El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

9 ruidos difíciles de soportar

stock-illustration-23386364-pop-art-cartoon-noisesNo sé por qué, pero cuando el volumen del televisor o la música suenan muy fuerte me pongo nerviosa. Definitivamente no me gustan los ruidos potentes y estos son los peores en mi ranking personal:

-Las obras de construcción. Yo sé que son necesarias para el progreso, la urbanización y lalalá, pero ¿trabajar con grúas y taladros de cemento un sábado por la mañana? Eso debería estar penado por ley, es un atentado al necesario descanso.

-La música fuerte. Sumado a eso, un cantante o estilo que no te gusta. Por eso me cae mal la gente que sube a la micro y te impone sus gustos con los parlantes bien altos. Egoístas no más.

-Muchos perros ladrando o aullando. No es que me molesten los perros, pero sí lo que hay detrás. Siempre que los oigo aullar a coro pienso que puede venir a continuación un terremoto o una desgracia similar y eso no es agradable.

-Plumavit o tiza chirriando en la pared. Qué cosa más horrible ese sonido, siento que tirito por dentro. Ay, no quiero oírlo nunca más.

-Gente gritando. Una vez leí que cuando discutes con otra persona y te pones a gritar, es porque ya dejaste de tener argumentos. Me sonó muy lógico, como si hablando más fuerte la otra persona fuera a creerte o confiar más en ti. No a los gritos por favor.

-Bocinas de autos, muchas al mismo tiempo. Una cosa atroz.

-Gente comiendo fuerte, si está enfrente tuyo peor.

-Guaguas llorando o pataletas infantiles. Aparte de la vergüenza ajena, hay niños que chillan tan, pero tan agudo que hay que huir. Me ha pasado en supermercados.

-Personas que cantan mal (aúllan). Yo soy de este equipo, por esa razón canto cuando estoy sola, para no molestar al resto…

Anuncios

20 comentarios el “9 ruidos difíciles de soportar

  1. Maca
    26 de septiembre de 2013

    Un ruido que yo odio es el de alguien masticando chicle con la boca abierta cerca mío, wácala! O de los ronquidos, nada peor que despertar por culpa de ronquidos…

    Sobre lo de la tiza chirriando en la pizarra, la otra vez vi un programa sobre la evolución, creo que en uno de tus posts te comenté algo sobre ese programa pero no recuerdo el tema, la cosa es que ese sonido lo explicaban en ese programa. Decían que ese disgusto hacia ese sonido viene desde que éramos presa, y si mal no recuerdo, entre los animales presa hacían un sonido muy parecido a ese, que te sacaba de lo que sea que estuvieras haciendo, para alertarte de depredadores cerca. Yo creo que mi explicación no es muy buena, pero el programa lo dejaba super claro, haha. Como sea, ese es un ruido que le molesta al 100% de la gente, y es porque está muuuy arraigado en nosotros ya que viene de aquellos tiempos AC.

    • elblogdealerecargada
      26 de septiembre de 2013

      Tienes razón, eso del chicle es bastante terrible.
      Los ronquidos a mí no me molestan tanto porque duermo bien profundo, no escucho nada más.
      Me tinca el programa, deben explicar cosas de las que uno siempre tuvo dudas. ¿Te acuerdas del canal en que lo dan? ¿Discovery ponte tú?

      • Maca
        26 de septiembre de 2013

        Discovery o History yo creo.

    • mikimikita
      26 de septiembre de 2013

      Menos mal que no viví en esa era, habría muerto al tiro…

  2. Suri
    26 de septiembre de 2013

    Añado el sonido de la aspiradora o la campana…los detesto. A veces estoy comiendo y siento un desagrado y claro, es que se me quedó encendida la campana. La apago y es como uff…alivio y felicidad.
    Y también me carga la gente que se pone a tamborilear con todo…desde el niño que está golpeando una botella…hasta los más adultos que tienen el complejo del baterista frustrado.

    • elblogdealerecargada
      26 de septiembre de 2013

      Tienes razón, el silencio que queda luego de apagar la campana es tan agradable. Yo la uso poco por esa misma razón, prefiero abrir la ventana para ventilar.
      El baterista frustrado, jajaja.

    • @labettyrizzo
      1 de octubre de 2013

      a los domésticos que dices tú, agrego el ruido del agua corriendo cuando queda mal tirada la cadena del baño :/

  3. mikimikita
    26 de septiembre de 2013

    Vivo rodeada de construcciones y aprendí a no escucharlas, ni las alarmas de los autos, ni los ruidos del puerto.
    Los ruidos que me cargan y me dan hasta desesperación son:
    Guaguas llorando en el avión
    Puertas golpeandose por el viento
    Despertar en la noche y que se me haya quedado la tele prendida
    La sirena del cuartel de bomberos (Me acuerdo de Silent Hill)
    La gente que en vez de limpiarse los mocos hace ruidos con la nariz, ASCO!!!!!!

    • elblogdealerecargada
      26 de septiembre de 2013

      Yo también trato de no escuchar, pero hay veces en que es imposible.
      La sirena del cuartel de Bomberos, qué miedo.
      Y ese sorbeteo, atroz.

  4. Valentina
    26 de septiembre de 2013

    Coincido con todos, menos con el de la comida hahah creo que eso varía según lo que se esté comiendo. Por ej. si es cereal ese crunch-crunch es inevitable, o a veces pasa con la lechuga también o las cabritas… Pero el ruido de la gente que mastica chicle y que revienta “globitos” ése sí que me molesta.

    • elblogdealerecargada
      26 de septiembre de 2013

      Tienes razón en eso de que hay ruidos de comida inevitables.
      No había pensado en el chicle y los globitos, también es desagradable…

  5. Marie Antoinette
    27 de septiembre de 2013

    A mi el que más me molesta del que indicas es el del plumavit o cuando corren una mesa/silla muy rápido y como que hay un clavito loco que chilla muy fuerte. Y el de las guaguas llorando, me supera. Igual en este último intento ponerme en el lugar de la ,mamá/papá que va con el niñ@ y que no puede controlarlo, mientras las demás personas los miran con cara desafiante y me da pena. Y eso genera una cadena de estrés y un circulo vicioso, jaja.
    Oye y entiendo que no cachaste lo de las mini-portadas, a mi un amigo me tuvo que decir que uno se las podía llevar para la casa. Craso error, porque me volví loca sacando cada una, jajajaja.
    Saludos!!

    • elblogdealerecargada
      27 de septiembre de 2013

      Yo he visto a papás y mamás con una cara de incómodos, pero a veces me molesta cuando ocurre en el cine o un lugar así, porque encuentro que no es lugar para llevar a las guaguas.
      Jajaja, te imagino como con 20 portadas.

  6. Jessica
    27 de septiembre de 2013

    Pucha, ayer te dejé un comentario y ya no está 😦

  7. Ale
    27 de septiembre de 2013

    A veces mi marido me dice que debería disfrutar del silencio, pero cuando no hay ningún ruido ambiental, sobre todo cuando ya es de noche, empiezo a escuchar pequeños sonidos que me hacen pasarme rollos de lauchas corriendo por la casa, ladrones en el patio o fantasmas… Buuuuh. Esos ruidos son los que más temo así que tolero aunque me molesten un poco los ruidos de la aspiradora, de las alarmas de las casas y autos que nadie desactiva, las motosierras y los taladros, los martillazos. Cuento aparte son los niños mañosos. Un niño que llora y uno ve que su mamá hace esfuerzos por tranquilizarlo y no resulta puede estar enfermo, pero cuando uno ve que el cabro llora como condenado y la mamá o quién sea está indiferente y no le importa que los demás se incomoden entonces molesta, pero más que el ruido por la actitud indolente y desconsiderada de los adultos a cargo.

    • elblogdealerecargada
      30 de septiembre de 2013

      Nunca había escuchado un caso como el tuyo, que le tema a los ruidos que salen en el silencio. Qué freak.
      Te encuentro razón, da más rabia ver a los papás indolentes, como si a los demás no les molestaran los gritos y tuvieran que aguantarlos porque “son niños”. No me gusta eso.

      • Ale
        6 de octubre de 2013

        Pucha mi marido dice lo mismo… Que soy enrollada y ando escuchando ruidos que no son tal, aunque él sí que es peor porque escucha cuando alguien dejó un compu prendido en la pieza del lado o arriba por ejemplo y una vez cuando le puse la pila a un gatito de esos que mueve la pata y él no sabía que era eso que sonaba y no podía dormir con el ruidito imperceptible según yo…

  8. elblogdealerecargada
    7 de octubre de 2013

    Jajaja, Acabo de recordar que una vez mi mamá me dijo que quien no era capaz de aislarse de los ruidos pequeños tiene poco nivel de concentración.

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 26 de septiembre de 2013 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: