El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Heridas de guerra

Exagero, porque en realidad nunca he ido a ninguna guerra ni tengo la intención de cruzarme con una. Pero sí guardo de recuerdo dos cicatrices de la infancia y hasta el día de hoy la gente que no sabe me pregunta qué me pasó en la mano. Lo peor es que la historia es tan estúpida que debería cambiarla para salir con algo más de dignidad. Creo que hoy la voy a contar en serio y partir de mañana inventaré otra cosa.

IMG_20150304_155244780

Sexy.

La cicatriz de la mano derecha surgió así: yo tenía nueve años y mi hermana cinco. Estábamos en la onda de dibujar luches con tiza y luego saltar. Me acuerdo que fui a comprar algo al negocio de la esquina y encontré en el suelo unas tizas gigantes que pensé que serían perfectas para nuestro juego, así que las recogí sin tener idea que eran pedazos CORTANTES de loza. No sé por qué terminamos peleando después de un rato y sin querer rocé la mano de mi hermana con uno de estos trozos y sangró un poco, algo así como rasguño de gato. Me asusté, porque se supone que yo era la hermana mayor y debía cuidarla (no herirla), así que para compensar las cosas me acuerdo que dije: “Mira, yo también me puedo hacer el mismo tajo y nos va a doler igual”. Ese momento de lucidez mental hizo que casi me cortara la vena (creo que por un milímetro me salvé), y todavía me acuerdo de cómo era, se podía ver la sangre y algo azul de fondo. Me asusté, me puse pálida, me tuvieron que llevar a Urgencias, me suturaron y la cicatriz sigue ahí. Linda yo, tonta yo.

La segunda cicatriz que ostento es una a la altura de la pantorrilla que me hice camino al colegio, cuando me subí a la micro y me pegué tan fuerte con uno de los escalones que quedé viendo estrellitas del dolor. Pensé que era sólo un golpe hasta que llegué a clases y todo el mundo me miraba la pierna. Había empezado a salir sangre y mi calceta blanca de toalla la estaba absorbiendo, por eso no me daba cuenta, pero la cosa ya parecía escena gore (¿Hay algo peor que la sangre escurriendo sobre un fondo blanco Omo?). La cosa es que tuve que sacarme la media en clases, me llevaron a enfermería para que me curaran la herida y al parecer había algo filoso en la escalinata que yo jamás vi, porque fue más profunda de lo que pensaba.

BONUS TRACK: También tengo otra cicatriz en el lado derecho del mentón, pero no fue por herida, en realidad no tengo explicación. Hace como cinco años me apareció una especie de sarpullido en la zona que no se pasaba con nada, pedí hora con el dermátologo, medicina general y nadie sabía qué onda. Incluso me mandaron al ISP a sacarme sangre y hacerme el test del Hanta, pero todo salió negativo. La alergia se fue y me dejó una pequeña marca. Nunca supe qué era, caso para el Doctor House.

Anuncios

46 comentarios el “Heridas de guerra

  1. natalia h
    9 de marzo de 2015

    Ay que me reí con lo de la primera cicatriz. Bien exagerados tus cortes, en todo caso, como para ir a Urgencias! Miedito. Y no te desmayaste? Yo también tengo heridas de guerra pero jamás fui a Urgencias, las ventajas de tener vecina enfermera que te cura altiro 😀

    • elblogdealerecargada
      9 de marzo de 2015

      No me desmayé, pero me acuerdo que estaba pálida y me sentía mal. Esa fue mi única vez en Urgencias y la verdad no me acuerdo de mucho, sólo que tenía miedo.

      • natalia h
        9 de marzo de 2015

        Menos mal que no te acuerdas y menos mal que no te ha pasado de nuevo 🙂

        Yo, de todos mis cortes, no recuerdo haber tenido miedo. Es como fascinación ver la sangre correr, jaja. Soy tan rara.

      • elblogdealerecargada
        9 de marzo de 2015

        Noooo, me da nervio ver sangre correr.

      • natalia h
        9 de marzo de 2015

        jajajaja

  2. VeronicaEarthling
    9 de marzo de 2015

    “Me asusté, porque se supone que yo era la hermana mayor y debía cuidarla (no herirla)”. Es lo más lindo que he leído de una hermana mayor. Creo que el pensamiento de la mía era “Sólo yo puedo sacarle la cresta y nadie más, porque me pertenece”. Me torturó de muchas formas, pero poooobre del que me hiciera algo. Ay. Igual la quiero mucho.
    Yo tengo pocas, pero debo decir que igual les tengo algo de cariño, las cicatrices son recuerdos de que “algo pasó”, sobre todo si son profundas (literalmente).
    – tengo una que me hice en la micro igual que tú. Mi mamá no me dejaba andar en micro (en mi pueblo todo estaba cerca) y yo me subí igual y me enterré un fierro del asiento de adelante arriba de la rodilla y fue súper profundo. Parece que las micros viejas eran más peligrossas.
    – la otra que tengo de hace años es media triste y súper estúpida. Mi mejor amigo estaba pasando por muchos problemas: era gay y tenía que ocultarlo violencia intrafamiliar, el pololo le dijo que era gordo…y agarró el mal hábito de no comer, que luego pasó a no comer y vomitar (bajó como 30 kilos en como seis meses o un poco más) y después pasó a autoflagelarse. Yo estaba súper angustiada y un día le dije “por cada vez que te cortes, yo me voy a cortar cinco”, para asustarlo…pero no me hizo caso y yo -en un acto súper súper tonto- agarré una hoja de afeitar de mi papá y me corté. Como no sabía hacerlo pafff….se me pasó la mano y recuerdo ver la carne blanca, nada de sangre y después el salpicón de la misma. Mi amigo se asustó tanto que nunca más en la vida volvió a cortarse y se fue recuperando de su enfermedad.
    – la más reciente es de mi operación al brazo. Es horriblemente gruesa y fea, cosida sin amor. Son más d 10 cm y se me notan hasta los puntos así que parece un cienpies. No me molestaba, pero ahora último al sentirla me hace pensar que al final fue por nada y me da angustia.

    Después del medio testamento que escribí, me di cuenta que es interesante saber lo que oculta una cicatriz, está como para hacer un libro con fotografías e historias.

    • elblogdealerecargada
      9 de marzo de 2015

      Supongo que cada grupo de hermanos tiene una relación distinta. O sea que ella podía hacerte todo, pero nadie más.
      De todas las historias que contaste la que más me impresiona es de la tu mejor amigo por todos los factores. Cuando uno se corta sin saber queda la embarrada pero si se puede sacar algo bueno es que él se fue recuperando.
      Pucha, qué lata lo de tu brazo, sobre todo porque parece que te sigue doliendo. ¿Te vas a tener que operar de nuevo? Espero que no sea tan complicado, en serio.
      Y es verdad, cada cicatriz oculta una historia, a veces es anecdótica y a veces mucho más dramática.

  3. Vancuer
    9 de marzo de 2015

    debo decir que casi me desmaye leyendo, mi imaginacion me juega terribles pasadas, ahora escribo algo mareada, jajajaja

    yo soy la reina de la cicatriz, chemimare, que buena pa caerme,. empezando con las de la frente, dos, una cuando estaba aprendiendo a caminar, de hoci al suelo y paff, me corte con la unica wea filosa en kilometros…
    la segunda es por chocar con un niño, jajajaja, el cabro venia corriendo super fuerte y chocamos, me hizo mierda, aun recuerdo recorrer los pasillos con la tia afirmandome con su pañuelo de tela con flores, el que estaba todo manchado de sangre…

    tengo cictrices por opraciones, soy la reina del quiste, en todos lados, las rodillas pa que decir…

    espero mi porota no sea tan patas de lana…

    • elblogdealerecargada
      9 de marzo de 2015

      Nooooo, ojalá se te haya pasado el mareo.
      Yo creo que 50% de las guaguas se hacen alguna cicatriz aprendiendo a caminar, es inevitable.
      Tu choque con el niño lo visualizo y me da nervio.
      Sí, esperemos que Porota no se caiga tanto.

      • Vancuer
        9 de marzo de 2015

        si, me dura mientras me acuerdo no mas…
        por lo menos aprendi a caminar bien, jajajajaja… valio la pena
        y del golpe con el niño no recuerdo dolor, solo la sangre y mi mama cuando los doctores me iban a coser la frente..

        es terrible via mi porota, jajajajaja

      • elblogdealerecargada
        9 de marzo de 2015

        Yo no entiendo cómo los doctores no se desmayan ni les da nada cosiendo heridas, jamás podría!

      • Vancuer
        9 de marzo de 2015

        no solo cosiendo, sino que desinfectando … esas heridas terribles… (toy que vomito, jajajaja, maldita imaginacion)

        yo solo puedo verle heridas a porota y mis hermanas, y aun asi casi me desmayo siempre

  4. vivi
    9 de marzo de 2015

    Que lata lo de tu cicatriz en la mano, que gran acto de amor y tan chicas, me dio pena 😦 , lo de la segunda cicatriz tengo una historia parecida, iba yo caminando por el andén del metro santa lucía con la boca abierta y habían puesto unos fierros para colocar los asientos de colores, y yo choqué con uno de los fierros, me pegué justo en la rodilla, no me dolió tanto y seguí caminando y me paseé por todo el centro con mi rodilla sangrando sin darme cuenta de lo que había sucedido, hasta que llegué a mi casa con la rodilla llena de sangre seca y el manso tajo, yo usaba calcetines azul marinos (andaba de uniforme de colegio y tenía 13 años), la cosa es que me curé sola, y me quedó bien feito, y cuando estaba en primero medio todo el mundo me preguntaba que me había pasado y era tan horrible parece, que mis compañeras me decían que me maquillara la cicatriz, a mi no me afecta para nada su aspecto, pero como que me cateteaban tanto con lo del maquillaje, que me daba rabia. Y ahi está, ahora ya nadie me pregunta eso si.

    • elblogdealerecargada
      9 de marzo de 2015

      A mí no me da pena, más bien risa. Me siento pava pero sí, al menos fui buena hermana.
      Pareciera que los peores golpes al principio no duelen y al rato, cuando una se mira, se da cuenta del tamaño de la herida.
      No encuentro que sea tanto como para maquillarse una cicatriz, menos en la rodilla, en la cara sí podría entenderlo.

  5. anabolena28
    9 de marzo de 2015

    Pucha, me imagino la angustia de tu mamá con la herida de la mano, las dos niñas cortadas y más encima te cortaste por ser buena hermana 😦
    Las leseras que hace uno de chico, yo menos mal tengo una estrella superpoderosa que me cuida, nunca he tenido heridas graves, ni fracturas, nada. Así que mí única herida de guerra es mi cesárea. Que ya casi ni se nota.

    • elblogdealerecargada
      9 de marzo de 2015

      No le he preguntado a mi mamá cómo se sintió ella, lo voy a hacer.
      Qué bien que no tengas nada grave que recordar, tanto mejor así. Y que tu hijo siga por las mismas 🙂

      • anabolena28
        9 de marzo de 2015

        Mi hijo menos mal solo tiene marcas de la varicela, y un mini cototo en la cabeza porque le cayó un tremendo fierro encima 😦 Fue tan terrible, pero menos mal la estrella nos cuidó y estuvo a cm de que le cayera en el cuello…

      • elblogdealerecargada
        9 de marzo de 2015

        Menos mal, pobrecito!

  6. Jessica
    9 de marzo de 2015

    Que linda la historia, aunque igual freak hacer eso. La infancia de verdad que es una etapa de mucho peligro, casi tod@s tenemos cicatrices de esa época.
    Yo tengo varias, pero sólo recuerdo dos: una de una quemadura (pasé por encima del té para tomar el azucarero) y la otra por meter la mano en el cajón de mi papá. Él siempre recogía juguetes en la calle y cuando lo íbamos a ver intruseabamos ese cajón, pero como se apretaba no podíamos abrirlo bien. Era como una caja de sorpresas, lo malo es que en vez de un juguete me enterré una hoja de gillete en el costado del dedo anular. Esto lo recuerdo porque la familia de mi papá eran re brut@s y no hallaron nada mejor que echarme sal en la herida para detener el sangramiento, imagina los gritos.
    Y de grande tengo la cicatriz de la cesárea y las estrías del embarazo y esas si que no me importan nada, para mi son las mejores cicatrices de la vida.

    • elblogdealerecargada
      9 de marzo de 2015

      Es verdad, cuando niños estamos expuestos a mil peligros y si uno se pone a pensar, es casi imposible que no te pase nada.
      A las quemaduras les tengo pánico. Esos apretujes en los cajones o puertas duelen tanto.
      Mi mamá una vez se fracturó el pie cuando niña y mi abuela la hizo envirutillar el piso para que se le pasara, es como lo tuyo con la sal…
      Ah sí, esas cicatrices seguro que valen la pena.

      • Jessica
        9 de marzo de 2015

        ohhh, que mal lo de tu mamá, espero que no haya tenido problemas con su pie después de ese super remedio. Y claro la infancia era (es) peligrosa, sobretodo con los famosos remedios caseros antiguos.

      • elblogdealerecargada
        9 de marzo de 2015

        No, por suerte se recuperó sin problemas después.
        Esos remedios caseros a veces eran pura ignorancia 😦

  7. makitadonoso
    9 de marzo de 2015

    Esos lapsos de la vida, lo hiciste por una buena causa al menos jajajja, fue un gesto de amor. Pero que lata que fuese tan profundo y grave.

    De solo pensar en cortes y urgencias uff, me da un poco de escalofríos, no me gustan los hospitales y siempre trato de sanarme antes de ir o probar diferentes cosas. Cuando me corte la mano con un vidrio esperé unas 4 horas, tomé once y todo esperando que la herida dejará de sangrar pero no paro, tuve que ir a urgencias igual, aún no recupero de todo la sensibilidad en el sector :S

    • elblogdealerecargada
      9 de marzo de 2015

      Sí, al menos no dejó secuelas, porque la cicatriz da lo mismo la verdad.
      A mí también me da escalofríos cualquier accidente que implique ir a urgencias. Pucha, es que uno no sabe y prefiere esperar a veces porque desea que se pase todo sin intervención de médicos. No sabía que se podía perder la sensibilidad por eso 😦

  8. Vi
    9 de marzo de 2015

    Me pareció super tierna tu primera historia aunque terrible, menos mal que no fue peor el tajo que te hiciste 😮 o que no diste con la vena como dices, pero se nota que tratabas de ser una super buena hermana mayor. Yo tengo unas cuantas cicatrices enanas e las rodillas, de caídas en patines o en bici cuando chica, pero las dos cicatrices notorias que tengo me las hice de grande.
    Una es en el mentón justo abajo dela boca, en verdad no se nota nada, tengo como que estirarme la piel para que se vea y me la hice peleando en juego con una amiga cuando teníamos como doce, yo le pegué en la cabeza con el auricular del teléfono y ella me enterró la uña en el mentón ajaja muy tontas.
    Otra es en la pantorrilla, justo en la part de adelante. En mi época mechona, en un carrete universitario, recuerdo ir caminando por el campus (no en mi mejor estado) y que había una especie de fierros (supongo que para que nopasaran autos o algo así) justo a la altura de la rodilla. Claramente no lo vi y me pegué en mitad de la pantorrilla justo enel hueso. Recuerdo el dolor horrible, muy punzante, pero pensé filo, quedará moretón y seguí carreteando, quejándome cada cierto rato que me dolía. Al llegar a mi casa me saco el pantalón y notó que está pegado,me haabía hecho un tajo no muy grande pero super profundo y tenía sangre en toda la pierna, el calcetín ya ni se distinguía el color real. La marca que me quedó de esa es un poco más visible.
    Un abrazo Ale, que tengas buena semana!

    • elblogdealerecargada
      9 de marzo de 2015

      Fue pura suerte no cortarme la vena, me salvé.
      Ay, cómo debe doler que te entierren una uña!
      Y lo segundo me duele leyéndote, es como mi herida del pie, cuando me saqué el calcetín caché que era grave y todo el rato ahí sin respirar por culpa de la tela.
      Buena semana para ti también.

  9. Megara
    9 de marzo de 2015

    Que buena hermana fuiste, eso es de hermana mayor.

  10. furtivaa
    9 de marzo de 2015

    Que linda y cuática la historia de la cicatriz de la mano, tú tan preocupada por tu hermana y no te importó cortarte para que ella no se sintiera tan mal y por otro lado que peligroso hubiese sido si te cortabas más profundooo… Afortunadamente no fue así

  11. estilodefreepass
    9 de marzo de 2015

    Awww por lo de hermana mayor, y auch por la segunda cicatriz, qué raro que no te hayas percatado antes de la sangre D:
    Yo tengo una cicatriz por la que siempre me preguntan, aunque la verdad suelen consultarme más por mis lunares, los han confundido desde que son piercing hasta granos. Ahora estoy esperando que nazca mi beba para poder sacármelos.

    • andrealarrabe
      9 de marzo de 2015

      Yo también tengo muchísimos lunares! Y tengo una cicatriz en la frente que me la hice cuando me caí del andador siendo bien chiquitita, pero me gusta, porque parece la de Harry Potter 🙂

      • elblogdealerecargada
        10 de marzo de 2015

        Ohhhh, si yo tuviera una cicatriz en la frente tipo Harry Potter tampoco me enojaría, al contrario.

      • estilodefreepass
        10 de marzo de 2015

        Sí hay algunos más lindos (como el tuyo) , lo que me pasa es que 3 han ido creciendo y por eso me los quiero sacar.

      • elblogdealerecargada
        10 de marzo de 2015

        Es tan rápido el proceso. En septiembre yo me saqué uno de la espalda que estaba feo y luego de que me pusieron la anestesia no sentí nada más. Tienes que cuidarte después del sol y esas cosas, harto bloqueador. Suerte!

      • estilodefreepass
        10 de marzo de 2015

        Gracias, mi papá y hermanos ya se han sacado así que me explicaron todo el cuidado, mi esposo igual se sacó uno de la espalda pero le quedó una cicatriz súper marcada, y nosotros asumimos que se debía a que no se cuidó como correspondía.

      • elblogdealerecargada
        10 de marzo de 2015

        O se sacó la costra antes de tiempo…

      • estilodefreepass
        10 de marzo de 2015

        Por ahí debe ser el asunto.

    • elblogdealerecargada
      10 de marzo de 2015

      Yo creo que cuando los golpes son muy fuertes el dolor se amortigua por un rato y por eso uno no se da cuenta.
      Ah sí, si puedes sacátelos porque además son peligroso y todo eso. No tenía idea que estabas esperando guagua, ojalá que todo salga bien!

      • estilodefreepass
        10 de marzo de 2015

        Sí me los quiero sacar por lo mismo, porque al pasar los años, han ido creciendo, y pese a que eran como mi “sello” no quiero ni arriesgarme a tener alguna anomalía en la piel!.
        Y sí ya estoy llegando a los 08 meses, valor!!!

  12. marieantoinette09
    10 de marzo de 2015

    Es demasiado tierna tu historia de la primera herida de guerra, pero me imagino igual el sentimiento de culpa (que es terrible cuando uno es niñ@) para tomar esa decisión, jajaja. Tienes un angelito, eso sí, por la cercanía a la vena.
    Jajajaja y con la segunda si que me reí, me imagino la cara de los adultos cuando te vieron ahí, llena de sangre, jajajajaja.
    Yo tengo 3 heridas de guerra. Una en la mano derecha, porque me la queme con la estufa cuando tenía 4 años. Jajajaja, es muy triste, porque yo le andaba diciendo a todo el mundo “Cuidado tupa” (cuidado estufa) y no faltó el día que andaba corriendo por el pasillo de mi casa y se me “cruzo” a mi la muy mal prendida, jajaja. Aún recuerdo el período de curación posterior. Igual dentro de todo, me gustaba ir, porque me llevaba mi papá y él siempre me compraba un premio, jojojo.
    La otra, es en la rodilla y fue a causa de un alambre púa. Tenía 8 años, íbamos caminando con un compañerito (nuestras madres venían más atrás), a él se le ocurrió meterse por unos arbustos (diría matorrales, pero sonaría muy feo, jajajaja) y me enterré el alambre. Nunca había visto tanta sangre. No terminé en urgencias eso sí, porque en el pasaje vivía una técnico en enfermería y ella me curó.
    Y la tercera, no se si se pueda llamar “herida de guerra”, pero después del accidente, me quedó muy sensible la parte del cuero cabelludo que me sangro aquel día. Obviamente después me hice electros y todo, pero no notaron nada extraño, pero aún si me paso el cepillo por ahí, me duele.
    Ah, y una vez terminé en urgencias cuando chica, pero no me quedó ninguna cicatriz -creo- y fue porque mi papá me llevó a unos juegos, me bajé del columpio, este sigo balanceándose y me pegó feroz en la cabeza y era de fierro. Al igual que tu la saque barata, porque siendo tan niña (3 años) recuerdo todo, incluido que mi papá desde el trayecto de los juegos a la casa, me traía caminando -y sangrando atroz-jajajajajaja.
    Mi primo dice que en uno en la infancia, vive una especie de “locura” que va superando con los años (algunos nunca, ups) y por eso esa canción “esos locos bajitos” es tan cierta. Yo creo que es donde uno no mide los riesgos, jajajaja.
    Buen tema!! 😀
    Abrazos!

    • elblogdealerecargada
      10 de marzo de 2015

      Ay sí Aída, yo creo que me sentí tan culpable que lo hice para que no me retaran también. No lo había pensado pero sí, seguro que tuve un angelito.
      esa herida de la estufa tuya debe haber dolido, las quemaduras son terribles. Qué lindo tu papá llevándote a las curaciones.
      Lo del alambre de púas me da nervios también, menos mal que te curaron cerca.
      A lo que le tengo terror es a los golpes en la cabeza, me acuerdo de esa actriz que se golpeó, quedó como si nada y siguió con sus cosas pero al día siguiente tuvo un aneurisma. Hay que ir a urgencias no más, aunque dé tanta lata hacerlo.
      Tiene mucha razón lo que dice tu primo, algunos más que otros pero todos fuimos loquitos.
      Buena semana Aída.

  13. maaarsh
    10 de marzo de 2015

    Me derreti con tu pensamiento de hermana mayor y mas aun con el gesto…. wowww… que linda Ale…
    Yo tb soy la mayor y la verdad es que no agarrábamos a coscachos sin ninguna culpa, jajajaaa
    Lo que si recuerdo es que nunca permití que otro niñ@ les hiciera algo, solo yo podía pegarles… suena a maltrato, pero era todo dentro lo normal, lo juro!

    Yo tengo muchas cicatrices en las rodillas, me cai de columpios, en patines, en bicicleta, corriendo, ufff… para que seguir.
    En el dorso de las manos tengo pequeñas cicatrices tb, de cuando nos piñizcábamos con mis hermanas, ellas tb tienen y ahora nos las vemos y nos da tanta risa.
    Y por último, las cicatrices más feas que tengo son 7, todas en mi espalda, de cuando me sacaron unos lunares que se veían “peligrosos”, lo malo fue que la dermatóloga no era muy diestra y me dejo unas marcas horribles… esas son las que mas me molestaron, incluso me acomplejaban un poco, debo decirlo… pero ya me acostumbre a ellas…

    • elblogdealerecargada
      10 de marzo de 2015

      Yo no me encuentro tan buena persona porque igual la embarré!
      Una niña de más arriba contólo mismo que tú, su hermana mayor le pegaba tupido y parejo, pero si otra persona hacía lo mismo la defendía a muerte. Es raro, pero tiene su lógica encuentro.
      Oye, pero para tener esas cicatrices en el dorso de la mano tienen que haberlo hecho muy fuerte, dolor!!!
      Yo tengo una marca fea en la espalda por lo mismo, me saqué un lunar. Parece que no todas son prolijas…

  14. maaarsh
    10 de marzo de 2015

    Que eres modesta… el que hayas parado y recapacitado es lo que cuenta.
    a veces en las peleas, momentos de furia, enojos o lo que sea, uno hace y/o dice cosas sin pensar de las que se arrepiente dp… lo importante es que justo en el momento dp de que se hizo en ese micro segundo de lucidez (por que ese segundo siempre llega), uno reaccione y haga algo al respecto.
    Por eso las penas son mas bajas cuando se alega demencia temporal en los casos de homicidio… y las penas son mas fuertes cuando hay alevosia.
    Me fui en la media vola…. jajajaa
    Saludos.

    • elblogdealerecargada
      10 de marzo de 2015

      Me gustó tu explicación legal, lo malo es que muchos usan esa excusa de la demencia temporal cuando en realidad estaban muy conscientes de todo…

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 9 de marzo de 2015 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: