El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

El bueno, el malo y el feo

goodEl título del post no significa que vaya a hablar de la película aquella, ni tampoco de lo bien que me cae Clint Eastwood. Eso lo guardo quizás para otra vez.

Simplemente tomé el nombre prestado pensando en los pros y contras de cada uno, porque este es un tema al que cada cierto tiempo le doy vueltas.

Bueno(a): Ser bueno es… bueno, valga la redundancia. Yo creo que todo el mundo aspira a ser mejor persona, que no es lo mismo que ser tonto ni que te pasen a llevar. Está muy estereotipado el perfil, muy de protagonista de teleserie que la humillan, le quitan todo, el novio se queda con la millonaria pérfida, se muere la familia, le roban la guagua, se queda ciega y ella aún tiene sonrisas para regalar. Hombres buenos de verdad…, no se me ocurre ninguno que no sea cura ni se apellide Hurtado.

Malo(a): Sin malos no hay historia ni atractivo, por algo los actores siempre quieren representarlos. Les pasan más cosas y mueven los hilos, mientras que el bueno funciona como agente pasivo-reactivo. Están los malos con matices y los malos que no tienen perdón de nadie, por ejemplo: malos los que raptaron a las niñas en Nigeria; malo Herodes, que mandó matar a todos los niños menores de dos años sólo porque andaba buscando a uno; malo el protagonista de la saga Saw; malo Enrique VIII, que ordenaba asesinar a sus esposas cuando quería divorciarse. Creo que la maldad es necesaria, no sólo para distinguir figura y fondo, sino también como medio de canalizar los enojos cuando se usa en justa medida.

Y me asusta más alguien que es bueno todo el tiempo que alguien con arranques de malicia de vez en cuando. En el primer caso sospecharía.

Feo(a): Ser feo es algo de lo que se habla, pero nunca frente al aludido. En el colegio sí, hay niñitas que se lo pasan llorando porque las compañeras les dijeron que eran feas delante de todo el curso. Pueden ser muy crueles los niños, pero ellas después cobran su venganza volviéndose cisnes (bueno, algunas, no todas) Cuando uno es grande, la gente simplemente describe a la persona como “muy simpática” o “muy simpático” con una sonrisa socarrona como aditivo.

No voy a decir que lo importante es lo de adentro, porque aunque efectivamente lo es, eso lo venimos a comprobar después de haber hecho la sentencia interna (positiva o negativa) cada vez que conocemos a una persona nueva. Casi todos caemos en lo mismo: prejuicios, prejuicios, prejuicios. Quien me diga que no, explíqueme cómo lo hace.

Anuncios

15 comentarios el “El bueno, el malo y el feo

  1. Vancuer
    2 de junio de 2014

    Yo siempre analizo.. de todo un poco, lo de la fealdad es totalmente actitud, o sea, la bonitura es objetiva, desgraciadas de rostro perfectos… pero miro a veces a personas lindas, que al par de horas de haberlos conocidos, sus rasgos se vuelven casi vomitivos, por puras cosas que proyectan, los que necesitan validar su bonitura diciendo que son feos para que uno le diga que son lindos, y asi…
    he visto niñas bien poco lindas (objetivamente) y tienen esa luz, esa magia especial, ese creerse el cuento, seguridad en si misma, werever… y a la larga, hipnotizan…

    Los malos, siempre me he preguntado si de verdad hay alguien malo, onda malo de maldad, de hacer algo sabiendo que se hace daño, porque claro, todos hacemos daño, y a veces por egoistas incluso, pero al final es casi sin darnos cuenta, o sin medir las consecuencias de nuestros actos… entonces y hasta ahora no he conocido a alguien que actue solo por maldad…

    Los buenos. Cuando era chica queria ser de este grupo, siempre me ha preocpado de sobremanera hacerle daño al resto, defraudar… no ser lo que ellos esperan, o hacer lo que ellos creen. Pero siento que ahora que actuo mas pensando en mi, soy mejor persona…

    ya, me embale otra vez, jajajaja

    • elblogdealerecargada
      2 de junio de 2014

      Te encuentro mucha razón en eso de que cuando hablamos con las personas vemos cómo son realmente y a veces no tiene mucho que ver con la primera impresión. También en eso de la actitud, es como magia a veces.
      Sobre la gente mala… no sé, he visto personas que lo hacen conscientemente, pero claro, todo el mundo tiene una historia y una explicación detrás. No siempre justifica, pero ayuda a entender.
      Cuando yo era chica era buena del tipo gansa y no me gustaba ser así, pero la culpa me invadía. Ahora no sé cómo soy, espero que menos pava que antes!!!!!

  2. andrealarrabe
    2 de junio de 2014

    Hola, Ale! Me gustó tu post, porque invita a la reflexión. Yo trato de evitar los prejuicios de dos formas al conocer a personas: tener claro que las generalizaciones no sirven y regalar siempre el beneficio de la duda. Yo creo que en nuestra esencia, todos somos buenas personas. Pero la buena persona, tal como decías tú, no es aquella frágil y delicada que se deja pasar a llevar. Por el contrario, es aquella que vive su vida en torno al amor, que se respeta, se cuida y se pone siempre primero, y desde ese lugar de amor hacia sí misma, puede entregar lo mejor de sí al mundo. Cultiva la compasión, la tolerancia y el respeto.
    Pero a pesar de todo esto, no creo que en las categorías de buenas o malas personas. Al final, todo es relativo. Creo que categorizar como bueno o malo, blanco o negro, correcto o incorrecto, limita nuestra visión del mundo.
    un abrazo y que tengas un gran día!!

    • elblogdealerecargada
      2 de junio de 2014

      Qué bueno que seas de las que evita los prejuicios, yo quiero ser un poco más así, no generalizar.
      Yo lo he pensado y creo que también la mayoría tiende a ser buena persona, pero hay algunos más débiles que otros que caen muy rápido. El libro de la película que viste (“Al este del Edén”) trata justo de este tema y me encanta por eso… ¿el personaje de James Dean es “malo” por herencia de su mamá o porque sí no más? A su vez ¿la mamá es pérfida de nacimiento o el mundo la hizo así? Es que en el libro cuentan mucho más sobre Cathy.
      Yo soy de la idea de que hay que estar bien primero con una para luego estar bien con los demás, no al revés 🙂
      Y también tengo claro que hasta la persona más mala es buena con alguien (generalmente la mamá), así que en todo hay tantos matices…

  3. VeronicaEarthling
    2 de junio de 2014

    Yo asimilo un poco el ser bueno a hacer lo correcto. También a no tener intenciones positivas de querer hacerle daño a alguien con nuestras acciones. Una vez me dijeron “uno siempre es el villano en la película de alguien” y pienso que es cierto, a veces es inevitable pasar a llevar a otros (se me ocurre, por ejemplo, cuando ya no quieres seguir una relación, vas a hacer sufrir a tu pareja), como consecuencia de vivir rodeado de personas, pero lo que para mi es intrínsecamente malo es causar daño por placer, envidia,vanidad,etc.

    Marco Aurelio decía que no hay fealdad en la naturaleza, dando como ejemplo las gritas del pan, que al contribuir a la complacencia del todo eran bellas. Lo mismo pienso de las personas: cada una, con sus características propias es bella. Puede que no cumplan con los estándares impuestos a nuestra cultura occidental, pero si la observas en su totalidad, no deja de ser armoniosa, de tener algo bello. Es difícil para la gran mayoría de las personas desarraigar de sí ese estereotipo que a lo largo de la historia se nos ha ido imponiendo. A mi me da pena cuando veo que a alguien lo tratan de feo, o se burlan de sus defectos. Una vez fui a un carrete de amigos del pololo que tuve en la U y entre todo empezaron a hablar de una niña que andaba tras uno y que era fea, muy fea, y mostraron fotos (que no vi) y se reían y fue todo tan desagradable para mi que nunca más quise salir con ellos. Es triste, y más triste por la pobreza de ellos de juzgar a alguien sólo por su apariencia. ¿se juzgaran de la misma manera a sí mismos?

    • elblogdealerecargada
      2 de junio de 2014

      Sí, ser bueno tiene que ver con hacer lo correcto, siempre y cuando las reglas de lo correcto sean de sentido común. Qué cierto eso de ser el villano para alguien, espero que no seamos TAN villanos.
      Yo pienso que en el mundo moderno, mucho más que antes, lo primero que hacemos al conocer a alguien es ver si encaja y no con el molde mental que tenemos, luego llegamos a la verdad, al encanto de las personas más allá de lo físico y todo eso.
      Qué triste lo del carrete, porque una cosa es pensarlo y otra mofarse en grupo a costa de otra persona… y gente adulta más encima. Eso está mal.

  4. @paulinandreas
    2 de junio de 2014

    Yo creo que lo ideal sería tener una pizca de cada una: ser la mayoría de las veces buena, ser mala cuándo la ocasión lo amerite y fea los domingos cuándo no dan ganas de levantarse 🙂

  5. Ale
    2 de junio de 2014

    Yo siempre he pensado que no hay nadie que sea 100% bueno, ni 100% malo. Todos tenemos matices y por eso la vida real es más compleja que una teleserie. Y es muy cierto eso que dicen arriba, aunque uno no quiera ser malo, muchas veces lo será involuntariamente en la película de otro. Pienso en esas veces que uno gana en una competencia y para los que pierden uno se convierte en la mala porque le quitó la oportunidad de ganar algo que quería. En la vida de los hijos muchas veces tenemos que ser los malos por su propio bien y así.
    Lo feo… es subjetivo. Uno escuchala palabra feo y de inmediato lo asocia al físico cuando igual podría ser algo vergonzoso, malo, imperdonable. Eso puede ser mucho más feo que cualquier cara o cuerpo poco agraciado.

    • elblogdealerecargada
      2 de junio de 2014

      Sí, en la teleserie es fácil tomar partido, en la vida real todo es más gris y difuminado.
      Es cierto eso que nombras de la competencia, pero pucha, hay casos como ese donde somos malos sin intención, no es que hayamos buscado hacer daño…

  6. Jessica
    2 de junio de 2014

    Debo ser la mala para much@s de mis estudiantes, y lo peor de todo es que justamente una busca lo contrario. Enseñarles para que puedan lograr lo que se propongan aún a costa de la popularidad, es el costo que debemos pagar. Y no quiero ni pensar cuando empiece a ser la bruja malvada para mi hijo.
    Respecto a lo bueno, creo que aplica el dicho “nunca falta un roto para un descosido”, o sea no creo que la gente sea 100% mala, siempre alguien te va a encontrar buen@, pero si puede ser egoísta y con eso pasar a llevar al resto y ser muuuy mal@.
    Sobre la fealdad, creo más bien en actitudes, tod@s tenemos actitudes feas en algún momento, la belleza pasa y las actitudes quedan.

    • elblogdealerecargada
      3 de junio de 2014

      Pero no sé si los estudiantes ven como maldad propiamente tal lo que hacen los profesores, más bien creo que los consideran estrictos, pero no malos de maldad pura.
      Tienes razón con eso del egoísmo -a veces ni siquiera premeditado- considerado como maldad.
      Sí, la fealdad no es sólo física, muy cierto.

  7. marieantoinette09
    3 de junio de 2014

    Uf!!! Me habeis dejado con la duda por largo rato, jajajaja. Yo igual tiendo a desconfiar de la gente que es 100 % buena. En mi familia, hay una persona que catalogan casi de santa, pero yo nunca se lo compré, porque para mi simplemente es imposible ser así.
    Y personalmente, yo soy mala, pero es por las cirscuntancias de la vida, jajajaja. No, mentira. O sea, me explico… disfruto ene haciendo cosas buenas por los demás, pero si algo me hacer enojar, desato toda mi furia. Y soy demasiado rabiosa, y esa impotencia me lleva a dar origen a situaciones maléficas. A veces sin planearlo, otras con intención. Cuando caigo en las segundas, despuès me arrepiento y todo se vuelve un circulo vicioso.
    A mi me gustan las personas complejas, esas que son malas de adentro, pero tienen ciertas actitudes de nobleza que te hacen cuestionarte hasta que nivel llega su bondad y su maldad. El último tipo que me “gustó” era -es- asì, de hecho. Pfff.
    La fealdad… yo creo que todos tenemos algo bonito a nivel fisica y emocionalmente, jajaja. Uf, en este punto si que me cuesta la reflexión. ¿Seré muy superficial? Ay, no se.
    Buen tema!
    Cariños!!

    • marieantoinette09
      3 de junio de 2014

      Más encima, escribí mal “circunstancia”.
      Cariños!!

      • elblogdealerecargada
        3 de junio de 2014

        Yo igual considero que es imposible ser buena o santa todo el tiempo, o alguien se está dejando pasar a llevar o está acumulando muchas cosas por complacer a los demás.
        Ay, me identifico con lo que pones de ser rabiosa, porque yo también lo soy y harto. No hay día en que no alegue internamente por algo y si es mucho lo saco ¿seremos viejas antes de tiempo? Al menos las cosas no nos dejan indiferentes….
        No creo por nada del mundo que seas superficial!
        Cariños de vuelta 😉

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 2 de junio de 2014 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: