El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Un lunes reflexivo

lechera-2-lec20Cada vez que alguien me dice que voy a recibir una cantidad de $$$ extra ya sea por un reembolso/un pituto/un regalo/algo que salió más barato de lo que pensé o lo que sea, incluso antes de que se concrete en mi cabeza empieza a pasar lo mismo que a la lechera protagonista de la fábula de Esopo.

No sé si alguien sabe de qué trata, la historia es la siguiente:

“Una muchacha llevaba en la cabeza un cántaro de leche para venderlo en el mercado. El camino era largo, pero la muchacha andaba ligerita, mientras iba calculando la ganancia que le proporcionaría la venta de la leche. Y empezó a hacer proyectos de este modo:

«Con el dinero que cobre, compraré un canasto de huevos. Los pondré a incubar y así tendré muchos pollitos. Cuando mis pollitos hayan crecido, los llevaré a vender y compraré más huevos. Repitiendo el negocio unas cuantas veces, llegaré a ser dueña de una granja, y me haré rica. Entonces todos los jóvenes del pueblo y de los alrededores querrán casarse conmigo, pero yo no aceptaré al primero que se presente, sino que elegiré al más guapo y más rico. ¡Qué envidia van a tenerme mis amigas! Iré a la ciudad y me compraré un vestido de seda y una cofia de encajes para la boda. ¡Y seré la novia más elegante de toda la comarca!»

Pensando en su rico atavío, echó atrás la cabeza y, naturalmente, el cántaro perdió el equilibrio y, sin que ella pudiera impedirlo, cayó al suelo y se rompió en mil pedazos. ¡Adiós, huevos; adiós, pollitos; adiós, sueños de la muchacha”.

Y como toda fábula, al final va su moraleja: “Si el presente no es seguro, no anheles el bien futuro”.

A mí me pasa que soy mandada a hacer para imaginar cosas a partir de algo pequeño e inventar las tremendas historias sustentadas en la nada. Pero siempre en lo mejor de mis imaginaciones se aparece esta fábula de la lechera que no sé si alguien me leyó o la encontré yo sola, pero tengo claro que fue cuando era niña y me acompaña desde hace mucho tiempo.

Lo peor es que es verdad ¿pero cómo hacer para que la cabeza deje de pasarse películas?

Anuncios

25 comentarios el “Un lunes reflexivo

  1. ladoloresblog
    16 de junio de 2014

    AHH! si, es que es tan normal pasarse rollos con lo que podríamos hacer con cosas de futuro y no con la realidad. Pasa mucho! Es complicado no crearse películas de muchas cosas, pero lo encuentro divertido, comparar lo que se logró con lo que se imaginó, a veces, puede acercarse harto a lo que se proyectaba y eso da mucha alegría.

    • elblogdealerecargada
      16 de junio de 2014

      ¿Es normal? Qué bueno! O sea, no sé si tan bueno, pero es mejor sentirse acompañada en esto de pasarse películas.
      El ejercicio de comparar que dices es lo mejor, a veces salen muchas sorpresas.

  2. PAOLA
    16 de junio de 2014

    Ufffff yo soy igual, calcada, y también, justo en el peak de la historia inventada recuerdo la fábula de la lechera y me doy vergüenza…nada que hacer…

    • elblogdealerecargada
      16 de junio de 2014

      ¡También te acuerdas! Genial. Yo también me doy vergüenza a veces porque a estas alturas la lección ya debería estar ultra aprendida…

  3. mellafe
    16 de junio de 2014

    Pasarse películas es gratis y es lindo soñar. El problema es cuando te afecta físicamente, onda te pones nerviosa y te arruina el día tu propia cabeza. A mi me encanta soñar con qué haría si tuviera milloooones de millones de pesos, pero no me caga la onda. Además que aprendí de chica que hasta que uno no tiene la plata en la mano, es como no tenerla. Así no se sufre tanto.

    Oye, en realidad las fábulas de Esopo sí sirven. Aprendí tanto con ellas, leyéndolas de chica.

    • elblogdealerecargada
      16 de junio de 2014

      Sí, nadie niega que es lindo soñar. Yo también tengo invertido mi premio millonario de la Lotería en tantas cosas…
      Claro que sirven las fábulas de Esopo, la otra que yo uso harto en la vida es la de la liebre y la tortuga, para no ser tan apurona.

      • mellafe
        16 de junio de 2014

        La del niño que llenaba los bolsillos de canicas!!! Aunque no sé si era de Esopo, pero me llegó.

        Y mi favorita, la de la rana que aguanta la respiración. DEBO encontrar ese cuento de nuevo.

      • elblogdealerecargada
        16 de junio de 2014

        Ay, esa de la rana no la conozco, la voy a buscar!

  4. lavidaencraft
    16 de junio de 2014

    Encuentro que lo mejor es pasarse películas. El poder de la atracción es lo máximo, así que no hay que achicarse cuando esos pensamientos vengan. Bueno, siempre y cuando sean cosas realistas. Este último tiempo he aprendido a mirar el vaso medio lleno en todo, y eso incluye sueños e ideas!

    • elblogdealerecargada
      16 de junio de 2014

      El poder de atracción yo creo que funciona, pero poniendo de nuestra parte también.
      Yo también estoy en esas del vaso medio lleno y es mucho mejor vivir así.

  5. Vancuer
    16 de junio de 2014

    Si puedes imaginarlo/soñarlo, puedes hacerlo
    ese es mi bendito lema

    sueño sueño sueño. y si no hay recursos me voy adaptando… igual soy una maldeta optimista que hasta de lo peor saco buenas cosas asi que si lo que planie no sale, es porque “debía ser asi” y empiezo a verle las enseñanzas y todo…

    vivir con lo que te va cayendo de los arboles es tan fome…

    • elblogdealerecargada
      16 de junio de 2014

      Es lindo tu lema, me gustó eso de adaptarse si no hay recursos, porque es verdad que uno a veces quiere cosas imposibles o que salen, pero de otra manera y son igualmente buenas.

  6. mikimikita
    16 de junio de 2014

    Leí esa fábula cuando chica y me ha servido cuando me estoy despegando mucho del suelo, pero al igual que tú, también ya invertí el premio que me voy a ganar en el kino algún día jajjaja

    • elblogdealerecargada
      16 de junio de 2014

      ¡Eso! Me encantó la frase de despegarse mucho del suelo. Me siento interpretada.
      Oye, vi algunas fotos tuyas el otro día, qué lindos esos lugares!!!!

      • mikimikita
        16 de junio de 2014

        Síiiiiiii! quiero volver!!!

  7. Jessica
    16 de junio de 2014

    Prefiero el realismo (aunque algun@s dicen que tiendo al pesimismo), siempre es más fácil ser feliz con las cosas que no se esperan que pararse del suelo cuando las expectativas no se cumplen.
    Igual cuando recibo platas que no esperaba la termino gastando sin saber en que la invertí.

    • elblogdealerecargada
      17 de junio de 2014

      Yo no estoy de acuerdo con que realismo sea sinónimo de pesimismo, hay una diferencia.
      Pero tampoco quiero ser feliz esperando lo mínimo, me gustaría hallar un equilibrio entre los dos…

  8. Ale
    16 de junio de 2014

    A mí me pasa al revés en realidad, en temas económicos casi siempre me ando con cuidado y prefiero pecar de pesimista. No me hago idea de nada mientras no tenga en la mano la plata. Y aún así no me hago planes concretos. No significa que no sueñe, pero siempre pienso que algo puede ocurrir que eche abajo los planes y cuando me ilusiono con algo después la frustración es muy grande así que prefiero ahorrarme malos ratos.

    • elblogdealerecargada
      17 de junio de 2014

      Quiero ser un poco más como tú!
      Aunque me quedé pensando en la última frase que pusiste y últimamente no he tenido grandes frustraciones, mejor así y que se mantenga.

  9. Vi
    16 de junio de 2014

    Me encanta esa fábula, cuando chica rabiaba tanto con la pobre lechera que no mantenía la cabeza quieta, pero soy igual. No sólo pienso qué haré en el futuro próximo, sino que una cosa conduce a la otra y me invento toda una realidad alternativa. Mi sicóloga me decía que tengo la imaginación desbocada, que claro, a veces es entretenido, me imagino qué pasaría si me gano la lotería y compro esto y hago aquellos y bla bla; pero también me paso unos rollos negativos cuáticos que a veces me angustian, antes de aterrizar y cachar que NADA ha pasado aún y yo ya estoy sufriendo. Te juro, siempre antes de hacer algo en mi cabeza se desatan todos los escenarios posibles (algunos verdaderamente ridículos). Como hoy, que tenía un plan magnífico para ir a almorzar con mi interés romántico de pega ❤ pero me estresé tanto en los pormenores de mi imaginación, que mejor no jaja. Un abrazo Ale!

    • elblogdealerecargada
      17 de junio de 2014

      Yo también pasaba rabias con ella!
      Y me pasa igual que tú, me armo las medias historias en la cabeza, con ramas y entramados y luego vuelvo a la realidad que está en cero… Mientras no angustie como dices, todo bien.
      Mmmm, pero tienes que salir a almorzar con él un día! Se nota que quieres hace rato y si lo pospones te vas a quedar con la bala pasada… desde acá te mando buenas vibras para que ocurra 😉

  10. marieantoinette09
    17 de junio de 2014

    Justo hoy en mi respuesta te escribía que yo incluso me imaginaba la entrada que escribiría tras en mi supuesta visita a París… con eso y con todo lo que te he comentado alguna vez aquí, la fabula y su respectiva moraleja me vienen de perilla, jajaja.
    Yo suelo soñar despierta, pero por sobre todo, en el ítem viajes. Tengo mi pasaporte imaginario repleto con todos los lugares que alguna vez he “visitado” jajajaja.
    Sin embargo en la vida real, soy más austera y planificada. Onda me hago una lista de cosas que puedo comprar y que según yo necesito/quiero. Es la única solución que he encontrado para no malgastar dinero que no tengo de sobra, jajaja.
    Yo a veces he intentado no soñar despierta y planear “castillos sobre arena” como dirìa mi mamà, pero hacerlo me alegra taaaanto y me llena de ilusiones que creo, que lo compensa al porrazo que me doy cuando “despierto” y me enfrento a la realidad ;).
    Cariños!!

    • elblogdealerecargada
      17 de junio de 2014

      Pero yo encuentro que soñar cosas relativas a los viajes está bien, más te motiva para hacerlo algún día. No es nada malo además, no te dañas la cabeza, al contrario.
      Yo también en temas de plata soy más medida, no gasto más de lo que puedo.
      Sabes, yo creo que lo común es hacer castillos de arena, me gustaría conocer a una persona que nunca jamás los haga.

  11. makitadonoso
    18 de junio de 2014

    Es complicado no soñar, creo que los sueños están ahí para que podamos hacerlos realidad…. si sueñas vas a trabajar y hacer que se haga realidad, obvio que hay que hacer las cosas, pero ellos son el impulse para hacerlas.
    Igual no hay que dejar que nos afecten, si hay y se puede, se hace… si por x motive no se consigue el sueño, bueno, no queda más que aprender para seguir trabajando y lograrlo 😉

    • elblogdealerecargada
      18 de junio de 2014

      Yo creo que esa es la clave, soñar pero que eso no nos nuble la cabeza. Y no derrotarse si se falla, hay que seguir no más…

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 16 de junio de 2014 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: