El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Cosas en que invierto la plata #68

1Hay días en que salgo tan cansada del trabajo que lo último que quiero hacer es llegar a la casa y prepararme algo para comer. Hasta me da lata poner el hervidor, así de floja.

Para esos momentos tengo reservada esta picada que queda en avenida Providencia entre las estaciones Manuel Montt y Salvador. Vende cosas dulces y saladas, pero la especialidad según yo son las empanadas. Hay de muchas variedades y mis favoritas son las de champiñón queso (amo el champiñón con queso) y la española. Lo bueno es que la señora que atiende ofrece la opción de calentarlas y yo siempre digo sí, así que me voy caminando y comiendo en todo ese trayecto del parque hasta llegar a Plaza Italia.

Cosas dulces también hay y muchas. Venden kuchenes, empolvados, pasteles varios, donas, chocolates, etc.

Lo mejor es llegar a la casa con el estómago lleno y lista para acostarse en la cama a ver tele 🙂

Pasteles de muchos colores y formas. Yo encuentro que los precios están más que bien.

Pasteles de muchos colores y formas. Yo opino que los precios están más que bien.

Acá las empanadas. Quedan pocas porque en la tarde se acaba el stock.

Acá las empanadas. Quedan pocas porque en la tarde se acaba el stock. Cuestan $1.100

Esta sección se llama “Cosas en que invierto la plata”. Y no, no se trata del dividendo, las cuentas básicas, el cable y el supermercado. Esos son los pagos obligatorios, pero lo que a mí me hace realmente feliz es poder comprar cosas pequeñas y bonitas que alegran la vida (aunque muchas veces no sé si son tan útiles). Acá hay mucho de Ebay (mi perdición), pero también de tiendas chilenas y lo que más me gusta, emprendedores locales que venden por internet y son secas. Casi todo es muy barato, así no me siento tan culpable por acumular cachureos en mi casa/cartera/vida.

Anuncios

31 comentarios el “Cosas en que invierto la plata #68

  1. carobeatriz
    13 de mayo de 2014

    Sólo una cosa hay mejor que los pasteles maravillosos que se ven esa vitrina….y es poder llegar a casa directo a acostarse a ver tele……… 🙂

    • elblogdealerecargada
      13 de mayo de 2014

      No todos los días, pero cuando se puede es lo mejor. Pucha, me dio pena pensar que hay gente que no lo puedo hacer nunca.

  2. PAOLA
    13 de mayo de 2014

    Jajaja tu última frase me llegó al alma, ayer con mi marido, después de todo el show de alimentar, bañar y acostar niños, nos sentamos en el sillón y me dijo “Paola, en cuantos años más podremos llegar directo a echarnos a ver tele” jajajajaja esto es lo que escogimos y nos hace felices, pero pucha que se extraña tener 1 día así de ocioso. 😃
    Ahora, lo de la picada en el camino a la casa, yo tengo más de una jajaja las empanadas son demasiado salvadoras para días de agotamiento, yo compro bandejas de mini empanadas…y los pasteles están demasiado baratos, o quizás en mi barrio son muy careros? Saludos

    • elblogdealerecargada
      13 de mayo de 2014

      Bandejas de mini empanadas, qué rico.
      No sé, pero para mí un pastel individual sobre los $1000 es caro, a menos que sea de esas tiendas más exclusivas.

      • PAOLA
        13 de mayo de 2014

        No no no sí no son tiendas exclusivas, son “minimarket” de mi barrio…las empanadas grandototas cuestan 1000, lo mismo que las tuyas, la bandeja de mini que compro normalmente 3.200 y vienen 16 empanaditas, pero los pasteles o kuchen no bajan de 900…voy a protestar jajaja

    • Ale
      14 de mayo de 2014

      No puedo dejar de comentarte que más temprano que tarde ese día llegará y echarás de menos no tener que llegar a atender a esos carros de porquería jajaja.

  3. makitadonoso
    13 de mayo de 2014

    Se ven deliciosas todas esas cosas! Que maravilla que puedas llegar directo a acostarte y ver tele, una de las ventajas de vivir sola y tener gatos 😛

    • elblogdealerecargada
      13 de mayo de 2014

      Ahora me siento una floja!!!! Jajajaja

      • makitadonoso
        13 de mayo de 2014

        Para nada!!! ya quisiera poder llegar a casa a acostarme, descarnsar y poder escribir en el blog xD
        En cambio, me toca hacer el aseo, jugar con al Yin y cocinar 😦

  4. elblogdealerecargada
    13 de mayo de 2014

    Yo hago aseo los sábados y el resto de la semana mantengo no más. Saco los papeleros sucios y esas cosas. Oye, me diste una idea para hacer un post sobre el aseo!

  5. VeronicaEarthling
    13 de mayo de 2014

    La jornada laboral debería ser de unas seis horas, no puede ser que uno salga tan cansado a veces, además no hay tiempo para que uno realice otras actividades más allá de trabajar. Se ve súper rica tu picada y barata. En santo domingo entre teatinos y morandé (?) hay un negocio que vende pollos asados,pero también empanadas y son demasiado ricas!el queso es distinto, muy cremoso. ñam

    • elblogdealerecargada
      13 de mayo de 2014

      Sí conozco ese local, pero sólo he probado las papas fritas, nunca las empanadas. ¡Está al frente de mi edificio! Si vives también por ahí somos muy vecinas. Hay una librería al lado.
      Sobre lo de la jornada laboral, vaya tema ese acá, hay un problema cultural que no sé si pueda cambiar algún día. El otro día leía que en Dinamarca te penalizaban si no eras capaz de compatibilizar tu vida laboral con el ocio y pienso que estamos a años luz de eso…

      • VeronicaEarthling
        13 de mayo de 2014

        Somos mucho-muy vecinas,vivo en la cuadra que sigue, en la vereda sur igual que tú jaja.
        Tienes razón en lo que dices, el derecho al ocio no se considera acá,y pienso que ni siquiera el de la familia. Una persona que tiene hijos y sale a las 19 hrs tiene poco y nada de tiempo de compartir con los hijos, tener tiempo para si mismo, etc. No debería ser así…ojalá algún día acá evolucionemos un poquito en ese aspecto, pero como dices, estamos muy lejos de eso.

      • elblogdealerecargada
        13 de mayo de 2014

        Sí, vivimos cerca 🙂
        Eso de los tiempos es culpa de los jefes también, que a veces tienen problemas en su casa, no quieren llegar y esperan que todo el mundo sea igual. No sé cómo puede cambiar el problema, pero espero que pase algún día.

  6. Vi
    13 de mayo de 2014

    Es terrible eso de las horas de trabajo, la gente (al menos la con trabajos comunes que tienen que cumplir horarios, no tiene tiempo para vida familiar. Mi mamá llega a la casa, tomamos té y ya está cabeceando. Ahora que yo ando en el mundo laboral es igual, a veces me da crisis porque en verdad no hago nada humano, que no sea pega o universidad, llego a mi casa corriendo a estudiar y a las diez ya estoy lista para dormir por siempre.
    Me dio hambre ver todas esas cosas ricas llenas de manjar y me da lata salir de la oficina a comprar 😦 Yo también tengo mi picada, que es una pastelería que creo que es austriaca cerca de mi casa, donde venden unos pastelitos de merengue exquisitos ❤ a precio razonable y la mejor marraqueta del mundo, sin discusiones, es perfecta. También venden empanaditas, pero esas no las he probado, pero la estadística está a su favor. Siempre que voy depre a mi casa paso a comprar ahí y sé que si son como las seis de la tarde, justo vendrá saliendo del horno esa maravilla de marraqueta jaja

    • elblogdealerecargada
      13 de mayo de 2014

      Pobrecita tu mamá. Y pasa tanto eso de estar tan cansado que no hay energías para lo que nos gusta.
      Lo que te pasa ahora también me paso cuando estudié trabajando y es terrible, porque llegas a las 10 de la noche (o más tarde) y el único tiempo que queda hay que adelantar en los estudios. Para que no te dé crisis igual déjate aunque sea media hora para hacer otra cosa, por último un día a la semana.
      Quiero comer marraqueta con palta después de leerte!

      • Vi
        13 de mayo de 2014

        Sí, te encargo los llantos que me han dado cuando siento que no tengo vida, las primeras semanas ni comía de lo nerviosa que andaba, era como alma en pena, lloraba y juraba renunciar al día siguiente jaja. Lo bueno es que los gatos no saben de responsabilidades y llegan a buscar cariño a cualquier hora c: así que me veo obligada a desocuparme un ratito y jugar con ellos.

  7. andrealarrabe
    13 de mayo de 2014

    uyyy, qué rico!! Me tincó probar algo de ahí (la empanada de champiñón queso suena muy bien) además que queda cerca de mi casa 🙂

    • elblogdealerecargada
      13 de mayo de 2014

      Te va a gustar!

      • andrealarrabe
        26 de mayo de 2014

        Ale, hace días que quería venir a darte las gracias por este dato! Me encanta y voy casi todos los días a comprar pan!! He probado el integral, croissant, mini marraquetas y las sopaipillas y es todo delicioso. Lo único que me quedan pendientes son las empanadas 😉

      • elblogdealerecargada
        27 de mayo de 2014

        Ohhhhh, me alegro de que te haya servido el dato, sobre todo viviendo cerca. A mí me encanta el pan que hacen ahí, me dieron ganas de probar los croissants.

  8. Ceci F
    13 de mayo de 2014

    Qué rico empanadas!!! yo aún no como empanadas pero las tengo en mi lista de pendientes (mi dieta se fue a las pailas por acá), mis favoritas son las de mariscos y la de pollo con ciboulette, ayy mejor no sigo porque me da hambre.

    Al igual que Paola encontré super baratos los precios y eso que he encontrado que está tan cara la comida por acá, yo siempre ando pasando el dato de que la comida en Chile es taaaan barata, creo que tendré que cambiar mi discurso 😦

    Un gran abrazo chiquilla, espero no perderme!

    • elblogdealerecargada
      13 de mayo de 2014

      Nunca he probado una empanada de pollo con ciboulette y me tincó mucho.
      Hay muchos lugares caros ahora, también he escuchado comentarios y lo he visto, pero siguen existiendo las picadas 🙂

  9. Abeja Costurera
    13 de mayo de 2014

    Esa picada es de tiempos ancestrales… yo vivía en la esquina de Manuel Montt y me encantaba pasar por allá.

    Y ojo que las tortas de biscocho son super baratas!

  10. Jessica
    13 de mayo de 2014

    Mmmm, se ven muy apetitosas. Cuando pase por esos lares me voy a ir a dar una vuelta. El otro día probé una con crema y carne, era media rara la mezcla, no me gustó tanto y también las venden por ese sector.
    Respecto a los horarios, es terrible, sobretodo cuando te toca trabajar lejísimo de la casa y te la pasas peleando en el metro o en la micro.

    • elblogdealerecargada
      14 de mayo de 2014

      Sí, es un poco rara esa mezcla de crema y carne, yo la he probado en lasañas y queda bien, pero no sé en otra cosa.
      Yo entiendo y compadezco a la gente que vive lejos del trabajo, es lo peor la sensación de perder el tiempo movilizándote.

  11. marieantoinette09
    14 de mayo de 2014

    A esa altura de Salvador puedo ir!!! Oye es que es muuuy picada po. Al leer “champiñon-queso” se me hizo agua la boca. No hay mejor combinación en el mundo, jajajaja.
    Los pasteles se ven deliciosos. Cerca de mi casa, igual tengo una pastelería que es bastante buena, pero los precios son un poco más altos.
    Sobre el tiempo después de la pega, si bien, no he trabajado a tiempo completo, los días que lo he hecho, varias veces me ha pasado lo que dices y prefiero comprar algo que estarlo preparando. Además que es como un “premio” después de soportar horas de trabajo fomes (en mi caso, obvio). En mi tiempo en Los Andes, como el bus llegaba al centro, fijo que pasaba a comprarme un “engañito” comestible, jajaja.
    Cariños!!

    • elblogdealerecargada
      14 de mayo de 2014

      Sí, yo también opino que es la mejor combinación.
      Y te encuentro toda la razón en eso del premio, yo igual lo veo así. Aunque tiene que ver con la mala calidad de vida, porque si la mayoría de la gente saliera a una hora decente del trabajo y no le quedara tan lejos no tendría necesidad de estos incentivos, no todos los días al menos…

  12. Ale
    14 de mayo de 2014

    Me da gusto saber que hay más gente que le gusta ir caminando por la calle mientras come algo porque yo con lo de siempre tratar de hacer varias cosas a la vez, si estoy con poco tiempo igual como mientras camino y hay gente acá en Chile que parece que no lo ve con buenos ojos. Yo perdí la vergüenza cuando comprobé que en otros países no es mal visto hacerlo y mucha gente come en la calle, caminando, sentada en los bancos de las plazas, en los paraderos de micros, etc. No entiendo a la gente que le da pudor comer en la calle si es algo normal.
    A mi me tentaron los pasteles! 🙂

    • elblogdealerecargada
      14 de mayo de 2014

      Ah, yo soy mandada a hacer para comer en la calle, pero en espacios abiertos por respeto a los demás con el olor. Me da lo mismo si los demás lo encuentran feo, tengo hambre y como, punto.
      Hay mil cosas que dan más pudor de hacer en la calle y se ven igual, así que si alguien me llegara a decir algo lo miraría con cara de odio.

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 13 de mayo de 2014 por en Cosas en que gasto la plata.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: