El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

10 preguntas para hacernos cuando compramos ropa

spring_clothes_by_kimchi

Fuente: kimchi.deviantart.com

Leí este artículo en internet y me encantó, deberíamos repasarlo siempre antes de comprar algo. Dejo acá los diez principios junto con mis comentarios.

1.- En primer lugar, ¿Por qué estoy aquí?

¿De verdad necesito comprar ropa o estoy mirando vitrinas sólo para pasar el rato? A veces una entra a las tiendas porque está triste o aburrida y no porque en realidad deba necesite algo, entonces buscamos la vía fácil para levantar el ánimo y luego -cuando llega la cordura- la deuda ya existe.

2.- ¿Tengo algo parecido a esto?

Cada persona tiene su estilo y nociones de lo que le gusta y lo que no. Una de las razones principales para querer algo es porque ya compramos ese modelo o color y sabemos que nos favorece y nos queda bien, pero ¿qué pasa si ya acumulamos 10, 15 o 20 cosas iguales? Ojo ahí, sobre todo si se trata de algo caro.

3.- ¿Voy a necesitar algo que combine con esto?

Porque claro, podemos ver el pantalón con el estampado más bonito del mundo, pero si no tenemos nada que combine habrá que sumar un extra y así, doble gasto.

4.- ¿Me queda bien? 

Esto pasa sobre todo cuando la ropa es barata, quedan pocas tallas y justo se acabó la nuestra. Ahí aumenta la tentación de comprarla igual porque “obvio que podemos adelgazar”, pero no, eso no suele pasar. Si después de preguntar a la vendedora nos dice que no queda en nuestra talla, lo que hay que hacer es dar la vuelta y salir de la tienda. Punto. Me gustó este pensamiento: “Uno se compra ropa para la vida y el cuerpo que tiene ahora”.

5.- ¿Voy a ser capaz de usar esto más de una vez?

Comprarse algo a la rápida sirve para salir del paso, pero no somos millonarias como para usar las cosas una vez y luego desecharlas. Si se trata de un vestido para los matrimonios, antes de comprar lo mejor es preguntar con las amigas a ver si funciona la cadena de préstamos.

6.- ¿Lo quiero sólo porque está en oferta?

La ropa de retail suele ser barata y cuando está en liquidación es difícil sacarse de la cabeza la idea de que es una ganga y hay que aprovechar. Y se puede, siempre que sea algo necesario o que hace tiempo queríamos. Si sólo nos hace ojitos por el precio, pero en realidad ese color no nos queda bien o no sabemos con qué combinarlo después, mejor pasar. Esto me recordó a una tienda de ropa usada que queda cerca de mi casa y se llama “Ahorra o nunca”, jajajaja.

7.- ¿Va a durar esta tendencia?

Por algo se llama fast fashion en inglés. Ya sabemos que lo que está de moda no necesariamente le va a quedar bien a todas las mujeres del mundo, o a lo mejor sí al principio, pero luego de seis meses no vamos a querer ver los estampados floreados o las faldas asimétricas ni en pintura. La única excepción es cuando se pone de moda algo que a una siempre le ha gustado, ahí sí se puede comprar sin culpas porque se trata más del estilo personal que de un capricho del momento.

8.- ¿Puedo pagar esto?

Punto no menor. Barato no es sinónimo de gratis y sumando varias cosas el monto final puede doler. Pagar interés por cosas chicas no vale la pena y terminan siendo más caras, así que mejor preferir el efectivo y ceñirse a lo que queda de presupuesto.

9.- ¿Realmente me gusta esto o sólo estoy pagando por el nombre?

Sí, el color es bonito y la marca es buena, ¿pero de verdad me gusta? Además, comprar ropa de diseñador en el retail igual implica que la calidad no sea muy buena, porque fabrican en masa y quieren abaratar costos. Si de verdad uno quiere algo de marca ¿Por qué mejor no ahorrar?

10.- ¿De verdad me voy a arrepentir después si no compro esto?

Ahhh, el viejo truco de “Ahora o nunca”. Yo creo que esto es personal: si realmente queremos algo y sabemos que no nos vamos a arrenpentir de usarlo, obvio que hay que comprarlo. O sea, si el arrepentimiento de no comprarlo es mayor al de pagar por él, hay que llevárselo. Acá algo un alcance especial con la ropa usada, porque si dudamos, perdimos. Por lo general tienen una copia de cada cosa y lo más probable es que si volvemos la semana que viene ya no esté eso que nos había encantado en la visita anterior.

Anuncios

25 comentarios el “10 preguntas para hacernos cuando compramos ropa

  1. Vancuer
    20 de octubre de 2014

    Hay re pocas veces en las cuales puedo decir “me ire a comprar un jeans” e ir por eso… como que la mayoria de mis compras son accidentales o circunstanciales…

    Igual ahora que me ire de vacaciones cache que no tengo casi nada de ropa de verano, y donde voy es VERANO, jajaja, asi que el viernes pase a ver poleritas y cosas mas frescas…

    solo pienso si me veré bien… y si es de un precio adecuado.. aunque soy re mala pa comprarme ropa en verdad, me cansa ir al probador…

    • Vancuer
      20 de octubre de 2014

      *unos jeans

      • elblogdealerecargada
        20 de octubre de 2014

        Primero que todo… ¡Qué rico que te vas de vacaciones! Espero que resulte todo muy bien!
        Bueno, acá también será pronto verano, así que la ropa que compres la vas a poder usar a la vuelta también.
        El probador es lo peor, estrecho y con espejos que mienten para bien o para mal, pésimo.

      • Vancuer
        20 de octubre de 2014

        siii,.gracias…. necesto una pausa… asi que espero con ansias el viernes =)

        los prbadores son terribles, solo me pruebo pantalones, las poleras prefiero hacerlo en la casa no mas… al ojo cacho si me quedaran bien, jajajjaa

    • nijb84
      20 de octubre de 2014

      Me pasa igual que a ti!!! Por lo general me carga tener que ir a una tienda a buscar ropa, así que cuando ando con ánimos de vitrinear aprovecho de probarme ropa y si encuentro alguna prenda que me guste, me quede bien y esté en mi presupuesto lo compro, otras veces cuando es algo que me gusta y me serviría, pero no es indispensable espero que lleguen las ofertas, si aún está lo compro más barato y soy feliz y si ya no queda no importa

      • elblogdealerecargada
        20 de octubre de 2014

        Claro, es lo mejor eso de las ofertas para las cosas no imprescindibles. La sensación de pagar por algo mucho menos que el precio original es insuperable!

      • Vancuer
        20 de octubre de 2014

        esoooo, que lata debe ser tener la presion de “deber comprarse ropa”, yo dejo al destino ponerme las prendas en mi camino, jajajaja

        ademas si voy a “buscar esa prenda especifica” tipico que termino frustrada porque nada es lo que tenía en mente… asi que en cuestion de ropas, dejo fluirrrrr, jajajaja

      • nijb84
        20 de octubre de 2014

        Exactamente!! =)

  2. Megara
    20 de octubre de 2014

    Ufff que buenaa. Cuando me compro ropa siempre, siempre me hago esas preguntas (o la mayoría de ellas) y al responderlas voy viendo si me compro o no esa prenda, lo primordial es que me quede bien, porque varias veces he comprado cosas que al final termino diciendo “en realidad no me quedaba tan bien” y me las compro solo porque eran muy baratas y así es como acumulaba poleras en mi cajón que jamás las había usado. Ahora me dedico a responder cada una de esas preguntas y dependiendo de eso me lo compro.

    • elblogdealerecargada
      20 de octubre de 2014

      Lo vital es que algo quede bien creo, si no para qué.
      Ah, yo también soy buena para comprar poleras, es lo que más me gusta. En mi defensa puedo decir que las uso todas!

  3. Vi
    20 de octubre de 2014

    Son unos buenos consejos, sería bueno tratar de aplicar un par. A mí me pasa que tengo una talla complicada, antes como era más impulsiva, legaba y compraba y me decía ‘después le hago pinzas, mando a achicar, bla bla’ hasta que me dio la ira con tener que siempre hacer ese esfuerzo extra. Ahora soy más controlada, no mucho más jaja pero si no hay de mi talla me resigno y me voy y no busco alternativas. Lo de ropa repetida me pasa mucho, igual yo creo que es que ya tengo un estilo propio consistente jaja pero tengo una serie de vestidos muy parecidos entre ellos, aunque de distintos colores y telas. Justamente este finde empecé a organizar mi ropa más de verano y descubrí que tengo 20 vestidos. Para mí igual es harto, aunque como son mi prenda favorita, siempre voy agregando alguno nuevo, ya sea para el día a día o para salir de parranda. Por el lado contrario, tengo muy pocas poleras y siempre ando sufriendo porque no tengo nada que ponerme, así que este verano trataré de concentrarme en esa prenda.
    Saludos Ale, que empiece bien tu semana! Por cierto, me encantó la imagen. Cuando chica amaba esas muñequitas con su ropa de papel ❤

    • elblogdealerecargada
      20 de octubre de 2014

      Mira, yo soy un poco como tú porque tengo la ventaja de que mi mamá cose y sabe hacer bastas y todas esas cosas, antes abusaba más de sus favores, pero ahora menos. O quizás caché lo que me queda bien y me controlo como dices.
      Si tienes vestidos parecidos es que ya identificaste tu estilo, totalmente. 20 es harto, pero nada terrible!
      A mí también me gustó la foto porque recordé esas muñecas de papel, me encantaba cambiarles ropa!

  4. andrealarrabe
    20 de octubre de 2014

    Qué linda la imagen que elegiste para ilustrar el post! Me trajo muchos recuerdos de cuando jugaba con las muñecas de papel 🙂 Muy buenos y ciertos los tips. Yo tengo una regla de oro en mi cabeza que aplico antes de comprar cualquier prenda: armar por lo menos tres looks distintos con cosas que ya tengo en mi clóset (no que falte comprar!!). Me ha funcionado muy bien, porque me encanta la ropa versátil y me estresa la que solo puedo ocupar de una forma, jeje. un abrazo, Ale!

    • elblogdealerecargada
      20 de octubre de 2014

      Síiii, estoy que imprimo la imagen para alguna libreta o cuaderno.
      Me gustó tu regla de oro, debería aplicarla. Yo hago eso de mezclar más con los accesorios que con la ropa misma, pero igual tengo algunas básicos estables.
      Abrazo y buena semana!

  5. makitadonoso
    20 de octubre de 2014

    Cuando chica sacaba de una revista vestidos para barbies así como lo que muestra en la imagen, tenía montones de vestidos en un sobre, los sacaba para mirarlos porque habían de muchos tipos y luego los volvía a guardar… solo recuerdo que al final los lleve al colegio y de ahí nunca supe de ellos 😦

    Si que hay que tener reglas para ir a comprar sino nos volveríamos locas, bueno en realidad no tanto pero igual. No soy buena para comprar, soy floja, me da lata ir a probarme ropa así que cuando ando mirando y pillo algo que me encanta a veces lo compro pero debe gustarme demasiado, no costar tanto y debe combinar con prendas que tenga en la casa 😛

    • elblogdealerecargada
      21 de octubre de 2014

      Ohhh, típico eso de llevar las cosas al colegio y se perdían. No sé si era una la desordenada o distraída o había niñitas que se “apropiaban”.
      Yo sí creo que hay que tener ciertas reglas, la primera es ceñirse al presupuesto, jaja. Tengo los mismos parámetros que tú en todo caso, especialmente eso de “no costar tanto”.

      • makitadonoso
        21 de octubre de 2014

        No me compraría una polera que costará más de 20mil, debería ser demasiado perfecta y combinar con todo… aunque creo que ni eso xD

      • elblogdealerecargada
        21 de octubre de 2014

        Claro, ni eso…

  6. marieantoinette09
    20 de octubre de 2014

    A mi antes me cargaba comprarme ropa, a tal punto que mi mamá me obligaba cada cierto tiempo a ir al mall a comprar algo… ahora todo es taaan distinto, jajaja.
    Desde que pase por períodos/días muy tristes, como que ir a comprar ropa, me da esa felicidad momentánea, que dura menos que un candy… pero bueh, es lo que hay, jajaja.
    Me pasa que se me ponen ideas fijas de prendas en la cabeza y lo bueno, es que casi siempre encuentro lo que ando buscando. Y si tengo muy mala pata, justo aparece cuando estoy super justa en el presupuesto del mes.
    Con mi propio dinero, nunca he comprado en crédito una prenda, porque lo que suelo comprar tampoco es taaaan caro. El otro día me compré una blusita a 13 mil, y creo que es lo más caro que he comprado en ropa.
    Yo soy más de comprar ropa pensando en el accesorio de turno, como las carteras, collares, aros y pulseras que con la otra ropa que tengo. Y en verdad, varias veces he comprado una prenda, para “verme en la obligación” de comprar un chiche bonito que le combine. La semana pasada por ejemplo, compré todo anaranjado: partí con una pulsera, después un tapada y después un tote.
    Y soy super adicta/tentada con las ofertas, en verdad ese es mi mayor problema para ahorrar. Me siento tan feliz cuando pago menos del 50 % de lo que costaba inicialmente una prenda.
    Ah eso sí, si veo una prenda que me gusta muuucho, pero se que por dinero no puedo comprar, la dejo y hago como que la olvido.
    Y las tendencias, jajajajaja… me acuerdo cuando muchas mujeres andaba vestidas de gitana o de militares. De ahí, me prometí que trataría de no caer en la tonterita.
    La imagen, bellisima!
    Abrazos!!

    • elblogdealerecargada
      21 de octubre de 2014

      Si alguien no te conociera, no creería eso de que te obligaban a ir al mall, deben haber circunstancias especiales…
      Qué suerte que casi siempre encuentres lo que andas buscando, a mí a veces me resulta, no siempre.
      Comprar ropa a crédito no!!!! Eso me parece tan sin sentido, si ya tenemos lo básico para vestirnos, para el resto se puede ahorrar.
      Tenemos en común eso de los accesorios, son mi debilidad!!!! Una pulsera nueva me alegra la vida, jajajaja.
      Me acuerdo de la moda gitana, los militares, los colores fluor, últimamente los estampados florales… uf, demasiado. Por suerte nunca he sucumbido.
      Cariños Aída, y espero las fotos de tus pulseras!

  7. Ale
    21 de octubre de 2014

    Soy otra a la que le encantan esas figuras de papel para cambiarles vestidos de papel también jajaja, era algo que me hacía tan feliz de chica que hasta yo misma me dibujaba monas y les hacia vestidos y los cortaba y me gusta tanto todavia que como salía una figura de esas con la cara de Steve Job en la revista In de Lan del mes pasado, me llevé la revista sólo para guardar esa hoja con la intención de cortar los dibujos… También tenían una cara de Mark Zuckerberg jajaja. El artículo hablaba sobre la moda relajada de los normcore como ellos y el adiós a los hipster.
    Bueno y en realción al tema me pasa que aprovecho las ofertas en general si algo me gusta, pero trato de seguir esas reglas que nombras porque sino con los años se acumula mucho cachureo. Me pasa que cuando busco algo nunca encuentro lo que originalmente pensé, es que las tendencias generalmente no van conmigo 😦

    • elblogdealerecargada
      21 de octubre de 2014

      Jajajaja, se nota que te gusta harto el tema de las figuras de papel. No eres la única, recuerdo haber visto en Book Depository libros con la cara de Ryan Gosling y otros más.
      Ese es el tema que hay que evitar, mucho cachureo. Yo tengo pendiente regalar lo que no usé este invierno.
      También me pasa que no siempre encuentro lo que originalmente buscaba…

  8. mikimikita
    23 de octubre de 2014

    También tuve de esas muñequitas de papel, que hermosas!!
    Tengo una regla más para agregar a las que mencionas, siempre me pregunto ¿Cómo va a salir esto de la lavadora? si es de dudosa calidad o muy frágil (independiente del precio) no lo compro, porque sería botar la plata. Tampoco compro ropa cara, si esperas la oferta bajan más del 50%
    Ahora con los jeans es otra cosa, no sé si mi cuerpo es el raro, o los modelos que usan para hacerlos son los raros, pero ninguno me queda bien, así es que cuando encuentro uno que es perfecto (con el dolor de bolsillo que implica) lo compro, porque esos sí que duran harto.

    • elblogdealerecargada
      23 de octubre de 2014

      Me gustó tu regla. Yo me fijo especialmente en las telas de calidad dudosa porque destiñen y te echan a perder el resto de la ropa, eso es fatal!
      Me gustan los jeans negros y todos los que tengo son de la ropa usada, tengo suerte parece en ese ítem. Me acordé de “The sisterhood of travelling pants” y esa idea imposible de que un mismo pantalón le quede bien a cuatro amigas con distintas contexturas, jajajaja.

      • mikimikita
        23 de octubre de 2014

        Me acuerdo que tenían prohibido doblarle la basta hacia afuera jajjajajja Me gustaba harto esa película 😀

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 20 de octubre de 2014 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: