El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Tengo gatos, tengo suerte

catsYo no sé en qué minuto los gatos dejaron de ser simples animales domésticos para transformarse en los reyes de Instagram, Facebook, Tumblr y cualquier soporte donde se puedan mostrar sus fotos, sus poses y sus gracias.

Como a mí me gustan mucho no tengo problemas –es una diaria entretención- pero siempre pienso en la gente que les tiene miedo y se los encuentra hasta en la sopa. Aprovechando que hoy es 1 de agosto, mi mes favorito después de junio, voy a hacer un post con apuntes varios acerca de estos animales, los mejores del mundo. Y también aprovecharé de contar el nuevo capítulo en la historia de mi gata Canela, que me tuvo con ataque de llanto la semana pasada.

-El otro día leí sobre la creación del “Big cat”, un nuevo sistema de medición del potencial económico de una nación donde la clave es el número de gatos que poseen las familias. Según este parámetro, los países con mayor número de gatos por grupo familiar son más desarrollados que aquellos que poseen mayor cantidad de perros por hogar. La teoría encuentra su sustento en la premisa de que los dueños de gatos estudian más que los de perros. Según esto, Chile clasifica como un país “en vías de desarrollo”.

-Tantas veces he visto a mis gatos mirando al vacío algo que sólo ellos saben qué es como si fueran testigos de un peligro invisible. Me pregunto qué verán, es como si supieran un secreto terrible. He leído teorías que dicen que cuando dormimos no es nuestra psiquis la que genera los sueños, sino que viajamos hacia una dimensión paralela y que por esa razón a los gatos les gusta dormir con sus amos, porque pueden ir con nosotros y cuidarnos. No sé si será cierto, pero me agrada pensar que sí.

-Los gatos no son hijos ni muñecos para vestir. Me declaro enemiga de las capas para ellos. Su cuerpo peludo los protege del frío y si no, para eso sirven todas las camas y las mantas de polar de la casa disponibles.  A veces con mi mamá los vemos comportarse como si ellos nos dieran techo a nosotras y no al revés. Se apropian de todo.

-¿Los animales son inteligentes? Sí, no confío en nadie que me diga lo contrario. Quizás no tienen la inteligencia humana, pero son sabios en un nivel que no es ni mejor ni peor que el nuestro, simplemente es de otra especie. Todo lo que he visto con mis perros y gatos –y otras muchas historias que he leído en internet- me dejan claro que ellos saben y sienten cosas. Son secos en un nivel que los humanos no podemos comprender y que muchos disfrazan de “instinto animal” por puro desconocimiento. Patrañas.

-Ya, ahora cuento sobre la Canela. La gata loca desapareció el jueves pasado muy temprano y no llegó en todo el día. Nos preocupamos con mi mamá porque vive con hambre y ya era raro que no volviera a la hora de almuerzo ni en la noche. Pasaban las horas y todo pintaba mal: no cumple un año aún, está operada así que no ‘debería’ tener celos, pobrecita se va a perder, quizás-se-cayó-o-quizás-no-sabe-el-camino-de-vuelta. Me pasé mil películas, pocas con final feliz. Esa noche la busqué por todo el barrio, fui a mirar techos ajenos y dormí pésimo. Nada. Me fui al trabajo el viernes por la mañana toda triste hasta que tipo 10am mi mamá me llama exultante para contarme que volvió, que está sucia y muerta de hambre, pero intacta.  Dónde se metió durante 25 horas no tenemos idea, qué hizo, con quién estuvo… esos son los secretos que se guardan los gatos.  Hace tiempo que no volvía a recordar en la práctica que los felinos guardan una vida oculta que jamás compartirán con los humanos por muy esterilizados, caseros y aguachados que creamos tenerlos. Son así, se van, vuelven y puede que la Canela se vire de nuevo. Aunque sufrí, me gusta esa cosa independiente, nos quieren pero nunca vamos a poder manejar su vida. Quizás eso es parte de lo que debemos aprender para aplicarlo también en las relaciones que establecemos con las personas.

-Por último, el día en que me muera, me gustaría encontrarme con todos los gatos que han sido mis amigos durante la vida y jugar juntos. Es mi sueño, para mí no existe el cielo si no es así. Nunca pensé que podría emocionarme tanto con una viñeta, pero hace unas semanas ocurrió cuando me mandaron esto al mail. Es algo en lo que creo y sé que algún día pasará.

perrito cielo

Anuncios

20 comentarios el “Tengo gatos, tengo suerte

  1. mellafe
    1 de agosto de 2013

    Qué lindo el comic! Yo tuve un gato que me amaba y yo lo amaba a él. Fue con el único que lloré el día que me fui de intercambio, y esa fue la última vez que lo vi. Lloré a mares cuando mi mamá me contó que se había muerto. Es que era mi partner, jugaba conmigo a la escondida, se sentaba en mi regazo cuando yo estudiaba o escribía en el computador. Si yo estaba en la casa, él estaba conmigo. Nos adorábamos. Después de eso, nunca más he tenido gato porque mi gato es irremplazable. Y eso fue hace 10 años. Si en el cielo están las mascotas de uno esperándola, yo quiero que esté él (y el Nonó, aunque espero que se muera en muuuucho años más, ta lolo aún).

    • elblogdealerecargada
      1 de agosto de 2013

      ¿Y cómo se llamaba tu gato? Me imagino tu pena cuando tu mamá te contó eso y tú tan lejos. Qué triste.
      Sí, Nonó se ve joven en las fotos, aunque uno nunca sabe por lógica le debería quedar mucho tiempo de vida 🙂

      • mellafe
        1 de agosto de 2013

        Mi gato se llamaba Gato. Nunca nos decidimos con la familia qué nombre ponerle. Mi hermano quería nombre japonés, mi abuelita quería ponerle negrito o algo así y no recuerdo qué decía mi mamá. Así que terminó en Gato. Y él contestaba cuando lo llamaba así. Era hermoso. A veces veo gatos que se parecen a él en la calle y me acuerdo de él y me da nostalgia, era precioso.

        El Nonó tiene como 8 años, pero está de cumpleaños este mes!! Creo.

  2. Liliana
    1 de agosto de 2013

    Unos datos más para tu lista: en todos los libros de Murakami existe un gato, el gato ha sido un elemento clave que ha estado en su obra, antes de ser famoso el era dueño de un bar que se llamaba Peter the Cat, aquí puedes leer más http://pajaroquedacuerdas.blogspot.mx/2011/09/los-gatos-que-movilizan-murakami.html

    Yo soy más pro-perro, pero sin duda estos animalitos son hermosos, elegantes y muy leales, los gatitos que vivían con nosotros eran muy fieles, no se como explicarlo pero sentías que siempre volvían a ti, además amo toda la parafernalia gatuna.

    • elblogdealerecargada
      1 de agosto de 2013

      Muchas, muchas gracias por el link. Me siento OBLIGADA a leer todos los libros de Murakami ahora.
      Yo también amo la parafernalia, es mi debilidad.

  3. mikimikita
    1 de agosto de 2013

    Toda la vida me han gustado los gatos, ahora tengo dos y un perro y son mis amores incondicionales. Me encanta verlos jugar e inventar cosas nuevas para entretenerse, me maravilla mirarlos. Debo reconocer que a Mateo le he puesto ropa, pero solo para la foto (y al parecer a él no le molesta) y después se la saco. Me da terror que se quede atrapado en algo o qué se yo. Adrían ha usado capa desde que que llegó, porque no tenía pelo y cada cierto tiempo lo pelamos por amor a la buena convivencia. La Matilde ha resultado ser todo un encanto, el invierno lo ha pasado acurrucada con Mateo o con nosotros y cada vez se lleva mejor con Adrián.

    Una Anecdota de gatos: La otra noche desperte por un ruido metálico en la terraza, como que arrastraban algo y cuando fui a ver era la Mati que andaba con el cuchillo del asado en el hocico ¡Casi me dio ataque!

    • elblogdealerecargada
      1 de agosto de 2013

      Yo también puedo pasar mucho rato mirándolos jugar y me pongo feliz. Me gusta lo ingeniosos que son.
      ¿Cómo anda tu gata con un cuchillo? Jajajaja, me da risa pero es peligroso… mi gata me roba las pinzas y me trae de regalo pedazos de tela, pero cuchillos noooo

      • mikimikita
        1 de agosto de 2013

        Hicimos un asado y se nos quedó ahí, y es un cuchillo enorme. Más encima vi la silueta a través de la persiana, era de terror! obvio se lo quité y lo guardé en la cocina.

  4. Ale
    1 de agosto de 2013

    Ya te contaba de mi alergia gatuna que descubrí hace 8 años bruscamente cuando estando de viaje me alojé un fin de semana en la casa de una familiar que tenía una gata dentro de la casa y a los dos días estaba enronchada a morir y comenzando con congestión laríngea ya… o sea, heavy. Motivo por el cual no me puedo quedar a alojar donde mi mejor amiga que tiene gato que la ayuda a mantener a raya las lauchas que son su trauma. Eso no significa que no tenga recuerdos lindos con gatos como la que adoptamos cuando andaba embarazada de un hermoso gatito blanco que mi papá regaló cuando tenía como 2 meses dejándome toda triste. Creo que podría tener uno, más que un perro, porque le tengo miedo a los perros, pero la alergia no me lo permite 😦
    Me alegro que tu gata haya vuelto sana y salva, en todo caso cómo podría haberte contado qué hizo, dónde anduvo, qué comió? jajaja.

    • elblogdealerecargada
      1 de agosto de 2013

      Oye, me quedé con el miedo a los perros… ¿te mordieron o algo así? ¿les tienes miedo a todos? Porque yo encuentro que hay unos tan enanos que dan más risa que temor.
      Si yo fuera genia, crearía un sistema de comunicación entre animales y humanos, pero no lo soy, buuu

  5. Gise Garrote (Srta Tips)
    1 de agosto de 2013

    Amo los gatos ❤ pero en mi casa nunca tuvimos gatos y nadie los quería, hasta que adopté a mi Bruna -ahora todos aman a los gatos en mi casa-, que es una gatita que abandonaron en la calle, en una cajita llena de hormiguitas 😦 donde la separaron tan luego de su mamá, ella no sabe medir sus juegos y a veces muerde muy fuerte o me rasguña, pero la he ido educando, la tengo hace más de 1 año y ya está casi casi educada al 100% -al menos ya no me muerde tan fuerte-

    Me encantan todas las historias alrededor de los gatos, son tan místicas. Mi pololo ahora anda en Londres y me envió una foto del British Museum, hay unos sarcófagos egipcios de gatos momificados, ellos sí que los amaban ❤

    Y por último, en el verano llevé a Bruna a mi casa en el norte, allá hay un patio grande y una carretera cerca, como quería libertad se escapó, yo lloraba y lloraba, mi mamá salió a buscarla y ya andaba paseando con una amiguita jajaja, pero le gritó Brunaaa y volvió, nunca más se volvió a arrancar, pero merodeaba todo el perímetro de la casa, no tolera los gatos forasteros y menos que pretendan robarle su comida o leche 😀

    ^_^

    • elblogdealerecargada
      2 de agosto de 2013

      A mí también me encanta conocer otras historias gatunas, así que gracias por contar la tuya. Es muy bonita además. Qué chistoso llevar a un gato de viaje, yo nunca acarreo a los míos porque pienso que les va a costar acostumbrarse. Saludos!

  6. Ale
    1 de agosto de 2013

    Me dan miedo los perros grandes, los chicos no. Tengo una medida la verdad. Más abajo de mi rodilla pueden ser abatidos con el pie, pero sobre la rodilla ya les tengo respeto. No sé si realmente fue por eso, pero sí me mordió un perro cuando era adolescente, aunque sólo me enterró un diente.

    • elblogdealerecargada
      2 de agosto de 2013

      Es una medida razonable y yo creo que la mordida en algo debe haber influido. Una vez un médico me explicó los tipos de mordidas de perros según la raza y quedé espantada.

  7. May
    4 de agosto de 2013

    Soy una total catlover…pero no he tenido muy buena suerte con mis gatos, por ser tan libres algunos nunca volvieron,. Ahora tengo dos gatas, una vive en la casa de mi mama y la nueva felina de la familia, Amapola… ella es mi compañera máxima en el lugar lejos donde estoy trabajando por pega.Lo unico que me puse mas aprensiva así que ando pendiente todo el día de que no salga.
    Aunque igual me gustan mucho los perros ellos son los enemigos numero uno de nuestros amados gatos..pucha que la he pasado mal cuando mis amigos gatunos se fueron..creo que nadie que no lo tenga amor a los animales lo puede entender,
    Gracias por la entrada.. es un lindo homenaje para comenzar el mes gatuno!!

    • elblogdealerecargada
      5 de agosto de 2013

      Pucha, yo también tuve un gato que jamás volvió y entiendo tu pena y aprensión. Ojalá que las gatas que tienes ahora te acompañen hartos años…

  8. Natalia
    6 de agosto de 2013

    Soy catlover desde niña… El amor y sobre todo la compasion por los animales es una experiencia q aprendi de mi mamá. Yo vivo en una población donde siempre botan animalitos a la calle, entonces era muy tipico q mi mamá llegara con un gatito en un dia de lluvia… Pienso en ello ahora q en las noticias vi el caso de un gatito q murio torturado por unos imbeciles sin alma.. puedo entender perfectamente a la gente q no le gustan los animales, pero no puedo entender la falta de empatia con un ser vivo, q siente dolor, y q merece ante todo respeto.

    Para q no nos quedemos con una sensacion triste, te cuento una historia con final feliz. Tengo una gata q se perdió 2 meses!! y despues de haber llorado y rendirme, un dia volvió como si nada, llego corriendo y dando gritos de felicidad, jajaj, y estaba gorda, asi q seguramente estuvo con alguna familia, el punto es q yo creo q regresó por q aqui la queriamos mas ❤

    Saludos 🙂 me gusta mucho tu blog.

    • elblogdealerecargada
      6 de agosto de 2013

      Estoy tan de acuerdo contigo… no todo el mundo está obligado a querer a los animales pero MALTRATARLOS es otra cosa y deberían recibir un castigo. Eso no se hace, me dio una pena el video…
      Yo también crecí en una población y sigo yendo a la casa de mi mamá dos veces a la semana. En noviembre llegó nuestra última gatita, también recogida de la calle por mi mamá, así que tenemos eso en común 🙂
      ¡Dos meses! Yo la hubiera dado por perdida, tanto tiempoooooo. Seguro que se quedó en otra casa y luego se acordó de ti y dijo: ya es tiempo de volver.
      Gracias por tu comentario y tu historia 🙂

  9. Federico Rossi
    9 de abril de 2015

    Muy simpaticas y tiernas las historias que contaron con respecto a los gatos, yo tambien quiero a los gatos, lo que me encanta de ellos es que son independientes y hasta mandones cuando piden que se les de su almuerzo a la hora en que estan acostumbrados :=)
    Son de los que se dejan hacer cariño un rato y despues como que dijeran ya te deje acariciarme un rato ahora me voy a echar por otro lado de la casa ó me voy al jardin a dar la vuelta :=)

    • elblogdealerecargada
      10 de abril de 2015

      Sí, son rutinarios y se enojan si no se respetan sus horarios. Lo más entretenido es ver lo independientes que son.

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 1 de agosto de 2013 por en Gatos.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: