El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Tengo un desafío personal en octubre

Confessions-of-a -Shopaholic-2A veces me pregunto hasta dónde puede llegar el consumismo y si en realidad necesito todas las cosas que me compro. No es que gaste millonadas, pero sé que podría vivir perfectamente bien con menos cachureos.

Así que mi desafío de octubre será limitar mi materialismo y no comprarme lo que ya tengo. Si quiero un esmalte nuevo, voy a pensar en todos los que guardo en mi casa –dos o tres incluso sin usar; si me tinca un libro voy a pedirlo prestado en la biblioteca y si me urge una caja de té voy a terminar primero las que ya he comprado.

¿Qué más? Cremas tengo hartas y aunque vea una oferta prometo no tentarme, lo mismo con los lápices. Mi pregunta mantra será: ¿Realmente necesito esto?

A fines de mes contaré cómo resulta todo. Suerte para mí.

EXCEPCIONES

-La visita semanal al supermercado porque siempre hay que comer (obvio). Pero evitaré ir a la sección de Perfumería. Mejor que eso, sólo entraré a las versiones express porque no tienen nada más que comida.

-Estoy pagando este mes la entrada para el concierto de Stevie Wonder que será en diciembre y bueno, lo hecho, hecho está (además, a eso no renunciaría)

-Mi hermana está de cumpleaños a fin de mes y debo vitrinear para regalarle algo bonito.

-¿Y qué va a pasar con la sección de los martes, esa de las cosas en que gasto la plata? Voy a hacerla con lo que ya tengo. Fácil 🙂

Anuncios

15 comentarios el “Tengo un desafío personal en octubre

  1. Liliana
    3 de octubre de 2013

    Justo hoy hablaba de que leo mucho y soy fan del tema de consumir menos, vivir con menos cosas, simplificar la vida, etc… y es que aunque confieso que me gusta comprar, me agobia tener muchos objetos y pensar que mi dinero a veces se va en cosas que no necesito, así que desde hace un tiempo solo compro lo que verdaderamente me gusta y será útil. No se si lo sabías pero el mes de octubre es un mes que se utiliza para no comprar nada nuevo, aunque en realidad cualquier momento es bueno. Cuando yo empecé a minimizar mis pertenencias, lo primero que hice fue ver que cosas tenía en la casa que no usaba y que me podían servir y las empecé usar, tipo, desempolve alguna ropa, leí libros que ya tenía, me comí algo que estaba olvidado en la alacena y así. Me doy cuenta que son pocas cosas las que necesitamos para vivir bien y que lo que nos pone felices no siempre es un objeto.

    • elblogdealerecargada
      3 de octubre de 2013

      No tenía idea de lo de octubre y que me lo cuentes me incentiva aún más, así que gracias 🙂
      Tienes toda la razón, si miro hacia atrás las cosas con las que más me he reído últimamente no tienen nada que ver con objetos.

  2. elblogdealerecargada
    3 de octubre de 2013

    ¡¡¡Gracias!!!

  3. Ceci F
    3 de octubre de 2013

    Aquí en casa tenemos un mantra “no se compra nada sino se necesita o se ha roto lo anterior y no tiene arreglo” muchas veces es difícil pero ha resultado. Uno de los problemas que tengo más que identificado es que tiendo a (re) comprar cosas chicas como esmaltes y chucherias pero el problema está en que a pesar de que son baratas se van sumando y no dejan de ser (el GRAN problema ahora es que tengo un Ikea casi al lado de mi casa). Mi marido por su parte compra más comida de la necesaria o siempre necesita de extrema urgencia (?) discos duros pa guardar no se cuanta información. Por lo menos no nos gustan las mismas cosas y nos frenamos entre los dos jajajá.

    Qué tengas muchas suerte con tu propósito!

    • elblogdealerecargada
      3 de octubre de 2013

      He visto Ikea por internet y sé que saldría de esa tienda con varias bolsas en la mano. Qué buena la regla que tienen en tu casa, me gustó mucho.
      Yo también tengo hartos esmaltes acumulados y eso es que lo quiero frenar.
      Gracias!

  4. Jessica
    3 de octubre de 2013

    Me parece un excelente proyecto, aunque en mi caso compro muchas cosas para comer y es medio difícil dejar de ir al super. Además cosas que si necesito (un pantalón por ejemplo) me da lata comprármelo porque no tengo tiempo, me da lata probármelo, y así se me pasa el tiempo y sigo sin comprarlo.

  5. Marie Antoinette
    4 de octubre de 2013

    Que admirable tu proyecto! Me saco el sombrero. Yo desde hace un tiempo, me estoy haciendo listas de lo que realmente necesito, pero soy tan tentada sobre todo en el ítem “comida”, que ahí se me va gran parte de la plata. Mi mamá esta de cumple a mediados de mes y debo comprarle un regalito.
    Compartimos eso de comprar lápices sin necesidad, es que son tan bonitos, no me resisto. Lo intentare.
    Saludos!!

    • elblogdealerecargada
      4 de octubre de 2013

      No te saques el sombrero porque aún no lo cumplo! Y creo que no va a ser tan fácil.
      Yo también soy tentada con el ítem comida, me gustan las cosas ricas. Nada que hacer ahí aunque trato de medirme.

  6. Ale
    4 de octubre de 2013

    Te felicito y te apoyo! Todos deberíamos hacernos el propósito de consumir menos y sobre todo cosas innecesarias. Todavía estoy al debe en esto, pero desde hace un tiempo decidí frenarme con la compra de libros y CDs porque antes casi compraba cosas que me tincaban para conocerlas mejor y a veces fueron buenas compras y otras me equivoqué, así que ahora el criterio es que tiene que gustarme mucho y si quiero conocer algo mejor lo bajo (que no me lean las casas discográficas y las editoriales) De todas maneras tengo mis artistas amados de los que compro sí o sí todo lo que salga. Mi marido siempre me dice que regale lo que no me gusta tanto, pero es difícil encontrar instancias para regalar cosas así. No son cosas que uno pueda llevar al Hogar de Cristo por ejemplo. Yo siempre he pensado que me tiento y compro cosas innecesarias, aunque mucho menos que antes, porque tengo casi un trauma con la austeridad que me imponían de chica. Por una parte parece que todo era tan caro, nunca me dieron mesada y en general el medio era nada consumista. Y en realidad ahora que lo pienso, vivía perfectamente con un par de zapatos al año (más las zapatillas).
    Suerte con tu propósito!

    • elblogdealerecargada
      4 de octubre de 2013

      Tienes razón con eso de no comprar algo que no se conozca bien porque a veces termina siendo una decepción y ahí te quedó el cachureo.
      Creo que tuvimos una niñez muy parecida, yo tampoco tenía mesada y vivía con muy pocas cosas, así fue siempre y siento que ahora tengo más chiches que los juguetes que tuve en toda mi infancia.
      Y también he pensado a quien darle las cosas que tengo y no me gustan, porque están casi nuevas algunas. Me gustaría encontrar a un(a) adolescente con poca plata y hacerlo feliz, pero no sé cómo hallarlo.

      • Ale
        4 de octubre de 2013

        Eso! debería haber una institución que agrupe adolescentes de escasos recursos donde llevar cachureítos lindos.

      • mikimikita
        4 de octubre de 2013

        Mi hermana es mi adolescente con poca plata hahahah, nunca me pide nada y eso hace que sea más rico regalarle cositas 🙂

  7. elblogdealerecargada
    4 de octubre de 2013

    Qué bieeeeeen

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 3 de octubre de 2013 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: