El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Amor y odio: el gimnasio

gimnasio_altera_adn

Lo amo porque: Creo que es la mejor manera de botar la basura mental. Muchas veces me pasa que he tenido un mal día, no quiero hacer nada, voy al gimnasio y salgo con un estado de ánimo muy distinto al de cuando entré. Trato de no pensar pero como eso es imposible, la mente igual termina yéndose por partes muy raras y a veces hasta saco nuevas ideas para el blog que no tienen nada que ver con lo que estoy haciendo. Además es rica esa sensación de satisfacción que da haber vencido la flojera, cambiarse de ropa y moverse por la vida después de estar todo el día sentada frente al computador. Más que hacer máquinas me gusta ir a clases de aerobox o zumba porque se me pasan volando los 45 minutos y me entretienen esas rutinas de empezar con todo por la derecha, luego por la izquierda y repetirlo; siento que la coordinación es entrenamiento para el cerebro. Y ojo que lo dice que alguien que aún no distingue bien la derecha de la izquierda antes de pensarlo por dos o tres segundos, lo que en tiempo-orientación ES UNA ETERNIDAD.

Otra cosa que me gusta de mi gimnasio es lo diverso del público, casi todos somos gente que trabaja y va por las tardes, pero también veo a abuelos y abuelas que seguro están ahí porque el médico les recetó ejercicio y me parece muy bien que todos podamos compartir espacio.

Lo odio porque: Uno entra y te golpea el olor a deporte, después una se acostumbra, pero en verano es muy notorio. Lo que más detesto son las máquinas porque a los cinco minutos ya estoy aburrida de repetir y repetir lo mismo y el problema es que son lo que siempre está disponible. Me complica ir seguido a las clases porque no me cuadran los horarios. Escucho música en mis audífonos pero a veces los parlantes están tan altos con el reggaetón y esas mezclas raras que no sirve de nada subir el volumen, me los tengo que sacar. El otro día oí una versión-gimnasio de “Careless Whispers” de George Michael y casi me quise morir, qué sacrilegio!!!! Lo otro que no me gusta es entrar al baño y ver a las niñas sin ropa paseándose como si nada. De veras, demasiada información. Soy pudorosa en ese aspecto y creo que en un espacio común no se puede hacer lo mismo que se hace en la casa.

Esta es mi polera para el gimnasio. La compré hace como dos años en Threadless y es un Freddie Mercury dibujado a partir de la tabla periódica. Tengo que motivarme con estas pequeñas cosas para ir con ganas :-)

Esta es mi polera para el gimnasio. La compré hace como dos años en Threadless y es un Freddie Mercury dibujado a partir de la tabla periódica. Tengo que motivarme con estas pequeñas cosas para ir con más ganas 🙂

Anuncios

25 comentarios el “Amor y odio: el gimnasio

  1. mellafe
    26 de junio de 2014

    Ahhh, el piluchismo!! Yo también soy pudorosa con eso.

    No soporto el gimnasio. No puedo. Lo he intentado dos veces y no hay caso. La gente, la bulla, no me relaja. Así que mejor salgo a andar en bicicleta el fin de semana, aprovecho de hacer Zumba en la plaza (y gratis!) y eso. Igual debería hacer algo en la semana para no estar todo el día sentada, como dices, pero no sé si un gimnasio. Quizás vuelvo donde Rodrigo Díaz a Zumba. No sé. Tantas decisiones!

    • katiskat
      26 de junio de 2014

      y que pasó con eso de que te ibas a meter al Squash?¿?¿??¿?

      • mellafe
        26 de junio de 2014

        pero a clases de zumba, no a gimnasio.

    • elblogdealerecargada
      26 de junio de 2014

      Tantas opciones y decisiones, lo entiendo porque también me pasa.
      Pero igual ya tienes tus actividades al aire libre bien agendadas y quizás es un suficiente, o basta con sumar un día más de caminata, no sé.

      • mellafe
        26 de junio de 2014

        Aún no me siento mal por sedentarismo. Después de pasar tres semanas caminando TODO el día, mi cuerpo agradece el descanso. Pero hay que moverse!

        Al menos tu caminas haaaaarto. Eso es bueno.

  2. katiskat
    26 de junio de 2014

    pucha que rabia había escrito la media respuesta y no se guardo!!! decía algo así como que mi relación no es tan amor-odio es más bien satisfacción v/s pajerismo…..me encanta entrar con un animo y salir con otro, pero estos días son ideales para quedarse en cama calentita…..

    • elblogdealerecargada
      26 de junio de 2014

      Lo del ánimo es lo mejor y es verdad, en invierno cuesta muchísimo más que en verano, todo da frío, la ropa siempre está helada, arrrgggghhhh, difícil.

      • katiskat
        26 de junio de 2014

        siiiiii, es lo peor!!

  3. Vancuer
    26 de junio de 2014

    yo amo, amo amo amo amo amo amo amo amo amo mi picante gimnasio…
    jajajajaja
    el olor a ala es terrible… pero ya tengo identificados a los mas fuertes que el amor de madre y los profes ya me cachan y hago el gesto tecnico de tocarme la nariz y van a buscar desodorante ambiental… jojojo, esto de ser regalona…
    Igual me molesta el empelotamiento y acicalamiento… las duchas son pa sacarse la transpiracion, no para la ducha que uno se da en la casa, he visto minas poniendose crema en la chichi, atroz, jajajajaja… asco…

    pero lo mejor es lo mejor… jajaja, me gusta hacer maquinas porque mis profes son geniales y conversamos harto, sobre lo que quiero, la tecnica al hacer los ejercicios, he ido mejorando, teniendo mas fuerza, uy… tengo planes entretenidos, veo abdominales y se los muestro para que intentemos hacerlos… ejercicios choris, todo…

    me relaja entrenar… lo necesito con el alma… y ya es parte de mis gastos fijos, es algo a lo que no puedo renunciar, aunque claro, lo haria si hay que hacerlo, pero extrañaria mucho el enfrentarme a mi misma a diario…

    • elblogdealerecargada
      26 de junio de 2014

      Ay que me reí con tu comentario, especialmente con lo de las cremas y el olor a ala.
      Yo tengo serios problemas jaquecosos con el desodorante ambiental, así que lo que hago es “ganarme” el puesto en la máquina más cerca de la ventana.
      Te leo tan entusiasmada que me dan ganas de hacer más cosas 🙂
      A mí igual me relaja y he leído que si uno va en la tarde-noche después le cuesta más quedarse dormida. No es cierto, yo voy y en dos horas ya estoy durmiendo sin problemas.

      • Vancuer
        26 de junio de 2014

        Es genial aprender eso del gimnasio, ha sido mi proceso, enamorarme de las pequeñas metas, recordamos cuando no era capaz de hacer sentadillas sin peso porque me iba p’atras y el otro dia mediamos mi fuerza para hacer nuevas series, y logre hacer sentadillas con 78 kilos… eso me emociona, jajajaja

        igual quedo prendida asi que voy temprano… aunque me gusta dormir asi que igual podria dormir despues del entrenamiento….

      • elblogdealerecargada
        26 de junio de 2014

        Ohhhh, 78 kilos es una persona maceteada!

      • Vancuer
        26 de junio de 2014

        siii! me puse tan feliz cuando pude…. a nadie le importa, jajajaja, no es algo con lo que pudiera engrupirme a un mino… lo se, pero me encanta saber que la constancia da frutos…

        asi que me empezare a ofrecer en arriendo pa ir a conciertos a tomar personas en los hombros…

  4. Liliana
    26 de junio de 2014

    yo no voy al gimnasio porque cobran (jeje) creo que eso es lo único que odiaría de ir, tener que pagar. Ver a la gente en pelotas se me hace un poco raro pero creo que me puedo adaptar bien. Me encanta hacer ejercicio en casa, a veces salir a correr o andar en bicicleta. Aunque prefiero el ejercicio en solitario, he ido a clases con más gente y me gusta la buena vibra que deja el sudar y practicar con los demás, aparte los resultados que se obtienen con hacer ejercicio compensan la flojera que pueda tener.

    • elblogdealerecargada
      26 de junio de 2014

      Claro que cobran, pero yo voy al más barato y economico, pago muy poco, tengo suerte en ese sentido.
      Yo no puedo hacer ejercicio en mi casa, he tratado y me distraigo en tres minutos o menos, qué bien que a ti sí te funcione.
      Eso! Deja buena vibra hacer cosas con más gente, aunque a veces solo nos saludamos, igual compartimos algo positivo y eso es lindo.

  5. Jessica
    26 de junio de 2014

    Me encanta moverme, pero tengo que vencerme a mi misma para mantener una rutina. De hecho tuve algunos problemas y tuve que dejar de ir a clases de afro danza 😦
    En cuanto a los gimnasios, mmm, en realidad prefiero esos que tienen las salas más separadas, no me motivan mucho las máquinas por lo que todo lo que sea movimiento/estático me da lata. Prefiero las coreografías, me entretienen más, y no alcanzo a desconcentrarme como con otros ejercicios. El pilates por ejemplo es buenísimo, pero me da sueño y/o pienso demasiado entre abdominales.

    • elblogdealerecargada
      26 de junio de 2014

      Nunca he visto en vivo la afro danza, debe ser entretenido.
      Son mejores la coreografías. El año pasado yo intenté con Pilates, pero lo encontré lento y me distraía mucho.

  6. marieantoinette09
    27 de junio de 2014

    Hasta como los 18, iba al gimnasio. Y odiaba muchas cosas parecidas a las tuyas, sobre todo en lo referente a la música.
    Se que difiero con la opinión de la mayoría, pero personalmente a mi no me molesta el piluchismo jajajaja. Lo encuentro de una libertad absoluta. Igual hay gente que le molesta y obvio que uno tiene que respetar el espacio visual del otro.
    Recuerdo eso sí, lo que más me gustaba eran las clases de baile entretenido. Llegaba feliz! Aunque ahí si que la música dejaba haaarto que desear, jajajaja xD.
    Acabo de hacer mi primera comprar por internet (te lo comento, porque siempre te decía que algún día lo haría, fue con una tienda chilena, para empezar) así que tieeembla tarjeta xD. Quizás algún día, encuentre cosas tan lindas como tu polera.
    Cariños!

    • elblogdealerecargada
      27 de junio de 2014

      Sí, ese es el tema, el dicho ese de que tu libertad acaba cuando empieza la del otro!
      La música de los gimnasios es terrible la mayoría de las veces, hay algunas cosas que salvan.
      ¿Qué te compraste?????? Quiero saber!

      • marieantoinette09
        27 de junio de 2014

        Me compre el libro adolescente de moda. Es que en la revista Ya, esta semana la hermana de la chica que inspiró el libro daba su testimonio y mis ganas de leerlo y ver la película se elevaron a mil. Y justo en “busca libre” ayer estaba con descuento. Fue una señal, jajaja. Debería llegar entre lunes y miércoles. Ojala resulte. 😉
        Que tengas lindo fin de semana!

  7. elblogdealerecargada
    27 de junio de 2014

    Ahhhhhh, ojalá te guste! A mí me gustó mucho.

  8. Ale
    27 de junio de 2014

    Completamente de acuerdo con tu amor y odio. También me choca el tema del piluchismo, no me gusta, ni me siento cómoda porque yo también soy medio pudorosa. Entiendo que para los hombres es diferente porque de chicos tienen que compartir baños y camarines donde hay poco con qué taparse y se acostumbrarán seguro, pero con las niñas es diferente así que de repente ir al gym y que todas se paseen en cueros es un poco fuerte al principio y yo nunca lo hice…
    Olores desagradables nunca sentí. Será que todos los que iban al gimnasio que yo frecuentaba eran inodoros? jajaja. O a lo mejor yo soy más tolerante al respecto.
    🙂

    • elblogdealerecargada
      27 de junio de 2014

      Eso me pasa, que no me siento cómoda, tú entiendes.
      Sí, a los hombres les da lo mismo porque siempre lo hicieron así.
      A lo mejor el gimnasio al que tú fuiste era menos encerrado que el mío también…

  9. Abeja Costurera
    29 de junio de 2014

    Esta semana empezaré a hacer yoga para embarazadas, pero en casa, con unos vídeos que bajé… espero me resulte jajaja, aunque probablemente mis gatos estarán tonteando a mi alrededor.
    Supongo que después que nazca la guagua tendré que empezar a ir… claro que buscaré uno barato, no me interesa gastar un dineral en item “gimnasio”.

    Saludos!!

    • elblogdealerecargada
      30 de junio de 2014

      Yo creo que te va a resultar si tienes el tiempo y la disposición.
      Ah, los gatos. He visto en Youtube videos de gatos encima de sus amos en algunas posiciones.
      No, no gastes mucho. Yo voy al Pacific Fitness y pago $12 mil mensual.

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 26 de junio de 2014 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: