El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Sobre el tomar té y el documental “La Once”

té

Cuando recién empezó a salir la publicidad del documental “La once” mi primer pensamiento fue: por qué debería importarme a mí una conversación entre un grupo de señoras cuicas. Eso hasta que leí una larga entrevista a la autora en una revista y mi opinión cambió de ese desinterés a preguntarme cuándo lo estrenaban para ir apenas pudiera. Así me pasa con varias cosas, por eso ya aprendí que en mi caso funciona muy bien eso de primero leer y luego decidir.

Fui al jueves al Centro Arte Alameda y tuve el mejor panorama del mundo. No tenía idea de que me iba a reír ni emocionar tanto, ni que los 70 minutos de documental me dejarían pensando en mi vida y en mi futuro de una manera más sencilla y optimista.

¿De qué trata? De un grupo de amigas que se conocen desde que salieron del colegio y se reúnen –sin falta- todos los meses a tomar el té turnándose las casas. Ahí aprovechan de contarse sus vidas, retocarse la pintura de los labios, hablar de actualidad, de comida, de cualquier cosa… lo mismo que hacemos todos nosotros con nuestros grupos de amigos.

once

Y justo la semana pasada comentábamos de los abuelos, del aletargamiento y de tocar siempre los mismos temas (enfermedades/achaques/medicamentos) y me di cuenta de que a lo mejor eso lo hacen con gente más joven o con los que vienen recién conociendo, pero con las amigas de toda la vida obvio que hay muchas más cosas de las que conversar y reírse.

Pensé en lo importante que es la amistad en cada etapa y en cómo estas señoras deben haber mantenido por décadas esa dinámica de echar la talla mientras comen cosas ricas, se interrumpen la una a la otra y a veces parlotean todas a la vez. Es encantador mirar el paso del tiempo en algo tan simple como los billetes que usan para pagar la cuota del paseo anual del verano.

Siento que conocí otra arista de la gente adulta, algo que nunca me había tocado ver. Me encantaron las abuelitas y a medida que el documental avanza uno va identificando las personalidades de cada una y créanme, hay muchas risas y también lagrimones, incluso momentos en que me quedé callada de la impresión. Es tan real que creo que a todos nos va a llegar en algún aspecto.

Y luego me quedé pensando en los tés que tengo yo con mis amigas, me pongo a soñar y espero que duremos tanto tiempo como estas señoras. Justo este sábado tuvimos uno y me di cuenta de varias silimitudes:

-También nos juntamos más o menos una vez al mes.

-Igual que ellas, turnamos las casas y lugares. En verano hacemos picnics y vamos a los parques, pero ahora estamos abocadas a interiores porque necesitamos usar el computador.

Como una integrante del grupo vive en otro país, al menos un porción de nuestra junta incluye el factor Skype y el sábado estuvimos hablando así más de una hora.

Como una integrante del grupo vive en otro país, al menos un porción de nuestra junta incluye el factor Skype y el sábado estuvimos hablando así más de una hora.

-Si ven el documental se van a dar cuenta de que los pasteles y los tapaditos de cada junta son dignos de hoteles y tiendas de repostería. Con mis amigas somos más modestas, llevamos pan, palta, queso y algo dulce para compartir. El té nunca falta y yo creo que fácil son 3 tazas por cabeza como mínimo.

-Esa cosa que tenemos las mujeres de conversar e interrumpirnos, gritar cuando algo nos alegra y molestarnos con cariño, es tal cual.

* Si a alguien le interesa, dejo el link con las funciones de “La Once”, que están en todo Chile.

* Advertencia: No hagan como yo y coman algo antes de entrar al cine. Hay tanto primer plano a las tortas, los pasteles y los pancitos que luego salí directo a comprarme un pastel con harto chocolate.

Anuncios

44 comentarios el “Sobre el tomar té y el documental “La Once”

  1. natalia h
    8 de junio de 2015

    A mi me tocó ver harta once de señora cuando más chica porque a veces mi abuelita era la anfitriona de su Club, entonces tocaba. Y pordios que son buenas para reírse. De todo. A veces tiraban tallas en doble sentido y yo no entendía nada pero ella reían hasta llorar. Y eso que yo pasaba a saludar no más porque no estaba invitada al evento!

    A mi me encantan las onces, en general. Como en la mañana no puedo comer mucho, me desquito en la once y ay, me encanta. Y una once bien conversada es una maravilla del mundo mundial.

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Ahhhh, creo que así mismo se hizo este documental, la directora se colaba en las onces de la abuela bien callada y con la cámara encendida.
      Siento que las onces invitan a socializar, me cargan por eso los almuerzos porque cuando uno trabaja son siempre apurados y no se alcanza a conversar nada.

      • natalia h
        8 de junio de 2015

        jaja, de haber tenido cámara hubiese sido este mi futuro! Cómo no lo vi? Aich.

        Aparte que la once es más piola la comida, no es ALMUERZO. Cómo conversas y comes esa cantidad? A mi me supera. Prefiero la once que es tecito/café y cositas ricas para picar. ñami ñami.

      • elblogdealerecargada
        8 de junio de 2015

        Y por favor qué cosa más incómoda conversar comiendo tallarines, detesto esoooo.

      • natalia h
        8 de junio de 2015

        jajajaja, siempre que dicen tallarines me acuerdo del coca mendoza en el reality aquel. jaja.

  2. makitadonoso
    8 de junio de 2015

    Suena demasiado entretenido, me gustan las reuniones entre amigas donde cada una puede hacer lo que quiera, llena harto. Siempre me quejo de que no tengo amigas para hacer esas cosas y en eso estoy, buscando y conociendo gente.

    Es tan rico sentarse con una taza de té, comida rica y una buena conversada.

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Entonces aplica eso de que la que busca, encuentra. Ya llegará.
      Es tan rico y relajante, estoy segura de que una se siente más feliz después.

  3. PAOLA
    8 de junio de 2015

    Ay me encantó! Es una dinámica ultra necesaria en la vida, ya sea a tomar once, a almorzar o a tomar un trago en la noche, las juntas a conversar y ponerse al día con amigas son una alegría para el alma 😃

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Eso, eso, alegría para el alma. A mí no me gusta mucho almorzar porque siento que se hace más a la rápida, pero en la tarde y en la noche es lo mejor.

      • PAOLA
        8 de junio de 2015

        Ah es que estaba pensando en almuerzo de sábado o de día feriado jajaja no de día hábil…mi última junta fue un almuerzo el 21 de mayo con 2 amigas así dejamos las respectivas criaturas con sus padres y nos fuimos de almuerzo en paz 😃

      • elblogdealerecargada
        8 de junio de 2015

        Ahhhh, ahí sí, fuera del horario laboral sí que vale la pena!

  4. carobeatriz
    8 de junio de 2015

    Yo creo que juntarse con amigas a tomar tecito gusta tanto porque hace muy bien para el alma, anima, es un momento tranquilo donde una está en confianza, haciendo una pausa dentro del mundanal ruido, por gusto, voluntariamente, y se junta lo mejor de la vida: las amigas y la comida rica.
    Ahora, si hay gatitos dando vueltas, mejor todavía 😀

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Es verdad, realmente hacemos pausa y las cosas parecen avanzar en otro ritmo. Ahhh, nunca me ha tocado una once con gatos, pero me encantaría!

  5. Jessica
    8 de junio de 2015

    Que envidia llegar a esa edad con el mismo grupo de amigas y seguir pasándola tan re bien. Recuerdo que hace años me metí a un taller de tango, y éramos sólo dos jóvenes, el resto puras señoras, más el profe, ufff, que manera de molestar a ese pobre señor, las viejitas son cosa seria en grupos.
    Mi mamá va a un centro de madres y todas son señoras de harta más edad y también me cuenta lo mismo, además hay señoras que tienen historias re tristes y su único panorama muchas veces es el centro de madres.
    Yo también quiero un grupo para tomar tecito 😉

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Sí, yo también sentí esa envidia porque no hay garantía de que una pueda lograrlo, hay que confiar no más. Las señoras activas adoran meterse a grupos de todo lo que pillen y me encanta eso. Mi mamá ya lo está haciendo y me encanta que sea así porque mantiene la mente ocupada.
      Es cierto eso, hay personas que no tienen más interacción que el centro de madres y qué bueno que vayan porque seguro que las hace sentir mejor.

  6. Megara
    8 de junio de 2015

    Me pasa igual eso, de leer y enterarme antes de ver documentales o películas, siento que necesito una “motivación” y eso es lo que uno busca cuando lee o investiga antes.
    Me gustaría que con mis amigas nos juntaramos a tomar té, pero vivimos tan lejos que siempre es mejor opción juntarnos en un lugar céntrico para todas y siempre vamos a comer sushi jajajaja.

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Sí, no sé si motivación o más información para decidir con conocimiento de causa, pero ayuda mucho.
      Pucha, pero al menos se juntan, eso es lo importante!

      • Megara
        8 de junio de 2015

        Tienes toda la razón con eso del conocimiento de causa!
        Si creo que es bueno hacer una junta de Te ya que me encantan creo que lo propondré!

  7. estilodefreepass
    8 de junio de 2015

    Yo igual caí en el prejuicio de qué fome ver a viejas cuicar tomar once y pucha, más vale leer como tú misma señalaste.
    No sé, nunca me toco ver a mi Abuelita en situaciones así porque siempre fue en el campo, por lo que ese tipo de convenciones sociales se daba de otra forma y quizás la importancia que aquí radica en la once, ella la daba en los asados familiares.

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Sí, es que a medida que el documental avanza lo último que importa es que las señoras sean cuicas, pequé de prejuiciosa.
      Ah claro, estoy segura de que para ella los asados cumplían la misma función, no en todas las partes es lo mismo pero siempre se termina socializando!

      • estilodefreepass
        8 de junio de 2015

        Sí lo importante es socializar ante todo 🙂

  8. Paula
    8 de junio de 2015

    Tú sabes que yo tengo un rollo con el paso del tiempo… pero creo que si las voy a tener a ustedes al lado, y vamos a seguir tomando tecito y pelando el cable, envejecer definitivamente no va a ser tan malo… Te quiero tunta astúpida! (y quiero puro ver la peli para que la comentemos).

  9. Catalina T. M.
    8 de junio de 2015

    También leí una entrevista a la autora del documental y cómo gestó la idea. Me parece que los club de la tercera edad o los paseos del Sernatur son maravillosos para la gente “de edad”, me tinca mucho la película/documental, necesito reconciliarme con los viejos queridos de mi alrededor, tengo hoy una sensación amarga con los abuelos, y ciertamente este estreno me llega en buen momento.

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Si yo llego a esa edad voy a tratar de aprovechar todos los paseos porque son baratos y además sirven para conocer gente nueva.
      Yo pienso como tú en este tema y el documental me ayudó harto a entender, así que si lo vas a ver con esa intención, doblemente recomendado.

  10. Ale
    8 de junio de 2015

    Me tincó harto. Voy a tratar de ir a una de las funciones que habrá acá, aunque a veces me da lata quedarme en el centro después de la pega, pero si dices que vale la pena, creo que haré el intento y ojalá que no me olvide. Me hubiera gustado ir con mi mamá. pero como ella vive en Stgop. voy a mirar si hay alguna función que le convenga a ella.
    Una de las veces que nos juntamos con amigas de la U también invitamos a otras que no pudieron ir por no poder viajar (estamos todas desperdigadas por el sure) a unirse via Skype. Es entrete y basta con una once no más y la gente a veces se complica con el tema comida y la cuota y bla bla… Ojalá tus juntas duren como las de las sras.
    Gracias por el dato!

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Eeehh, qué bueno que te tincó. Yo siento que llega al corazón e incluso vi a hombres emocionados en la función a la que fui.
      Yo también quiero que mi mamá vaya, pero anda tan floja para ir al cine, tiene 2 pendientes antes que esta.
      La once es lo más simple y todo el mundo puede aportar con algo, como dices tú el resto es pura complicación.

  11. maaarsh
    8 de junio de 2015

    Quiero verlo!!!
    Me gusto mucho el tema, y ademas me identifica y me hace soñar con como sera con mis propias amigas…
    Ale excelente dato!

    Creo que lo que pasa alrededor de una mesa es algo mágico, no hay cultura por diferente que sea, que no lo comparta.
    Los almuerzos los tengo asociados a algo mas familiar, pero la once es algo mucho mas transversal.

    Buena semana!

    • maaarsh
      8 de junio de 2015

      Me acabo de meter a la pagina de Sonarfm (mi radio de cabecera) y justo le estaban haciendo propaganda al documental!!!
      Mas motivos para verla…

      =D

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Me pasó eso también, terminé pensando en mi propia realidad y proyectándome al futuro.
      Sí, la comida hace algo mágico en las personas, es como si invitara a hablar.
      Y tienes toda la razón, no lo había verbalizado pero también relaciono los almuerzos con algo más familiar.

  12. anabolena28
    8 de junio de 2015

    El año pasado como en octubre leí acerca de este documental y me tincó altiro, porque justamente con mis amigas estábamos en la onda de la once semanal, que era SAGRADA. Ahora una de mis amigas está en Chiloé (con la que al final nos juntábamos regularmente) y con las demás nos juntamos más a lo lejos, pero estamos de acuerdo en que las onces son la mejor instancia para ponerse al día y compartir y generar lazos.
    Es entrete porque sale de todo, tallas en su mayoría, temas serios, hasta su cosa emocionante o triste por ahí, yo creo que eso es transversal a todas las onces-juntas del universo.
    La veré apenas pueda.

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Igual se juntaban harto, semanalmente es ene!
      Podrían aplicar Skype alguna vez con la que está en Chiloé, es entretenido porque una se muestra lo que come y hasta se hacen brindis con té a la distancia.
      Sale de todo, el chiste o el problema familiar de turno, me gusta eso que no haya pautas y la conversación fluya.

  13. r0mii
    8 de junio de 2015

    Con mis amigas no tomamos té, jajaja por ahora son cervezas y papas fritas, pero quizas sea algo que vaya cambiando con los años, no sé. 😛 y claro, nos juntamos minimo una vez al mes. Las “Abuelitas” son simpaticas, mi abueli siempre anda con su prima, para todos lados y me da mucha risa verlas hablando, tienen una complicidad que solo da los años, su forma de reirse y todo. Creo sinceramente que es algo que uno debe hacer, juntarse no solo con las amigas, si no con cualquier persona a quien estimes, una vez al mes, a hablar de la vida. Sin telefonos, si no que el encuentro personal, mirarse a las caras. Impaglable!
    Me tinco ir a verla! QUIERO IR!!!!

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Es que a mis amigas no le gusta la cerveza, pero si tomaran estoy segura que también haríamos lo mismo. Cuando tenemos cosas importantes que celebrar sí hemos comprado una botella de vino.
      Yo creo que con tantos años de conocerse es casi imposible que las abuelitas amigas no sean cómplices y eso me da ternura.
      Eso, hablar de la vida sin celular ni apuros de por medio, eso hace muy bien para el espíritu.

      • r0mii
        8 de junio de 2015

        Es maravilloso compartir sin el telefono, igual es dificil…pero vivir ese momento despreocupada y que en verdad el celu sea lo ultimo que importe!

  14. andrealarrabe
    8 de junio de 2015

    Ay, Ale, qué genial que comentaras sobre La Once, porque si no nunca le hubiese dado oportunidad y ahora la sumé a mi lista! Me tincó mucho, además que es algo tan chileno, tan de quiénes somos, y ese agregado de la amistad lo encontré genial

    • elblogdealerecargada
      8 de junio de 2015

      Y yo agradezco haber vencido el prejuicio y haberle dado la oportunidad, porque fue mucho mejor de lo que imaginaba!
      Sí, de hecho me pasó varias veces eso de pensar en el factor chileno, tiene varios guiños!

  15. marieantoinette09
    9 de junio de 2015

    A mi igual me da bastante envidia, pero desde la primera vez que oí hablar del documental (creo que se pre-estreno hace semanas en un cine del Parque Arauco, si no me equivoco) suspiré. Que lindo cultivar una amistad así de linda – y rica, literalmente- por tantos años! Me imagino sobre todo en sus años, siendo madres de niños pequeños, pero es tan admirable que siempre hayan encontrado ese momento de coordinar tiempo en pos de un factor común. ❤
    Demás que lo lograras con tus amigas, se nota que hablan el mismo "idioma" (por lo que cuentas) y eso siempre es esencial.
    Personalmente, yo siempre he creído en el valor de la amistad, pero ha sido el ámbito de mi vida en la que más decepciones me he llevado. Triste pero cierto.
    Y las onces, wuau, mi momento favorito del día. Y la cita del diario, notable, jajaja.
    Abrazos!

    • elblogdealerecargada
      9 de junio de 2015

      Yo también pensé en eso! Cómo lo habrán hecho cuando los hijos eran chicos… igual hay un factor que ellas tenían más fácil: plata para pagar una nana, de hecho en este documental queda claro que hay nanas y eso me hizo pensar que las abuelitas más pobres tienen otro tipo de vida, más difícil quizás en ese aspecto.
      Sí, creo que tuve suerte con mi grupo de amigas, somos bien compinches. Y lamento que hayas tenido mala suerte, pero por otro lado no es algo definitivo ya que siempre está entrando gente nueva a nuestras vidas, quién sabe si de aquí a algunos años más cambia eso!
      Las onces son lo mejor del mundo!

  16. furtivaa
    9 de junio de 2015

    Que bueno el documental… que linda la historia, eso que amigas de tantos años se sigan juntado después de tanto tiempo. Me emociona que se pueda lograr eso! es envidiable

  17. Mai
    12 de junio de 2015

    Que wenaaa! Yo quiero ir a verla, la estuvimos discutiendo en clase ósea no la peli en si, sino que su contexto, un profe nos mostró que publicaron su carta en el mercurio diciendo que aprovechando que esta la película en boca que recordemos los malos hábitos de los chilenos en las comidas y que dejar de cenar y reemplazarlo por una once es malo y balbla xD puras tonteras, porque mi comida favorita es la once ❤ haha que lindo que se junten con sus amigas una vez al mes y hasta hablen con la amiga por skype 🙂 que tierno eso xD cariños !

    • elblogdealerecargada
      15 de junio de 2015

      No pensé que se podría abordar la película en otro contexto tan frío por así decirlo, pero es verdad. Comer pan en la tarde-noche no debe ser la cosa más sana del mundo y con azúcar menos! Pero es algo tan arraigado entre los chilenos que no sé si esos argumentos sirvan, yo trato de que sea lo más natural posible, con palta o quesillo, pero no siempre funciona!

      • Mai
        15 de junio de 2015

        Seh 😄 el tema es la calidad una once no tiene porque ser tan terrible 🙂

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 8 de junio de 2015 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: