El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Marzo del recuerdo (me puse nostálgica)

marzoEmpezó el tercer mes del año y la sensación es completamente distinta si eres niña o eres adulta, si tienes hijos o eres soltera. A mí me gusta este mes, siempre recuerdo con cariño los marzos pasados en distintos periodos de la vida:

Marzo en el colegio: Era rico ser niña y volver a clases después de las vacaciones. Yo era (soy) tan nerd que me alegraba porque iba a aprender cosas nuevas. El único marzo que recuerdo con nervios es cuando me cambiaron y empecé quinto básico con las monjas en un colegio que queda a la vuelta de Lourdes, en Quinta Normal. Me acuerdo que estaba en la fila y no conocía a nadie. La sensación era terrible, más encima escuchaba a las niñas hablar de todo lo que habían hecho y a mí nadie me pescaba y como tampoco soy miss extrovertida, me costó al menos un mes adaptarme. También tengo memoria del cuaderno borrador que usaba durante todo marzo hasta que me compraran los útiles definitivos (porque en mis tiempos la lista la daban por estas fechas y no en diciembre del año anterior como ahora) y después tenía que pasar todos los apuntes en limpio. Es tan agradable esa sensación de cuaderno nuevo.

Marzo en la enseñanza media: Era entretenido volver y encontrarse con las amigas de siempre, contarse todas las aventuras del verano, las canciones nuevas, leer las TV Grama juntas, etc. Me gustaron más estos años que la básica. El más especial fue el marzo de cuarto medio, porque desde el primer día tienes claro que todo será lo último y empiezas a disfrutar más las cosas de las que antes te quejabas. Yo era del 4-A y siempre tuvimos rivalidad con el 4-B y el 4-C, pero nosotras éramos las mejores, obvio. Tipo octubre-noviembre empezaba la cuenta regresiva y andábamos todas emotivas, llorando por cualquier cosa y pensando con miedo en el futuro. Fue linda etapa, snif.

Marzo en la universidad: Ay, mi vida dio un giro en 180 grados en 1998. Todo, absolutamente todo era diferente. Iba a estudiar la carrera que yo había escogido en la universidad a la que no hubiera tenido cómo llegar de no ser por la beca que me gané. De mi casa al Campus Oriente de la UC tardaba una hora en micro y me acostumbré a estudiar de ida y vuelta, así cuando llegaba por las tardes tenía casi todo adelantado. Hubo tantas cosas que fueron shock, los compañeros nuevos, la biblioteca gigante, los ramos más entretenidos y los profesores que eran otra cosa. Marzo en la universidad también es sinónimo de mechoneo y el mío, tal como casi todos, fue asqueroso y repugnante: nos llevaron a la piscina vacía que había en el jardín de atrás y nos bombardearon con mil cosas sin poder escapar estando sitiados. Después nos pasearon amarrados por el patio, nos quitaron un zapato que no pudimos recuperar hasta más tarde… muy bonito todo como ven. Cada marzo por estos años era el equivalente a estar más grande y lista para el trabajo en la vida real. Cómo no voy a querer esta etapa si encontré a tremendas amigas que duran hasta hoy.

Marzo en la actualidad: Ahora que no estudio -al menos no formalmente con fecha de inicio en marzo, pero igual tomo cursos locos- todo es distinto y lo experimento desde afuera no más. Veo que la gente se estresa tanto y los niños están mucho más exigidos que antes y me da un poco de pena, debería ser una fecha para recordar con cariño y no con agobio. Tengo suerte de haber sido niña en los ’80 y nacer una generación antes de la locura competitiva actual.

La parte que más me gusta es la de los útiles escolares porque siempre termino sumando alguna libreta o lápiz nuevo a mi colección y como no tengo que pagar permisos de circulación ni colegiaturas, me sigue gustando mucho marzo.

Anuncios

24 comentarios el “Marzo del recuerdo (me puse nostálgica)

  1. VeronicaEarthling
    6 de marzo de 2014

    En la Uc hacen mechoneo? yo sabía que no y me gustaba por eso. Admiro tus ganas de haber ido al colegio en la etapa 1ro-4to medio. Para mi era horrible cada llegada de marzo. Tenía amigos, pero me aburrían. La materia, me aburria. Todo. Y las monjas opus dei pro udi clase media popular también. Concuerdo con que la U es un gran cambio. Tener profes secos, conocer gente de todos lados, y hacer amigos que se quedan. Creo que eso es lo más importante. A mis amigos del colegio los quiero mucho, pero los veo cada dos años aprox, por el tema de la distancia. Si bien para los que son de Stgo es distinto, pueden verse más seguido, imagino que igual se provoca un distanciamiento, porque los compañeros de U tienen más en común contigo, estudiaron lo mismo, y hay más instancias para verse, ya sea por trabajo, cursos, etc.

    • elblogdealerecargada
      6 de marzo de 2014

      Toda la vida ha habido mechoneos según sé, no tenía idea que existía el rumor de lo contrario, estoy plop.
      Yo creo que lo mejor de la época escolar y universitaria es la gente que conoces, gran parte de lo que aprendí ya lo olvidé, pero a la gente siempre se la recuerda aunque como dices con algunos haya más distanciamiento que otros.

      • VeronicaEarthling
        6 de marzo de 2014

        Cuando estaba en primero, para esos asados mechones y blablá siempre decían que a los novatos Puc no los mechoneaban, que le hacían bienvenidas y cosas así. La verdad, nunca le pregunté a alguien que haya estudiado ahí jajaj, sólo lo recordé ahora que te leí, quizás es un mito urbano. Cuando entré a la U existía una enemistad hacía la Puc, pero nunca la pesqué en verdad e imagino que ya no es tanto. Igual hace dos años atrás seguían llevando a mechones a tirar y gritarle cosas a la casa central, es como una tradición en mi escuela.

  2. makitadonoso
    6 de marzo de 2014

    Lindos recuerdos, creo que antes todo era mas relajado… a mi me gustaban las vacaciones y volver al colegio como que siempre era feliz jaajjaa sobretodo cuando mas chica cuando iba con todo nuevo al colegio (ropa y utiles).
    También pertenecí al curso A, nuestra rivalidad con el B fue durante toda la básica eso si porque estaba en un colegio técnico, las peleas eran interminables en los recreos… que tiempos aquellos.

    Cariños Ale!

    • elblogdealerecargada
      6 de marzo de 2014

      Yo también era feliz en las vacaciones y al momento de volver.
      Yo igual estuve en un colegio técnico y aunque no peleábamos directamente con los otros cursos, la rivalidad se veía en cosas como los partidos de voleyball, los bailes de los actos y cosas así.

  3. somoscraft
    6 de marzo de 2014

    Antes marzo era un relax, ya después de la u es sinonimo de deberes y cosas, aunque sigo de vacaciones obligadas igual tengo el deber de empezar mi tesis (cuando me aprueben el tema), en fin, marzo igual es como el verdadero inicio de año para todos.
    saludos!

    • elblogdealerecargada
      6 de marzo de 2014

      Ay, la tesis.
      Ánimo con eso, que es donde más se procrastina.

      • somoscraft
        6 de marzo de 2014

        ahhh es terrible!!! no les bastó con el examen de grado ahora quieren tesis jajaja

  4. mellafe
    6 de marzo de 2014

    Yo soy de la misma época así que pasé por lo mismo. Mi parte favorita era el fin de semana después de entrar a clases, cuando íbamos a comprar los cuadernos y los útiles, pasar el domingo forrando cuadernos y pasando al limpio. EL CIELO.

    Ahora es tranquilo, encuentro. Yo ni siquiera ando en micro entonces ni noto el agobio de que llega la multitud a Santiago. Doy las gracias a la vida por eso.

    • elblogdealerecargada
      6 de marzo de 2014

      Sí, es tan rico eso de pasar en limpio, usar tu mejor letra y prometerse mantenerla así todo el año.
      Yo ando en micro y metro y lo noto, de hecho hoy tuve que esperar 5 trenes en la mañana para poder subirme 😦

      • mellafe
        6 de marzo de 2014

        Yo me muero tener que esperar tanto. Estoy acostumbrada a que no pase lamicro ponte tu, pero tener que esperar porque va muy llena y no me puedo subir me supera.

  5. carobeatriz
    6 de marzo de 2014

    Marzo impacta de manera distinta !! claro que sí, en mi caso, ansiaba regresar a clases para ver a mis compañeras, de adolescente lo que más me gustaba, era elegir los cuadernos, las tapas más choris y lindas, y si no había mucha variedad me compraban de un solo color y le pegaba una foto recortada de una revista de mi cantante o grupo favorito creo que fue siempre así, desde la básica a la U. ..ahora con de adulta y con hijos UUUUUFFFF la cosa cambia, y RADICALMENTE , quisiera que febrero tuviera como 50 días mínimo…..

    • carobeatriz
      6 de marzo de 2014

      Hasta la vacuna les toca a la Oli, la Josefina y la Eva en marzo, el colmo !!! jajaja

      • elblogdealerecargada
        6 de marzo de 2014

        Con hijos debe ser tan distinto… te lo confieso, no me dan ni ganas de probarlo.
        Pobre animalitos con vacunas, su cara de pena cuando van camino al veterinario es terrible.

  6. Vi
    6 de marzo de 2014

    Qué tierna en básica que esperabas que llegara Marzo. Yo era un poco indiferente, porque amabas las vacaciones de verano porque implicaban viajar a la casa de mis abuelos y ser regaloneada al máximo, de hecho me hacía todo el camino de vuelta llorando. A mí en media me empezó a tocar el tema de marzo adelantado, que se acababa Navidad y ya en la tiendas empezaban sutilmente a poner uniformes, atroz, sentía que marzo me penaba. Igual era entrete volver a encontrarse con las amigas, me acuerdo que una vez acampamos en mi casa el día antes de entrar a clases, para llegar ultra temprano y conseguir los puestos de atrás, al lado de la ventana, casi que llegamos a abrir el colegio, muy locas. Ahora en la U igual me amarga marzo, afortunadamente la vida universitaria en este mes es primordialmente carretes, aunque es el último antes de salir, así que tiene algo de nostálgico también. Ya compré cuadernos bonitos y lápices y mil destacadores. Aparte, yo también sabía que a los novatos no los mechoneaban en general, que había unas cuantas carreras excepcionales que lo hacían, por ejemplo en San Joaquín son pocas, creo que Agronomía lo hace. Me sorpendí cuando vi que eras de ahí y te habían mechoneado. Un abrazo!

    • elblogdealerecargada
      6 de marzo de 2014

      Qué rico debió ser eso de la acampada. Pero al menos en mi caso escoger los puestos era irrelevante porque siempre nos cambiaban según el criterio del profesor jefe.
      Yo también compraba hartos destacadores y me encantaba tener los apuntes como arcoiris.

  7. Karla G.
    6 de marzo de 2014

    Era lo máximo el Marzo de básica! los útiles y uniforme casi siempre nuevos, ver a tus amigos de nuevo, etc. Yo también soy medio entera de nerd y amaba pasar en limpio los cuadernos u.u era la mejor sensación, siempre me ha encantado estudiar, incluso en la media y en la U =) ahor que trabajo es diferente, pero siempre me compro agenda, cuadernos y lápices sin razón aparente jaja, aunque como profe siempre tengo un cuaderno lindo donde anotar contenidos y los nombres de mis estudiantes (y cada curso con su color para todo! jaja)

    • elblogdealerecargada
      6 de marzo de 2014

      A mí también me gusta estudiar, me agrada por aprender y por los implementos.
      Qué debes ser ordenada como profesora, no todos son así.

  8. Marie Antoinette
    7 de marzo de 2014

    Ale chocale!! Yo viví algo parecido en quinto básico. Muchos cambios… y también a un cole de monjas y el mismo tiempo más o menos me costo la adaptación.
    En lo que no coincidimos era en la letra de curso. Yo era del B, del “bueno” jajajaja, que leseabamos con eso.
    Marzo en la U’, siempre lo esperaba. Después de dos meses sin ver a mi profe, lo esperaba y anhelaba. Siempre pensaba como sería el primer día que nos toparíamos en el año y cosas así, “amermelás”.
    En la u’, también me gustaba lo que te comentaba el martes, el comprar cuadernos bonitos, carpetas y todo el arcoiris de destacadores con la excusa perfecta de que mi memoria es fotográfica. Mis papis hermosos, siempre me apañaban con todo eso.
    Y en la actualidad, y ya siendo el segundo año viviendo marzo sin estar estudiando, marzo ha sido más nostalgico. Si bien, aun no corto lazos con la U’ (por el tema de las ayudantías) ya se que las probabilidades de encuentros (des)afortunados disminuyen, jajaja.
    Oh y antes de terminar… eso de pensar los últimos días es lo peor. Yo me las sufría todas. Algunas cosas me carga que se acaben.
    Cariños!!

    • elblogdealerecargada
      7 de marzo de 2014

      Qué casualidad eso de cambiarse de colegio. Yo antes estudié en uno mixto y agradezco eso como primera experiencia, porque con la enseñanza de las monjas no quedé muy conforme la verdad, sobre todo cuando tratan de imponer su estilo de vida al resto que no tiene nada que ver con eso.
      Cierto que para ti la universidad tenía “ese” añadido extra, te imagino como la protagonista de un libro, “Papaito piernas largas” de Jean Webster. No es la misma historia, pero creo que tiene una base similar.
      Sí, da lata que se acaben las cosas que valen la pena, es cierto eso de que lo bueno dura poco, pero al menos uno se da cuenta en el momento y las puedes valorar, sería fome dejarlas pasar como si nada.

      • Marie Antoinette
        7 de marzo de 2014

        Yo también me cambie de uno mixto a uno de puras mujeres. Doble chocale, jajaja.
        Pucha yo igual tenía ese tipo de roces con las monjas, pero a pesar de todo, no quede “traumada” como muchas compañeras. Yo nunca olvidare la semana de la vocación y el doble discurso (creo que te he contado el tema de los fetos de 5 meses en el laboratorio de ciencias, pero estar absolutamente en contra del aborto, pfff)
        Jajajaja nunca me he leído ese libro!!! Jajajaja si lo encuentro lo comprare, porque es como de niños, o no?
        Es bueno valorarlas, tienes toda la razón 🙂
        Cariños!!

  9. elblogdealerecargada
    7 de marzo de 2014

    Yo tampoco quedé traumada, pero cambió mucho mi percepción hacia ellas.
    Tienes que leer ese libro, no es infantil aunque el nombre haga pensar eso, es de una veinteañera estadounidense y la relación platónica que tiene con Papaíto Piernas Largas, su mecenas para estudiar porque ella se crió en un orfanato. Como no lo conoce en persona, le pone ese nombre sólo porque vio su sombra y era muy alto.

  10. Ale
    9 de marzo de 2014

    En la UC ya no mechonean ( o debería decir “novatean”? jajaja) Creo que hace poco lo prohibieron y me parece genial! El stress del mechoneo se transpasa hasta a los padres sobre todo ahora que mi sobrina me contaba que a sus compañeros hombres les ponían ají en los genitales… menuda broma ¬¬
    Comparto tu gusto nerd por volver a clases. Yo disfrutaba de volver a ver a mis amigas. Esperaba Marzo con ansias por eso y los útiles nuevos y los libros de castellano que leía anticipadamente apenas me los compraban.
    Ahora Marzo es sinónimo de Otoño y es melancolía pura.

    • elblogdealerecargada
      10 de marzo de 2014

      Si está prohibido estoy de acuerdo, mejor que destinen esa energía a algo más productivo.
      Oye, eran buenos los libros de castellano, a mí me encantaban.

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 6 de marzo de 2014 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: