que desde niña que he tenido el tema del peso siempre encima. A pesar de eso igual no logro controlarme todo lo que quisiera. Y me gusta tanto lo dulce como lo salado, del terror. Si a eso le sumamos la ansiedad, uf. Lo que hago es usar sucralosa, biosal en la mesa (para cocinar uso de la normal, pero poca), comer ensaladas y comida casera, casi nada de chatarra y máximo dos panes al día y caminar muuuucho.

    • elblogdealerecargada
      19 de julio de 2013

      ¡10 hermanos! Media familia.
      Pero se nota que haces harto al respecto, yo creo que te va a funcionar.

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 17 de julio de 2013 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: