El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Buscar, buscar y buscar

Ya van dos veces en este año en que mi búsqueda de cosas se está pareciendo a la de Angel y la flor de los siete colores.

Resulta que me gusta probar cervezas nuevas y en el verano me enteré que vendían en Chile la Bear Beer, así que partí a buscarla al Jumbo más grande que tengo cerca (el del Costanera Center), pero no había. Pregunté en un Híper Líder y nada, se les había acabado. Ya me estaba resignando a dejarla en la lista de los pendientes cuando un fin de semana cualquiera fui a comprar pan al negocio que queda en la esquina de la casa de mi mamá, miro a la vitrina y voilá! Una botella grande y verde de la cerveza Bear Beer estuvo siempre a dos pasos de mi casa! Lo chistoso de estos locales de barrio es su amplio giro comercial, en 15 metros cuadrados venden desde alcohol hasta pasteles pasando por shampoo y comida para gatos. Yo creo que este negocio en particular no tiene permiso para vender alcohol y lo hace a la mala, pero igual conseguí la famosa cerveza.

bear beer

Mi otro gran hallazgo ocurrió hace poco y tiene una historia más larga. Cuando estaba en cuarto o quinto básico me convertí en ratón de biblioteca y por sobre todos los demás, había un libro al que le tenía mucho cariño, tanto que lo volvía a pedir prestado cada cierto tiempo para releerlo. Era “Los cuentos de Andersen” de la Editorial Universitaria, tenía la tapa celeste y un dibujo de “La reina de las nieves” en la portada. Salí del colegio y nunca más volví a ver esa edición, quería recuperarla por todo lo que significó, así que en los últimos años cada vez que pasaba por una tienda de libros usados entraba a preguntar por si acaso.  Nunca hubo suerte, a veces el librero tenía otros de la editorial, pero justo le faltaba el de Andersen.

El fin de semana antepasado fuimos –una vez más- con pololo al persa Biobío y pregunté en varios locales, pero nada. Me di por vencida, me acuerdo que pensé “Pucha, el recuerdo estará solo en mi cabeza” y lo dejé ir.

Y ocurrió el milagro: al día siguiente fui a la feria de la casa de mi mamá –caminé solo tres cuadras- y llegué hasta el final, donde se ponen los puestos de puros cachureos. Estaba mirando sin nada fijo en mente cuando de repente vi el libro en el suelo y de veras sentí que sonaba música celestial alrededor. No podía creer que estuviera tan-tan cerca. Está usado pero las páginas siguen intactas. Me costó $2.000 y si pudiera lo abrazaría, siento que me reencontré con un viejo amigo y es que le tengo tanto cariño a Hans Christian Andersen, me encantan sus cuentos.

Andersen

Parece que es cierto eso de que encuentras las cosas cuando dejas de buscarlas psicopáticamente. Hubo algo divertido en todo esto y tiene que ver con lo distintas que son las percepciones cuando somos niños. Cuando yo preguntaba por el libro lo describía como “gordito, con tapa celeste y una foto en la portada”, pero resulta que no es nada gordo, tiene sólo 111 páginas. Todo lo demás es tal como lo recordaba y estoy tan feliz con él que lo ando trayendo en la cartera hasta que se me pase la euforia.

Anuncios

24 comentarios el “Buscar, buscar y buscar

  1. Andrea
    19 de mayo de 2014

    Que linda tu historia!!! Es muy cierto eso que cuando dejas de buscar las cosas “llegan”. Según yo, se relaciona con “soltar las cosas”, lo que quiere decir, dejar de preocuparnos de las cosas que no puedes controlar. Yo he tratado de practicarlo… no es fácil, pero cuando lo haces resulta!

    🙂

    • elblogdealerecargada
      19 de mayo de 2014

      Sí, yo también creo que tiene que ver con soltar y el problema es precisamente ese, que la mayor parte del tiempo cuesta. Y además tiene que ser genuino!

  2. elyz
    19 de mayo de 2014

    Que linda historia! y que gran libro, esos cuentos son buenisimos. Eso de encontrar tesoros es tan entrete! de verdad dan ganas de abrazarlos jajajaj
    Me acuerdo que en mi U, iba a la biblioteca y pedía un libro de cuentos ilustrado, era taan hermoso. Lo pedí varias veces solo por gusto.

    • elblogdealerecargada
      19 de mayo de 2014

      Me gusta Andersen porque es más realista que los otros cuentistas.
      Ay, yo también pedí libros varias veces sólo por gusto, es un agrado mirarlos.

  3. makitadonoso
    19 de mayo de 2014

    Fantástico!! genial que pudieras encontrar las cosas que tanto buscaste, es verdad que cuando uno no busca encuentra y a veces en los lugares menos pensados, será que cuando buscamos estamos tan enfocados que no miramos alrededor y simplemente no nos damos cuenta que están allí?
    Al menos no tuviste que recorrer el mundo como Angel para encontrar las cosas 😉

    • elblogdealerecargada
      19 de mayo de 2014

      Puede ser también eso que dices, nos ponemos como caballo de carrera sin mirar más opciones que las prefijadas.
      No me hubiera molestado recorrer el mundo en este caso!

  4. carobeatriz
    19 de mayo de 2014

    Me alegro Ale, que encontraras esos tesoros, sobretodo el libro. Me puedo imaginar que el corazón no te cabía en el pecho cuando lo viste 😉
    Es lo que yo llamo los “milagros inesperados” jajaj

    • elblogdealerecargada
      19 de mayo de 2014

      Sí, fue una alegría interna super grande porque tampoco me iba a poner a saltar en plena feria.
      Ay, es tan linda la película esa, “Milagros inesperados”.

  5. Vancuer
    19 de mayo de 2014

    Que emocion, a mi me pasaba con unos inciensos de violetas, que de verdad tenian olor a violetas, y nunca encontraba, de hecho hace años que no los veo, y me da penita, pero me acuerdo del olor por lo menos…
    tambien me pasa con la crema de victoria’s secret de vainilla, que amo con locura, y cada vez que alguien viaja le encargo del duty, pero hubo un tiempo que no se, 7 amigos viajaron y ninguno encontraba! decian que estaba descontinuada y me angustiaba!!! mi ex, cuando aun eramos actuales, compro hartas, y yo de pava no me las traje, y oooo, le pregunte si me podia vender una, jajajaja… me la regaló pero creo que fue musho pa conseguir la cremita. Despues una amiga viajo a colombia y la encontro, es diferente el envase pero huele igual, asi que eso… ahora que una amiga que adoro, ejem… natalia, que viajara, vere si le encargo, jajajaja

    me encanto que pudieras encontrar tus cosas

    • elblogdealerecargada
      19 de mayo de 2014

      Pucha, a lo mejor no los fabrican más, o a lo mejor los de violetas son los más demandados y se acaban primero.
      Conozco esa crema y no me gusta porque es muy dulce, pero es popular, así que yo creo que se agota no más.
      Jajajaja, aprovecha de encargar! Las amigas que viajan están para eso, jajajaja.

      • Vancuer
        19 de mayo de 2014

        puede ser eso… igual si veo alguna vez compraré muchos
        Me pasa algo curioso con esa crema, yo soy cero aromas dulces pero siento que en mi piel queda bakan! es lo unico dulce que hay en mi, jajajaja… asi que eso, espero que mi amiguita linda mocha pechocha, ademas de los magnetos que me debe traer, se apiade de mi piel y me traiga cremas =)

  6. VeronicaEarthling
    19 de mayo de 2014

    Ale!en la botilería que está en catedral, llegando a San Martín venden la bear beer en latas de 500cc. Hay dos botillerías, la que te digo es la más grande.

    Esa edición de libros es bella. Yo recuerdo haber leído varios, pero no me sé los títulos, sólo recuerdo las portadas. Eran historias por lo general medievales, de princesas, dragones, cosas así. Me traen lindos recuerdos y las portadas eran tan lindas. Qué rico que pudiste encontrarlo!!debió ser muy emocionante.

    • elblogdealerecargada
      19 de mayo de 2014

      Gracias por ese tremendo dato, lo voy a recordar cuando me baje en Santa Ana.
      Sí, esa edición tenía muchos cuentos fantásticos en su colección, recuerdo que en la biblioteca de mi colegio había varios.
      Síiii, fue súper emocionante, no lo podía creer.

  7. Danni
    19 de mayo de 2014

    Que bonitas historias de reencuentro :), especialmente el libro, uno encuentra las cosas cuando menos se lo espera! Ahora si te sigo :D, saludos! (Danni de Blak Spot)

  8. marieantoinette09
    20 de mayo de 2014

    Conociéndome, yo en tu caso, habría gritado de la emoción jajajaja. Al leer tu linda y esperanzadora historia, recordé lo que me pasaba con un libro que quería volver a leer una tía. Lo busque por cielo mar y tierra y cuando menos lo pensé, se me ocurrió buscarlo en memoria chilena… y ahí estaba, según yo, completito y en pdf… Estaba tan contenta que llame a mi tía en cuestión y le dije que se lo imprimiría en la U’ y se lo enviaría (Vive fuera de Stgo). Mi emoción duro poco, porque cuando un tiempo después la vi, me dijo: “Ah sí, lo volví a leer, pero yo lo recordaba de otra forma, además que no me gusto leerlo impreso en hoja carta”. Pura desilusión y cero agradecimiento :'(.
    Mi edición de “Alicia en el país de las maravillas” es igualita a tu edición de los “Cuentos de Andersen”. Aaaaw… es tan bonita.
    Se me quedo grabado eso de que cuando uno deja de buscar – o de esperar que pasen- las cosas suceden y todo fluye de mejor manera. Yo cada día lo intento con un aspecto de mi vida, pero al forzarlo y mentalizarme, o sea, no es desde el “corazón”, por no hacerlo pareciera que más me alejo de lo que realmente quiero.
    Ojala sigas con tu buena racha de encuentros y re-encuentros. Ah sí y comprate un jueguito de azar en algún negocio cerca de la casa de tu mamá, uno nunca sabe, jajajaja.
    Cariños!

    • elblogdealerecargada
      20 de mayo de 2014

      Ohhhhh, qué lata la historia de tu tía. Es verdad eso de que algunas cosas que tenías endiosadas en la niñez desilusionan un poco de adulta, pero tremendo esfuerzo que hiciste por ella! Fue lindo tu gesto.
      A mí me ha pasado muchas veces que quiero algo y trato de engañarme con dejar de buscar y así no funciona, tiene que ser genuino para que resulte, por eso no siempre pasa… así que lo único que te puedo recomendar es que trates de olvidar el tema.
      Justo en el post de hoy hablo de los juegos de azar! Jajaja.

  9. andysztein
    20 de mayo de 2014

    En cuanto a las cervezas te tengo un dato q quizas no conoces: en calle victoria (la de los zapatos si) hay una tienda de cervezas muy buenas, está cruzando San Diego hacia el poniente, frente a una estacion de servicio. Con mi pololo llegamos ahí pq yo andaba viendo zapatos y fue bkn, encontramos una cerveza gringa con sabor a platano, la anchor y una con chocolate. Hay varias mas, q no he visto en muchos lugares, date una vuelta!!!

    Abrazos

    Andy

    • elblogdealerecargada
      20 de mayo de 2014

      Ay, gracias por ese dato, quiero y necesito probar esa cerveza que dices con sabor a plátano. Iré apenas pueda 🙂

  10. Ale
    20 de mayo de 2014

    Pucha, me pasa a cada rato que encuentro cosas cuando no las busco. Y a cada rato significa casi a diario porque como alguna vez conté, yo siempre tengo algo perdido. También recuerdo con harto cariño un libro que leí de chica que traia dibujos bonitos que yo me di el trabajo de pintar, pero como era tan viejo el libro mi mamá haciendo orden debe haberlo regalado porque desapareció. Lo he buscado en ferias y locales de libros usados sin éxito. Es uno de de Louise May Alcott llamado “Una niña anticuada” y es de una colección amarilla. He encontrado varios de la colección, pero ese no. A lo mejor un dia igual que tú, lonpillo de pura casualidad. 😉

    • elblogdealerecargada
      22 de mayo de 2014

      Ojalá encuentres algún día el libro que andas buscando. No sabía que L. May Alcott tenía ese libro, será que “Mujercitas” opaca al resto…

      • Ale
        22 de mayo de 2014

        Fue el primero de ella que leí y nadie lo conoce. Debe ser como dices, que la gran obra opaca a todas las demás.

  11. maaarsh
    22 de mayo de 2014

    Me encanta ese libro!!!
    En mi casa, mas bien la casa de mis papas, había uno. Era pequeño no mas grande que una mano normal, pero muuuuuy grueso (o al menos esa era mi impresión en esa época), tenia las hojas muy finas, me daba la sensación de estar hojeando una biblia… La tapa no era nada espectacular, era café, un poco dura, y en esquina superior derecha, en dorado, tenia dibujado un rostro, que asumo era de Andersen…
    No se si existirá aun ese libro… voy a buscarlo.

    Lindo post… =D

    • elblogdealerecargada
      22 de mayo de 2014

      Qué linda la edición que describes, debe haber tantas, cada una con algo característico…

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 19 de mayo de 2014 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: