El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Hablemos de bullying

keep-calm-and-say-no-to-bullyingTan manoseado que está el término hoy en día… voy a contar mi experiencia y luego conversamos 🙂

Cuando yo tenía 8 años y medio mi mamá me cambió de colegio. Dejé la escuela  mixta donde estuve hasta tercero básico y me inscribieron en uno de monjas que quedaba lejos de mi casa y por ende, necesitaría furgón para devolverme. Además tendría jornada de tarde y como en invierno oscurecería más temprano, era más seguro volver en auto.

Me inscribieron en el furgón de la tía Inés y como en ese tiempo yo era muy tímida, me sentaba al fondo y aprovechaba de leer. Era minoría, porque todas las niñas iban gritando y haciendo escándalo. Había una que se llamaba Paz Guerra (sí, así tal cual) y tengo su cara grabada: trenzas tirantes, lentes cuadrados (igual que los hipster de ahora) y pelo castaño oscuro. Yo no la pescaba, pero al parecer me crucé entre sus dos cejas, porque desde que llegué empezó a pegarme coscachos, en promedio uno al día.

Convengamos en que yo era pava-lesa a niveles extremos, porque me dejé estar durante meses. No era nada doloroso ni terrible, pero sí molesto. No recuerdo haberme preguntado por qué lo hacía, por qué sólo a mí. Tampoco la acusé a nadie, pero un buen día me harté y le dije: “¿Por qué me pegas si yo nunca te pego? No me importas”. Me acuerdo muy bien del “no me importas”, porque le cambió la cara con esa frase y después nunca más se acercó.

Yo sé que no todos los casos son así y hay niños que pueden reaccionar peor, atacando aún más. No sé, pero lo que yo tengo claro es que ni una sola vez le dije a mi mamá que hablara con la tía para que la retaran, sentía que era algo con lo que yo tenía que lidiar y por suerte así fue. Tampoco sé si lo que hice estuvo bien, a lo mejor sí debí hablarlo con un adulto.

Los casos de ahora son mucho más extremos que un simple coscacho, obvio que sí. Pero no sé si sea de gran ayuda para los niños que los papás entren en el juego y resuelvan el problema, porque a fin de cuentas son otros los que se hacen cargo del problema y a veces, esa idea llega hasta la vida adulta. A mí no me gusta la dependencia y creo que uno tiene que asumir, pero también reconozco que hay casos extremos que un niño solo no puede detener.

No sé, no tengo una opinión absoluta en este tema, debatámoslo!

Anuncios

37 comentarios el “Hablemos de bullying

  1. Vancuer
    6 de noviembre de 2014

    este es un tema que me pregunto, siempre he sido piola/wena onda, muy en mi volá, onda era de las que podia estar leyendo todos los recreos hasta que dejaba de tener algo interesante entre mis manos, podia despues ir a jugar con hombres o con mujeres, como que no me costaba … igual me miolestaban algunos, como a todos, pero nada terrible, y no se, como no pase por esa angustia creo que no imagino que a mi porota le puedan hacer algo asi. sin embnargo en el jardin habia un niño, hay, que es terrible shorizo, y rudo, entonces como wena mamá lo que hice fue amenazar al cabro, jajaja no, empece a saludarlo no mas, “hola, como estas?”, .. y ahora el se acerca a saludarme y a saludar a porota, no son amigos pero no le pega, y no hubo que amenazar ni poner cara fea…
    se que pudo ser suerte pero lei una mina en fbk que hizo algo parecido, pero le llevo un regalito al niño que coscacheaba a su hija y aunque tampoco se hicieron amigos, el nunca mas le pegó… cosas raras….

    • elblogdealerecargada
      6 de noviembre de 2014

      Me gusta tu táctica con el niño del jardín. Eres simpática, pero le dejas claro que sabes quién es y lo tienes identificado en caso de cualquier cosa. Es buena estrategia!
      A lo mejor el niño reaccionó con el regalo porque necesitaba atención, o incluso un gesto amable. Muchas de estas cosas nacen luego de cosas tristes, la lata es que esa pena la enfocan tan mal dañando a otros.

      • Vancuer
        6 de noviembre de 2014

        EXACTO, ese niño chico, el bruno, siempre me habla de sus papas, que el papa trabaja en los aviones, capaz que puro quiera atención, de hecho cuando salgo del jardin me despido d emi hija desde la ventana y le hago gracias y cositas pa que me tire besos, y el tambien se despide terrible embalao… quiza es solo falta de atencion

        creo igual que hacer esas cosas es energia o dolores mal enfocados… aunque claro, si webean mucho a mi hija creo que las ganas de aforrarle un coscacho al cabro o cabra no creo que se hagan esperar, ojala reaccione bien, aunque mejor, ojala que nunca la molesten =)

      • elblogdealerecargada
        6 de noviembre de 2014

        “Mejor no te metas con mi hija”, eso tienes escrito en la frente 🙂

      • Vancuer
        6 de noviembre de 2014

        me acuerdo del efecto mariposa, cuando al final el mino le dice a la mina que no se le acerque … jajajaja, asi bromeo que le dire al que moleste a mi hija, jajajaja

    • PAOLA
      6 de noviembre de 2014

      Seca! Yo me hubiera ido altiro a los amenazas con el cabro shorito jajajaja

      • Vancuer
        6 de noviembre de 2014

        es que me gustan los cabros chicos maldaosos, me dan ganas de acurrucarlos.. entonces parto con empatía … no se si sera lo mismo pa alguien que moleste y moleste, demas le doy un paipazo, pero este cabro es rico

  2. PAOLA
    6 de noviembre de 2014

    Yo estudié en un colegio donde hasta octavo básico fuimos todos felices y en primero medio tuvieron la estúpida idea de mezclar los cursos…quedó la escoba, en mi nuevo curso el bullying fue siempre heavy, pero heavy de verdad…ahora pensándolo bien quizás hubiera sido tan sencillo como dar una respuesta como la tuya: “no me importas”…después de adulta, me di cuenta que el par que hacia bullying era sólo un par de pobres y tristes que en su casa nadie los pescaba, los padres andaban muy ocupados sólo generando mucho dinero y nada más…yo trato de inculcarle a mi hija que debe contarme si ocurren estas cosas, yo creo que me metería, si alguien se pone camote con uno de mis hijos, me da lo mismo quedar como la madre metiches pero a veces estos seres sólo necesitan una buena parada de carro que en sí casa jamás han tenido porque repito, nadie los pesca…quedó súper enredado u no llegué a ninguna conclusión jajaja

    • elblogdealerecargada
      6 de noviembre de 2014

      No sé si hubiera funcionado esa respuesta con niños más grandes de primero medio….
      Qué bueno que le tengas inculcado eso a tu hija, si llega a pasar mejor que la ayudes y lo sepas. No quedó enredado y se entiende, es verdad, el bullying no viene de niños malos en sí, es que les ha tocado vivir cosas tristes como que no los pesquen y nadie los ayuda antes de que lo canalicen maltratando a otros. Ahora ese desapego se da mucho más que antes, por eso mismo creo que el bullying es más notorio y más extremo.

  3. natalia h
    6 de noviembre de 2014

    Wow, qué seca. La desarmaste con el No me importas. y qué bueno que pescó y no te siguió molestando. Cabra pesá.

    Yo no sé qué opino al respecto. Estoy como en el medio. Por una parte, me cuesta pensar en el bullying como lo describen ahora porque es muy diferente a cuando yo era chica. Antes era molestia, cosas de cabros chicos, pero ahora es heavy metal rock la violencia, lo hiriente, a veces ni puedo creerlo. Entonces no sé cómo reaccionaría ante el tema si estuviese en el colegio. Se entiende?

    Además, estuve en los dos lados. Por una parte, recuerdo clarito haber sido parte del club tipo Mean Girls en el liceo y molestar a al menos dos niñas por cosas físicas. No me enorgullezco para nada y aunque no fui yo la que empezó ni la protagonista, sí estuve ahí y no lo detuve. Tengo la misma culpa que las demás, fui parte del número. Ni siquiera conocía a esas niñas, no sé cómo se llaman, sé que iban en mi colegio y que cada vez que las veíamos, algo le gritábamos. Y por tonteras! Jamás en la vida haría algo así ahora, NUNCA. Y hasta reto a la gente que trata de “cholo”, “gordo”, “chico” a gente que no conocen. LO ODIO. Uff. Creo que significa que aprendí mi lección. Creo.

    Por otra parte, bullying de parte de la familia porque en mi familia son así, de molestarse, de sacarse en cara, de decir pesadeses porque sí y así crecí así que estoy acostumbrada (ahora) a que me digan de todo. Claro, cuando chica lo pasé mal y como que escondía todo lo que era yo porque me iban a molestar. No hablaba de lo que me gustaba, de lo que hacía, existía no más. Y eso le hace re-mal al alma. Pero me liberé hace aaaños y ahora soy feliz, tralalá.

    Sorry por el comentario largo pero como que pensé mientras escribía y aproveché de desahogarme. En mi blog me lee la familia, jaja, y según ellos todo es normal, yo tengo mala memoria, ETCETERA. Ya, me callo. 😀

    • elblogdealerecargada
      6 de noviembre de 2014

      Creo que más que seca tuve suerte porque esa frase funcionó, no sé si en los tiempos actuales funcionaría.
      Claro, ahora es más extremo y creo que hay muchos casos donde se necesita que un adulto intervenga, son terribles a veces.
      Debe haber muchos casos como el tuyo, niñas que molestaron sin saber por qué y ahora lo entienden y jamás lo repetirían.
      Ay, a mí también me pasa eso de desahogarme y contar cosas en otros blogs porque acá igual pasa gente cercana y familia pues, así que no te disculpes por el comentario largo, al contrario! Tu familia me recuerda a la de una amiga, también ella me contaba que se dicen de todo en la mesa y se supone que “no hay dolor” porque están en confianza, pero a veces las palabras llegan hondo, sobre todo cuando una anda sensible por otros temas… todo suma. El lado bueno es que son honestos y directos, sin dobleces. Qué bueno que te liberaste 🙂

      • natalia h
        7 de noviembre de 2014

        Me acordé de algo con eso de dejar que el adulto intervenga. Yo no sé si a los papás se les enseña en los colegios ahora cómo lidiar con el bullying. Tengo una amiga, mayor que nosotras, que en el colegio sufrió bullying. Los compañeros le sacaban los cuadernos y se los hacían tira, ese tipo de violencia. La respuesta de sus papás fue sacarla del colegio, nada más. Y aunque ella tiene una personalidad hiper fuerte, por dentro es un pollito. No sé si porque no sabe defenderse, pero tiene eso de que el mundo está en su contra. Siempre me llamó la atención porque cuando la ves dices wow, tremenda personalidad, pero no. Pollito. Quizás todo sería diferente si le hubieran enseñado a defenderse, no necesariamente con violencia, pero a levantarse y no sé.

        De eso me acordé.

        (jaja, en mi familia no es que no haya dolor, no hay filtro!! Yo por lo menos conozco mi límite y sé que si digo ciertas cosas la conversación termina en pelea, así que no las digo y así soy feliz. La autocensura funciona a veces).

      • elblogdealerecargada
        7 de noviembre de 2014

        Claro, ese era mi punto. Si se mete un adulto y se resuelve el problema, al final el niño no hizo nada y hay casos como el de tu amiga, que se llevan eso hasta la vida adulta y en el fondo no saben cómo enfrentar las cosas. Como la describes me recordó eso de “perro que ladra no muerde”.
        Ay sí, la autocensura tiene a veces mucho que ver con el sentido común, hay cosas que conviene callar en ciertos contextos 🙂

      • natalia h
        7 de noviembre de 2014

        Eso de perro que ladra no muerde es TAN cierto. No sé a quién se le ocurrió pero diosmío. verdad, verdad, verdad. (Y lo digo también literalmente, porque el perro que me mordió ni ladraba. imbécil Jajaja).

  4. Megara
    6 de noviembre de 2014

    Siempre pasa que las niñitas buscan a gente lesa-pava para aprovecharse de ellas, a mi también me pasó y yo era RE lesa-pava. Recuerdo que el tipo de bulliyng que me hacían en quinto básico no era de coscachos, si no que se burlaron de mi dos gemelas (uy que odiaba a esas gemelas). Nunca supe muy bien como era el tema y porque me eligieron a mi, solo se que un amigo de ellas comenzó a acercarse a mi y me decia que yo le gustaba, yo como tonta lesa pava caía rendida a el, aunque igual tenía mi caracter con los hombres (no con las mujeres) ellas me encerraban en el baño diciendome que acaso como yo iba a creer que el andaría atrás mio que era de ellas y bla bla bla. Recuerdo que en los recreos me encerraban en circulo con muchas otras de sus compañeras de octavo año y yo al medio casi a punto de llorar. Nunca le dije nada a mi madre, siempre me las vi por mi misma, con el tiempo las tontas se querían hacer mi amiga (nunca entnedí ese cambio) y yo como tonta las perdoné.
    Recuerdo que fue una situación súper angustiante yo sola frente a muchas niñas grandotas diciendome que era fea, que no vaía nada y amenazandome con pegarme.
    Fue una situación que me traumo un poco, pero de a poco eso hizo que tomara más personalidad y ahora tengo una personalidad ultra fuerte y no me dejo pasar a llevar por nadie, no soy mala onda ni pesada pero soy super justiciera.
    Creo que me ayudo mucho eso. Recuerdo haber sufrido mucho por mi primo menor que estaba en mi colegio ya que quería defenderlo frente a situaciones me imagino una mamá.
    Es un súper buen tema y que también me da miedo cuando el bullying pasa a casos extremos como niñas que se han suicidado por ello.

    • elblogdealerecargada
      6 de noviembre de 2014

      Claro, es como si una tuviera pegado en la frente la frae “soy pava y lesa”.
      Igual fome 2 contra 1, más encima encerrarte en el baño, qué violentas. La escena que cuentas de la encerrona me la imagino y es terrible…
      Yo creo que afrontar las cosas una sola sirve a futuro tal como dices, pero en casos extremos sí necesitas ayuda… por eso mi disyuntiva.

  5. La Pelu
    6 de noviembre de 2014

    Uy el bulling…..es de siempre. yo también lo viví y también era pava lesa…y sentía que era parte del ir al colegio eso de que hayan pendejos que te molestaran, te pusieran sobrenombres y cosas así….me acuerdo que me pusieron (un grupo de compañeros que lo formaban: un repitente muy penoso, una niña muy gorda y temida por sus reacciones violentas, y otros que no recuerdo) Splinter (el ratón de las tortugas ninjas) y me hacian sentir horrenda por lo demás…de ahí nunca me creí linda jajajajajaj, además porque nunca fui la linda del curso ni nada, era como la perna y la fea….. así que a ellos les debo mi baja autoestima!! un buuuu enorme para ellos!…..pero tampoco lo dije a nadie adulto, me lo comí….y crecí con eso no más…
    hace poco mi papá se detuvo pensativo y me pregunto si yo había sufrido bulling en el cole….le dije, obvio, quien no? y le bajé el perfil porque me preguntó como sintiendose culpable de no haberlo hecho cuando estaba en el colegio jajajaja…

    en fin, el tema es tema creo yo, un bulling puede causar estragos en niños. no por nada hay noticias de niños que se llegan a suicidar, es un tema para conversarlo en fasmilia

    • elblogdealerecargada
      6 de noviembre de 2014

      Es que antes no se hablaba de bullying en ninguna parte, entonces lo que pasaba en el colegio se quedaba en el colegio y una no andaba contando esas cosas. Espero que los niños de ahora estén más alertas.
      Sí sé quién es Splinter y si te decían así, asumían implícitamente que eras la más inteligente pues.
      Ojalá que no te afecte ahora, en serio. Nadie debería decirle cosas feas a otra persona gratuitamente.
      ¿Le hubieras contado a tu papá si te hubiera hecho la misma pregunta estando tú en el colegio y pasándolo mal? Yo no sé, hay niños que tienen todo el apoyo y por miedo igual se quedan callados.

      • La Pelu
        6 de noviembre de 2014

        la verdad no se si le diria porque me avergonzaba mucho el tema. No se si orgullo no se bien, pero crecí sintiendome fea jajajajjaja es heavy lo que hacen las palabras, por eso es tema importante de conversar….como enseñar que tomen las cosas de quien viene, es más limitadito el que hace bulling que quien lo recibe creo yo….no se,,gran tema mujer que pusiste para desayunar un jueves jaja

      • elblogdealerecargada
        6 de noviembre de 2014

        Te entiendo, yo tampoco sé si hubiera hablado si alguien me lo preguntaba…

  6. VeronicaEarthling
    6 de noviembre de 2014

    Yo no puedo hablar de cómo evitar el tema, porque no tengo hijos. Pienso que a veces los padres tienen que intervenir, cuando la situación sobrepasa los límites, pero la idea es detectar lo que está pasando al principio y guiar al niño para que él sólo pueda ponerle fin al problema, cosa que aprenda a afrontar situaciones así en el futuro. Creo que algo así haría.

    A mi cuando chica, como a todos, me molestaron. No tanto como a otros, según recuerdo, pero las veces que sacaron a la luz algún defecto físico mío con el fin de hacerme sentir mal no respondí. No fue timidez, sino que simplemente no me importaba, no sé por qué, pero pensaba que eran cabros chicos que no eran capaces de pensar que su actitud estaba mal, que burlarse de los defectos físicos de otros era súper bajo y me daba la impresión de que como ellos se sentian mal consigo mismos (por las notas, el físico o qué se yo), buscaban molestar a otros para reafirmarse o algo por el estilo, así que nunca le conté a mis papás ni lloré. No sé cómo llegué a eso, porque era muy chica, pero me gustaría saberlo, para algún día si tengo hijos, enseñarles esa seguridad de uno mismo y a discernir lo correcto de lo incorrecto. Como a los 12 me enfermé muy grave, y desde ahí falté mucho al colegio. A fines de séptimo salí primer lugar del curso como todos los años y me premiaron. Cuando iba caminando a la premiación, unos compañeros me pifiaron (siempre que ellos se sacaban sietes, me lo iban a resfregar en la cara, como si a mi me importara o me afectara que a otro le fuera bien, fue otra de las cosas que nunca entendí) y dijeron que me daban el primer lugar por lástima, que hicieron trampa porque yo falté mucho a clases y me inflaron las notas porque había estado enferma, porque mi papá tenía plata (ojalá) y etc. Eso me afectó, al punto de que en la enseñanza media evité sacar el primer lugar todos los años por eso. Me iba súper, pero siempre me sacaba alguna nota más baja para no tener un buen lugar. No quería que pusieran en duda mi conocimiento, mi esfuerzo. Eso sí me dolía, porque era un descrédito injusto y de verdad sentía odio por algo que yo no tenía la culpa: la falta de estudio de ellos.

    Sobre lo que dijiste de la intervención, me recordó que en el colegio a un niño lo cortaban con cortacartón. La profe no encontró nada mejor que pescarlo y pasearlo por todos los cursos contando lo que le hacían, para que se detuvieran. El resultado fue peor: todos le andaban haciendo lo mismo.

    Mi mamá desde que era enana me enseñó que no había que reírse de los defectos de los otros y creo que me lo tomé muy en serio porque nunca me burlé de nadie, incluso hasta hoy (los adultos también hacen matonaje)

    disculpa lo largo, con temas así es un poco díficil ser breve.

    • elblogdealerecargada
      6 de noviembre de 2014

      Tu primer párrafo me gusta mucho, es la mejor postura.
      Qué sabía eras cuando niña, llegaste a la conclusión que muchas veces la gente ni siquiera saca siendo adulto.
      Lo de las notas es una historia triste, porque en años futuros te influyó y quizás las cosas hubiesen sido diferentes si no hubieran dudado de tus notas. Creo que esos niños ni siquiera podían imaginar cómo iba a marcarte algo así.
      El caso del cortacartón me deja impactada, uno pensaría que viendo eso la gente se detiene, no que saca ideas nuevas.
      El matonaje entre adultos es otro tema tremendo, en el metro se ven unos casos. Y ahí nadie suele decir nada, pero son igual de terribles.
      Nada de largo, me gustó leer tu experiencia 🙂

  7. Suri
    6 de noviembre de 2014

    Cuando era muy muy chica, típico que uno se mete en peleas. Pero mi mamá siempre me enseñó…no te puedes dejar golpear por nadie….si te golpean…tu devuelves…y tampoco me pongas de cuco…tienes que defenderte sola.
    Así…dos veces “devolví” un golpe…me retaron y amenazaron con llamar a mi mamá…les dije que me habian dado permiso para defenderme y cuando ella fue….tuvo que corroborar todo. Yo creo que igual le dio un poco de vergüenza decir que estaba autorizada para contraatacar 🙂

    En todo caso siempre he pensado que la gente que hace bullying, invierte tanto tiempo en idear como lastimar o humillar a otro, que obviamente detrás de ello tiene que haber demasiado interés. Es como estar permanentenente en la mente del otro y no tener vergüenza al demostrarlo. Yo creo que al decirle que no le importabas, ímplicito le señalabas que tu le importabas mucho a ella y la desarmaste.

    Lo que encuentro tétrico esa gente que hace bullying en “buena onda”….que te dice algo malo adornándolo con algo bueno…que es venenosa a lo amigui. Ante eso me cuesta ene reaccionar. Porque siempre me cuestiono “serán rollos míos o en realidad me quiso ofender”. Eso me ha pasado con ex- amigas y es algo que no entiendo y tengo 0 entrenamiento para contestar al veneno.

    Saludos!

    • elblogdealerecargada
      6 de noviembre de 2014

      Yo creo que tu mamá realmente sopesó ese consejo el día que la llamaron del colegio y tuvo que dar explicaciones, tal como dices tú.
      A medida que eres más grande creo que el bullying deja de ser algo impulsivo y va pasando a ser más premeditado, sobre todo cuando las personas saber herir donde más duele al resto y aunque ves que el otro sufre, seguir en la misma.
      Ah, tremendo tema el que planteaste, esas amistades solapadas que hacen más mal que bien. Debe darse mucho eso en la adolescencia e incluso en la adultez. Yo tampoco tengo entrenamiento para contestar al veneno, así que mi táctica es alejarme apenas detecte a gente así, lo bueno es que se revelan bien pronto.

  8. vivi
    6 de noviembre de 2014

    uf que complicado el tema, a mi me hicieron bullying y mi mami le da lata no haberse dado cuenta, porque yo no contaba nada, lo sufri un poco en la basica, pero en primero medio fue terrible, quedaba llorando a mares sola en mi casa, no queria ir al colegio ni comer ni nada, hasta que me cambiaron de colegio, al final, a medida que fui creciendo no pesque más, me puse onda rebelde jejeje… siempre fui media matea y de chica leia harto, pero a eso sume que me empezaran a gustar más el punk y estilos de música más “alternativos”, al final no tenía casi nada en común con mis compañeras, asi que castigué a mi entorno con el látigo de la indiferencia 😀 y me encerré en mi mundillo donde dejaba entrar solo a un par de niñas que son mis amigas hasta hoy, y con el tiempo mi caracter fue cambiando y ahora no dejo que nadie me pase a llevar y tampoco me quedo callada frente a situaciones que encuentro injusta ya sea hacia mi o hacia el resto, pero me da lata ver este tipo de cosas en las noticias y pienso que la gran responsabilidad es de los padres.

    • elblogdealerecargada
      6 de noviembre de 2014

      Pucha, debe haber sido terrible en primero medio para que no quisieras ir y te tuvieras que cambiar de colegio.
      Yo creo que te encerraste como mecanismo de defensa pues. Y se ve que sacaste algo bueno de toda tu historia. No sé, a veces pienso que las experiencias, aunque sean malas, sirven para ser mejores personas a futuro.
      Otra cosa es lo que pasa por la cabeza de esos niños que hacen bullying y como dices, dónde están los papás ahí.

  9. mikimikita
    6 de noviembre de 2014

    Pensé mucho si comentar o no, porque tengo para largo…

    Siempre fui flacuchenta cerebrito y parece que eso atrae a los molestosos, sobre todo en una escuela pésima como la mía, así es que mi papá me enseñó que “el que pega primero pega dos veces”. Recuerdo que el primer día de kinder un compañero me bajó los pantalones (así de terrible era mi escuela) y antes de acusarlo con la tía le di un par de patadas y quedó llorando. De ahí no me molestó nadie nunca más. Después en 4to revolvieron los cursos y quedé con un repitente que debió haber ido en 8vo. Ahí lo pasé mal, este tipo me pateaba la mochila todo el día, que no era tan grave, pero en la tarde me seguía camino a la casa y me tiraba piedras (la weá prehistórica), no le había contado a nadie, pero mi vecina y mejor amiga que también iba en mi curso le dijo a mi papá y fue la única vez que lo ví amenazar a alguien por mí, pero creo que agradezco su intervención
    Al año siguiente empecé en una escuela nueva y tuve una vida nerd y normal hasta segundo medio, ahí tuve compañeras nuevas que se hacían las más simpáticas, pero hacían cosas horribles. Un día me llego un papel con puros insultos y burlas en mi contra que ellas habían recopilado de puño y letra de la mayoría del curso ( con los que supuestamente éramos amigos desde la básica . Ahí me fui a la mierda y creo que eso me arruino mi experiencia escolar. Nunca más hable con nadie, los pocos amigos que tuve eran de cursos más grandes y justamente eran los más matones y desordenados, estuve en la otra cara del asunto y salí del colegio con la imagen de Bully y rebelde (Pablo tiene amigas que estudiaron conmigo y le costó creer que yo no era así :P)

    Cuando me preguntan si sufrí de bullying siempre digo que no, pero la verdad es que considero que los coscorrones o empujones tontos son fáciles de parar ( no necesariamente con violencia, no le hagan caso a mi papá), pero cuando te hacen cosas que te destruyen psicológicamente es fuerte y duele más. Yo no sé si lo que hicieron esas niñas fue por jugar, si se lo hicieron a alguien más que lo aguantó mejor que yo o si fue una maldad planificada y si se acuerdan de eso siquiera, pero me afectó tanto que jamás he ido a las juntas de curso ni tampoco los tengo en facebook. No es algo que influya en mi vida ahora, pero tampoco es algo que me encante recordar.

    • elblogdealerecargada
      7 de noviembre de 2014

      Gracias por contar tu historia, bien tremenda la encuentro.
      Muy prehistórico lo de las piedras pero tan peligroso. ¿Y si te hubiera llegado una en la cabeza? Qué onda, ni siquiera medir las consecuencias. Menos mal que tu amiga le contó a tu papá, qué inteligente ella.
      Lo de segundo medio lo encuentro fatal, cómo hacen eso. Tal como dices, el daño psicológico es mucho más dañino y lo peor es que no se puede evidenciar, muchas veces pasa el tiempo y acumular eso es fatal. Qué bueno que es algo que ahora no influya en tu vida, yo haría igual que tú, no juntarme con ninguna de personas y borrarlas de mis contactos si es que alguna vez lo fueron.

  10. marieantoinette09
    7 de noviembre de 2014

    Vaya vaya, temazo habeis propuesto para hoy! Primero, que seca para que a tu corta edad, hayas creado una frase tan simple y enérgica a la vez. “No me importas”. Jajajaja tengo una pregunta de puro curiosa ¿Has buscado a la tal Paz Guerra en facebook por ejemplo? ¿Seguirá hipster? Pensar que te acuerdas hasta del apellido, por eso te pregunto, jajaja.
    Yo no se si sufrí de bullying, pero en segundo medio, con mi grupo de amigas si sufrimos lo que se llama “marginación”. Eramos el típico grupito pequeño, piola… carne fresca para el grupo de “choritas-matonas” del curso. Recuerdo como un puñal en mi corazón, cuando una de ellas en pleno consejo de curso (que hora más odiosa esta) dice “Que opinan las autistas del rincón?” Te juro que lo sentí como una humillación pública, porque una cosa que siempre he odiado, es que crean que porque soy tímida, soy tonta.
    Bueno, ya no soy taaan tímida. He aprendido a superarlo, pero cada vez que siento que la timidez me esta ganando, me acuerdo de mi compañera y saco todo el valor que necesito para superar la situación.
    Lo peor es que se que su comentario no fue “random”, fue super pensado y con intención de herir. Después recuerdo que la Cony (“conchito” con hermanos viejos) no era tomada en cuenta en su casa, sumado a que su papá había muerto cuando ella era muy pequeña y como que la perdono.
    Y como profe, pucha estas cosas podrían detectarse – y por ende frenarse- a tiempo, si es que en una sala no hubiesen taaantos estudiantes. Defendiendo a mis colegas, hoy, solo se logran vislumbrar los casos más evidentes y lo triste es que casi siempre es tarde.
    Buen tema Ale!
    Abrazos!

    • elblogdealerecargada
      7 de noviembre de 2014

      ¡No! Ayer justamente me puse a pensar en Facebook, pero tuve qué hacer y se me olvidó ponerme a buscar.
      Era LO PEOR el consejo de curso, por lo general una pérdida de tiempo para hablar de puras leseras. Yo creo que eso pasa en los colegios, cualquier niña o grupo que no encaje ni sea como el resto de inmediato es discriminada.
      Ahhh, la timidez, la introversión y la gente que no lo puede entender. No somos tontos, ni lentos ni apáticos, sólo no nos gusta andar hablando ni opinando de todo, no siempre hay que externalizar cada cosa que uno siente. Me gustaría hasta escribir un manual al respecto, porque siguen habiendo niñas y niños como nosotras.
      Yo también lo soy menos ahora, pero tengo resquicios.
      Como profesor debe ser muy difícil saberlo todo y actuar a tiempo, a los que lo hacen los admiro.
      Cariños Aída.

  11. Ale
    7 de noviembre de 2014

    Yo también me preguntaba si la niña que mencionas se enterara que la nombras ahora. Seguro que se muere de vergüenza. Encuentro súper madura tu actitud, impensable para una niña de 8 años.
    Cuando estaba en kínder había una niña que todos los días me pegaba. No recuerdo bien qué me hacía, pero me acuerdo que se sentaba delante de mi y se daba vuelta para hacerme cosas y yo lloraba calladita y mi compañero de banco me miraba con pena y acusaba a la bullynera con la monja que estaba adelante y era tan pasiva la monja de miércale que nunca le llamó la atención a la cabra pesá. Hasta que un día mi mamá, cansada de escucharme todos los días el mismo cuento del maltrato, cuando me fue a buscar me pidió que se la mostrara y se fue encima. Le preguntó como que no quiere la cosa: “Tú eres la que le pega a mi hija?” y la muy descarada le contestó que sí! Ahí mi mamá enfurecida y con su tono más matón le dijo, “Pobre de ti que le pegues de nuevo porque voy a venir yo misma a sacarte la mugre!” Y fue santo remedio porque nunca más me hicieron nada. Y después tampoco. Como leo acá que muchas también eran as “mateas” del curso, también noté en básica que no faltaban los envidiosos, pero en media cero drama.
    Yo siempre fue bien tímida así que esa ayudita de mi mamá fue súper importante para mí. Lo valoré mucho y yo creo que estuvo bien porque yo en esa época tenía 4 años no más y no creo que hubiera podido salir del tema sola. Lo que sí recuerdo es que para evitar que ocurriera lo de la niña matona de nuevo, mi mamá me decía siempre que le contara cualquier cosa que ocurriera y cuando alguien molestaba lo mejor era mostrar indiferencia porque lo que busca el molestoso es hacerte enojar y si uno no se enoja eso más rabia les da. El problema es que en el momento a veces no es tan fácil mantener la calma y contestar con indiferencia, pero de grande uno se da cuenta que es la actitud más lógica.

    • elblogdealerecargada
      7 de noviembre de 2014

      Tu historia es parecida a la mía, pero tú eras mucho más chica! Qué bueno que tu mamá intervino, me encantó su parada de carro.
      Sí, tienes razón, yo creo que en muchos casos de bullying los orígenes están en la envidia, aunque los niños a veces ni siquiera puedan identificarlo.
      Es bueno el consejo de tu mamá, pero incluso ahora en la adultez es difícil no perder los estribos y mostrar indiferencia cuando alguien saca de quicio. Es lo más lógico como dices, pero cuesta!

  12. andrealarrabe
    7 de noviembre de 2014

    Yo estoy muy de acuerdo con que es mejor que el niño se defienda a que se metan los padres en el asunto. En mi caso, en kinder había una niñita que le pegaba a todo el mundo. A mí no me había pegado, pero mi mamá escuchó los rumores de otras mamás y me dijo: “Andy, cuando se te acerque la XX, tú le respondes bien firme a que se atreva a pegarte, porque vas a gritar, la vas a acusar con todas las profes y va a estar castigada por un mes”. Cuando XX vino a pegarme le di mi discurso empoderado, ella me miró con cara de susto y nunca me volvió a amenazar. Aplaudo a mi mamá por haberme dado las herramientas para defenderme, en vez de interceder por mí. Los niños no son de cristal, son seres humanos fuertes, sabios y maravillosos que solo necesitan un empujón para recordar y defender su valía.

    • elblogdealerecargada
      10 de noviembre de 2014

      Te dio un buen consejo tu mamá, porque hasta se adelantó a lo que iba a pasar.
      Yo también pienso eso de que los niños son capaces de defenderse y los adultos deberían intervenir sólo cuando las cosas se escapan de control, pero hacerlo todo por ellos tampoco los va a ayudar.

  13. gabi
    10 de noviembre de 2014

    Creo que ahorase le llama bullying a todo, creo que aveces los papas reaccionan demaciado, a veces de mala manera y aveces de buena.
    creo que eso del respeto por uno mismo y por el otro parte de la casa, si tu le enseñas a tus hijos que todos somos diferentes, y que nadie es mejor que el que esta al lado, todo andaria mejor, pero los niños estan tan expuestos a la violencia, que repiten los mismos patrones.
    por otro lado, tambien creo que los padres tambien deben enseñar a sus hijos a amarse y a tener autoestima, tambien es malo que le solucionen todos los problemas al niñito, porque defenderse solo, tambien es parte de crecer.
    asi que en sintesis, creo que como sociedad, deberiamos enseñar a los niños a respetar no solo a los seres humanos, sino que tambien a los animales y al planeta.

    • elblogdealerecargada
      11 de noviembre de 2014

      Es verdad eso, ahora todo es bullying y en realidad, hay muchos temas que los niños resuelven entre ellos mismos.
      Estoy de acuerdo en que la gran culpa es de los papás y de lo que niños ven y escuchan, es necesario un cambio total para que no ocurran ataques, sobre todo esos que son tan extremos.

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 6 de noviembre de 2014 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: