El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Cosas que odio leer

Dont-ReadHay tres cosas que no tolero leer: los publirreportajes, los libros de autoayuda y las arengas religiosas. Vamos por parte.

Publirreportajes: Qué atroz y desmotivante leer sobre las excelentes cualidades de un producto o servicio escritas por la misma gente que trabaja en ese producto o servicio. ¿Por qué no dejan mejor que uno pruebe cada cosa y se forme su propia opinión? Me pregunto si hay gente que de verdad lee con interés estos publirreportajes o hacen como yo, separan el inserto del diario y lo botan directo a la basura. Es distinto hacer un texto breve y concreto que describa el producto y los componentes, pero las alabanzas gratuitas no me gustan.

Ya lo dijo C.S. Lewis una vez: “No uses adjetivos que sólo nos dicen cómo quieres que nos sintamos sobre lo que sea que estás describiendo. Quiero decir: en lugar de decirnos que algo fue “aterrador”, descríbelo de forma que nos aterrorice. No digas que algo es “encantador”, haz que nosotros digamos “encantador” cuando leamos su descripción. Ya ves, todas esas palabras (horroroso, maravilloso, horrible, exquisito) son sólo como decirle a tus lectores “por favor hagan el trabajo por mí”.

Libros de autoayuda: Qué difícil este ítem porque siempre que subo al metro veo a gente leyendo libros de Paulo Coelho o similares y yo sé que todos tenemos temas psicológicos pendientes y falencias por corregir, pero al menos para mí la sanación mental está en un libro de otras maneras: evadiéndome, conociendo nuevas historias, aprendiendo y empatizando con los personajes, no mediante frases armadas tipo tarjeta Village o consejos sobre quererse a uno mismo que se supone que todos debemos tener claros sin necesidad de aprenderlos de ese modo. No me gustan los libros de autoayuda, no tengo ninguno en mi casa.

Arengas religiosas: No hablo de la Biblia ni del Corán ni de los textos oficiales de cada religión, sino que de esos panfletos que algunas personas regalan en la calle para convertirte y atraerte a su fe, especialmente los evangélicos. Veo esos papelitos y me dan ganas de quemarlos. A lo mejor a alguien le sirven, pero a mí no. No tengo problemas en que la gente crea lo que quiera creer, pero cuando me tratan de convencer y me amenazan con el castigo divino si no lo hago, ahí me enojo y mucho.

Anuncios

19 comentarios el “Cosas que odio leer

  1. lavidaencraft
    13 de enero de 2014

    Uff, los publi reportajes son lo peor!! Nada menos creíble. Cariños!!

  2. makitadonoso
    13 de enero de 2014

    Libros de autoayuda no leo, no creo que ayuden a cambiar a una persona, porque el cambio debe venir de uno mismo. Si no seguiste los consejos de tu familia menos las palabras de un extraño, aunque en nuestra sociedad muchas personas valoran mas la opiniones de afuera que las de los cercanos.

    Los panfletos religiosos menos, simplemente no los recibo, al igual que los políticos, no me gusta el tema, mucho formalismo, pero nada que nada.

    Saludos Ale

    • elblogdealerecargada
      13 de enero de 2014

      Eso mismo pienso yo, el cambio tiene que venir de uno, pero tienes razón en eso de que a veces se valora más la opinión de los extraños.

  3. Liliana
    13 de enero de 2014

    Yo tengo ambigüedad con los libros de autoayuda, el mes pasado leí uno que se llama “The Happiness Project” que de alguna manera te alienta a hacer aquellas cosas que te hacen más feliz, a realizar tu proyecto de felicidad, me gusto mucho y me inspiro, sin duda es un libro de autoayuda o como les dicen en la librería de “desarrollo personal” pero realmente me gusto e incluso lo prefiero a otro tipo de literatura, jeje, pero entiendo tu punto hay libros que francamente son un desperdicio y quiénes los escriben son unos charlatanes.

    • elblogdealerecargada
      13 de enero de 2014

      Liliana, si ese libro es de autoayuda entonces soy una inconsecuente, porque me lo compré, aunque aún no lo leo como para opinar si efectivamente entra en el grupo.
      A primera vista creo que no porque es concreto y se basa en las experiencias de una persona en vez de hacer que la gente se conecte, deje fluir, visualice y todos esos conceptos raros.

      • Liliana
        13 de enero de 2014

        creo que en eso radica mi ambigüedad, porque según yo un libro de autoayuda es un libro que te enseña, aconseja o te sugiere ya sea por la experiencia del autor o un método, consejos o historias ajenas para “mejorar” algo de tu vida personal, por ejemplo en el libro que leí te da ejemplos para que diseñes tu propio proyecto de felicidad, que seas “más feliz” pero hay una investigación detrás que parece medio seria y la experiencia que cuenta no suena para nada a “encuentra tu camino, déjate llevar por las sonrisas de la gente” jiji que es lo que choca de otros libros que entran en este rubro.

      • Liliana
        13 de enero de 2014

        aunque creo que si lo dice un poco, 🙂

  4. elblogdealerecargada
    13 de enero de 2014

    Creo que haremos la diferencia entre libro testimonial y libro escrito por un psicólogo/psiquiátra/experto dando consejos a seguir iguales para todos. Me tinca el libro de la felicidad, está en mi lista…

  5. catahot
    13 de enero de 2014

    A mi tb me carga que me traten de evangelizar …. no tengo ataos con los credos de los demás y de hecho soy muy respetuosa, en sus templos o iglesias cuando he tenido que ir… en realidad voy por acompañar a las personas, más por el cariño (matrimonios, bautizos, etc) pero cuando me quieren evangelizar y convencer ahí si me enojo muchisimo!!!

    • elblogdealerecargada
      13 de enero de 2014

      Exacto, si el problema es atraer a la fuerza a gente que no quiere ni necesita saber nada…

  6. Vi
    13 de enero de 2014

    Lo que siempre me imagino cuando leo publipost, es lo fome que debe ser para el periodista tener que escribir eso, me lo imagino todo lateado buscando parecer super emocionado respecto de las supuestas cualidades del producto.
    Sobre los libros de autoayuda, también me cargan, no me imagino cómo pueden ayudar, aunque conozco gente que le han ayudado, pero siempre me ha dado la impresión que cuando dependes tanto de lo que dice el libro, no creo que la mejora haya sido tan de verdad. Me acuerdo que en el libro me hicieron leer a Coelho y fue la primera vez que sufrí tratando de leer un libro, también ‘Juventud en Éxtasis’ (no creo que sea de autayuda, pero tenía ese tonito moralista de tratar de hacerme pensar de una manera,que me cargó). El que me pareció simpático pero que también calza parece, fue ‘El caballero de la armadura oxidada’, pero lo leí en básica y no recuerdo bien si era autoayuda. Saludos!

    • elblogdealerecargada
      13 de enero de 2014

      Tal como te lo imaginas, así es…
      Una vez leí unos párrafos de Coelho y… no, gracias.
      Ese libro “Juventud en éxtasis” creo que lo tuve que leer en el colegio, pero no me dejó nada porque sólo recuerdo el título.
      El otro que mencionas no lo conozco para nada!

  7. Ale
    13 de enero de 2014

    Los publireportajes son publicidad no más, para mí es lo mismo que las páginas de los diarios y revistas que traen una pagina entera con la foto de Josefina Montané usando unas prendas baratísimas de Paris y las veo como tal, unas tratan de vender con las palabras y otras con la imagen, a veces me tiene chata la publicidad, pero entiendo que en los medios es necesaria para financiarse. Lo que sí me dio lata es una publicidad encubierta de productos L’oreal para el pelo escondidas en una sección de las revistas Ya o Mujer, no me acuerdo, donde famosas o mujeres destacadas mostraban lo que llevaban en la cartera y dada la casualidad que siempre tenían alguna cosa de esas Elvive como aceite reparador o no sé y al principio no me di cuenta y hasta pensé que debía ser bueno porque todas la usaban… y mucho después caché que era publicidad y me dio rabia, por haber caído.
    Por lo demás siento que soy bien tolerante con las otras cosas. No me siento molesta en extremo si me entregan panfletos. Me da pena que nadie los lee, ni siquiera yo, pero si los hacen será porque a más de alguien habrán llegado de esa forma. Tampoco soy alérgica a los libros de autoayuda. Seguramente los hay de gente que ha pensado hacerse la América tratando de guiar a la humanidad por la senda de la felicidad, pero también confío en que hay personas que tienen buena fe y sienten necesidad de ayudar a otros con consejos que les han ayudado a ellos mismos. No sé qué tan efectivos serán, pero si alguna frase le llegó a alguien en el momento preciso y le hizo cambiar radicalmente su vida, aunque sea una minoría, no veo que sea dañino. Es cierto, todo cambio parte del interior de cada persona, pero a veces hace falta un pequeño empujoncito para que se concrete. Por otro lado, siento que lo que sea que una persona lea, ya es tiempo mejor invertido (aunque sea para ayudar a mejorar la ortografía y redacción) que dedicarlo a otra entretención más banal.

    • elblogdealerecargada
      13 de enero de 2014

      Eres una persona buena y paciente, diste argumentos que me dejaron pensando. Puede que a alguien sí le sirvan.
      Sobre el ejemplo de publicidad que mencionas lo conozco perfectamente porque lo vi cada domingo. Yo pensé que era una manera distinta de vender algo, pero si engañó a algunas personas está mal.

  8. Jessica
    13 de enero de 2014

    Cuando era niña, leía de manera compulsiva, todo, las etiquetas de la mayonesa, la Atalaya, hasta el “juventud en Extasis (que libro más malo), después ya empecé a seleccionar un poco más. Incluso he leído varios (y comprado también) libros de Coelho, aunque no sé porque nunca los he visto como de autoayuda, los que he leído por lo menos los veo como historias sobre gente de otros lugares y con algunas cosas entretenidas para pensar un rato. Eso sí no me leí el Alquimista, que parece que es el más de autoayuda. Me gustan más los de “brujas” o mujeres con mística (medios pachamámicos).
    Ahora que casi no tengo tiempo para leer, selecciono mucho más y espero poder filtrar aún más este año, para así de verdad leer lo que me interesa y todo lo demás, fuera.

    • elblogdealerecargada
      14 de enero de 2014

      Hay un punto importante en lo que dices, con menos tiempo uno filtra mucho porque si ya te estás armando un hueco, no es la idea lamentarlo por haber leído algo malo.

  9. Marie Antoinette
    14 de enero de 2014

    Coincidimos totalmente en los publireportajes y en el de la evangelización vía panfletos. Aunque de los primeros, tengo mis excepciones, porque la versión televisada, onda esos típicos programas “Llame ya”, algo tienen que me dejan embobada mirando por largo rato, aunque en la realidad nunca he caído con nada, jajaja.
    Y la evangelización, yo lo veo como algo muuucho más profundo que leer algunos párrafos de la Biblia o testimonios que de prueba de Dios. Solo lo siento en mi alma y eso me basta. En la primera etapa del duelo, tras la muerte de mi papá, mi casa se lleno de esos papelitos en el baño, a veces los leía, pero con “ojo-historiador” así que no servía de mucho.
    Y los libros de autoayuda… yo no leo, pero no diré “de esa agua no beberé”. Como dices, cada persona debería tener su cuota de resiliencia, sin que otro/a manipule de cierta forma su modo de pensar y enfrentarse a la vida. Ahora, mi mamá terminó hace poco un libro de la Pilar Sordo, y le sirvió un montón. Yo le podía haber dicho millones de veces lo mismo que decía la psicologa, pero al leeerlo, comprenderlo y meditarlo se le hizo más concreto y más aprehensible. Yo no comparto los postulados de esta sicologa, para nada… (ni mucho menos en los tema de igualdad, grrr) pero si lo que escribe, le sirve a superar episodios tristes a una persona, como mi madre, te digo que valen la pena y me alegro que exista un mercado lector, también para ese rubro. Hay un libro para tod@s y eso es lo bello de esto, creo yo.
    Ahora, entiendo a lo que ibas, con tu gusto… obvio, jajajaja.
    Cariños!!

    • elblogdealerecargada
      14 de enero de 2014

      La versión televisada de los publirreportajes es materia de otro análisis. Algo tienen que todo el mundo se queda pegado viéndolos. La gente es tan torpe que llega a dar risa.
      Pucha, el caso de tu mamá refleja que la autoayuda es un tema sensible, porque si como dices hay alguien que está mal y realmente le ayuda… ¿qué puede criticar uno? Cada caso es único y cada persona se influencia por cosas diferentes y eso está bien creo.
      Tampoco me gusta mucho Pilar Sordo, pero bueno, si a alguien le gusta y no trata de evangelizar a los demás con que la sigan también, todo ok.

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 13 de enero de 2014 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: