El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

5 caídas vergonzosas que tuve en 2015

caerseEmpezamos con los recuentos de fin de año y yo no sé qué onda, pero en los últimos meses he tenido que morder el polvo más de lo que quisiera. Podría haberlo evitado siendo más cuidadosa, pero la verdad es que este fue un año de porrazos, moretones y estrellitas blancas por el dolor. Nada grave por suerte, pero igual tengo un ranking:

La caída con público: Esta es lejos la caída más vergonzosa que he tenido en la vida porque me vio mucha gente que más encima estaba sentada almorzando y les di show gratis. Tenía que cruzar esas típicas rejas que separan los autos y por tratar de dármelas de súper, puse primero un pie y seguí caminando sin darme cuenta de que no había hecho lo mismo con el otro. Quedé enredada y me fui al suelo con cartera y todo, sospecho que el 95% de las personas que me vieron se pusieron a reír y las entiendo porque fue algo tan torpe de mi parte. Me paré dignamente y no miré a nadie, pasaron semanas antes de que volviera a cruzar esa misma calle.

Estas rejas son como engendros del demonio.

Estas rejas son como engendros del demonio.

La caída más tonta del mundo: Tenía hambre y no había tomado desayuno, así que bajé a comprar pan al negocio de enfrente sin darme cuenta de que había barro que no estaba lo suficientemente seco. Puse el pie encima y me caí como monito animado, patinando y haciendo lo imposible por aferrarme a algo, pero igual me embarré el pantalón, la chaqueta y las manos.

La caída en la escalera: Menos mal que esa vez sólo había subido cinco escalones y no más, porque de repente se me enredaron las piernas y me fui para abajo con toda mi humanidad. Punto a favor: nadie me vio.

falling-down-stairs

La caída en bicicleta: Era que no, si me he caído caminando, obvio que también me iba a pegar porrazos arriba de la bici. Esto fue un lunes cerca de las 8am, había llovido la tarde anterior y el suelo estaba húmedo y resbaladizo. De verdad era consciente de eso hasta que llegó una curva y la sensatez se fue al saco roto. Recuerdo que giré y quedé estampada en el piso, toda sucia por el lado izquierdo. Un señor que andaba por ahí me ayudó a pararme y me preguntó si estaba bien. “Sí, pero me caí” fue mi tonta respuesta. Le di las gracias y me fui porque quería que todos los testigos olvidaran mi cara por siempre jamás.

La caída internacional: No contenta con hacer el ridículo en Chile, también me caí cuando estuve de vacaciones. Iba yo caminando con mis amigas por la Plaza Catalunya en Barcelona y como nos tocó semáforo en rojo, paramos. Sentía las piernas cansadas porque habíamos trajinado todo el día, pero no al nivel de empezar caminar de nuevo cuando la luz dio verde e irme de rodillas al suelo. Fue una caída fea que  rompió mis pantalones y me dejó costras como si fuera niña de cinco años, además de moretones que pasaron por todos los tonos del arcoiris. Esto fue en octubre y ya sané, pero me quedaron como recordatorio dos marcas rojas en cada rodilla. Lo peor es que ni siquiera andaba corriendo, fue pura fatiga de material.

Tengo mil historias de caídas, una vez se me cayó una torta de cumpleaños en la calle. Por suerte era de milhojas con ese manjar endurecido y sólo hubo que acomodarla, si hubiese sido de crema iba directo a la perdición.

Ojalá el próximo año me acuerde de que el barro es peligroso y sea más precavida en los días post lluvia. Esa podría ser una meta 2016, caerme menos! Anotada!

Anuncios

43 comentarios el “5 caídas vergonzosas que tuve en 2015

  1. elyz
    14 de diciembre de 2015

    ohhhh tantas caídas!!!, igual gracioso que puedas hacer este recuento!.
    Caerse en público debe ser una de las peores vergüenzas de la vida y lo peor es que la gente se rie y cuando otro se cae a veces uno también se rie! asi nada que alegar jajajaja
    La de la torta me dio mucha risa ajjaja como de pelicula jajaj, menos mal no era de crema.
    Creo que este año me caí una vez, o al menos la que recuerdo, pero fue apoteosica ajjaja. Iba en la bici por la ciclovía de Santa Isabel, que está en muy malas condiciones y en una parte había como esos levantamientos de asfalto, donde se forman como unos gusanos, este estaba horizontal a mi y como que iba muy lento, trate de esquivarlo y se me fue la rueda contra le vereda y me cai, lo peor es que iba con vestido!!!!!!, encima justo había luz roja y todos los automovilistas me vieron 😦 creo que no muchos se rieron si, porque de verdad fue como mucho, quizás pensaron que me hice daño y algunas personas me ayudaron a levantarme!

    • elblogdealerecargada
      14 de diciembre de 2015

      Hay que reírse de una misma dicen, y tengo harto material.
      Nada que alegar como dices, también me he reído de otras personas.
      Pucha, mal caerse con vestido, eso no me ha tocado al menos! ¿Y te hiciste alguna herida o no? Cuando se acerca gente a ayudarte es porque piensan que fue grave, así que espero que no haya pasado a mayores.

      • elyz
        15 de diciembre de 2015

        Noo, no e hice nada más que rasguños, es que por eso digo apoteosica ajja, fue como escandalosa, pero no grave y si, muy vergonzosa jaja. Lo bueno es que me ayudaron a ponerme de pie, si no me hubiese sentido muy miserable ahi en el suelo jajaja

      • elblogdealerecargada
        15 de diciembre de 2015

        Ya, menos mal. A mí me pasa al contrario, me da lata que se me acerquen a ayudarme, mejor huir cuanto antes!

  2. Gata Calicó
    14 de diciembre de 2015

    Jajajajajaajja Ale me hiciste reír demasiado, te juro que te imaginé en cada caída, eso que no te conozco en vivo, pero te imaginé con toda tu calma característica sacándote la mugre y me dio mucha risa.
    Menos mal te lo tomaste con humor, y deseo de todo corazón que este 2016 sea sin caídas! por la salud de tus rodillas jejeje

    • elblogdealerecargada
      14 de diciembre de 2015

      Tú tienes una concepción de mí que no es real, no soy calmada, ando apurada, camino rápido, soy acelerada en general, por eso mismo me ando cayendo!
      Muchas gracias, también espero sacarme menos porrazos el año que viene 🙂

      • Gata Calicó
        14 de diciembre de 2015

        Ajajaja pucha, en el blog te lees calmada, y eso me calma a mí así que no me quiero sacar esa concepción jajaja.

      • elblogdealerecargada
        14 de diciembre de 2015

        Bueno, dejemoslo en que tengo un lado calmado y un lado loco, pero de ese tú no sabes nada.

  3. furtivaa
    14 de diciembre de 2015

    Pucha que es penca caerse… a mí tb me pasa seguido y es doloroso!
    Lo mejor de caerse en público es no mirar a nadie cuando nos levantamos, es como si no te hubiesen visto y pasa más piola jejejeje

    • elblogdealerecargada
      14 de diciembre de 2015

      Ya, qué bueno que no soy la única.
      Voy a aplicar eso de no hacer contacto visual con nadie y sólo huir!

      • furtivaa
        14 de diciembre de 2015

        jajaja es la mejor técnica

  4. estilodefreepass
    14 de diciembre de 2015

    Oye Ale pero que anecdótica!! yo no me he caído este año :/ sí he chocado con cosas… SIEMPRE choco con las murallas e incluso en mi casa.
    Y lo de tu caída fuera de Chile, me dio penita sobretodo por tus rodillas 😦 cuando mis peques se caen es lo que más les duele, así que el “sana sana” ayuda mucho ❤ más los nanais. Así que muchos nanai para ti y que el 2016 tenga menos caídas.

    • elblogdealerecargada
      14 de diciembre de 2015

      Jajaja, igual es chistoso chocar con las murallas.
      Síii, me dolió tanto, dos meses y aún las tengo rojas, fue la más fuerte de todas y tan tonta!

  5. PAOLA
    14 de diciembre de 2015

    Pucha, tantas veces en 1 sólo año!!!
    Yo tuve 1 sola caída, y lo más terrible es que fue en la planta donde trabajo por lo tanto sumé un accidente sin tiempo perdido a mi departamento…en mi defensa alego que fue un día de mega temporal penquista, yo caminando a una reunión luchando por llegar medianamente seca y sin que se me volara el paraguas…en un cruce de calle me resvalé y caí peso muerto hacia adelante por suerte atibé a sujetar mis anteojos…en vez de la reunión terminé en servicio médico con moretones horrendos en piernas y brazos que duraron 1 mes…así que te entiendo y ruego contigo para que 2016 sea un año sin caídas 😃

    • PAOLA
      14 de diciembre de 2015

      Resbalé, perdón me castigo, fue sin querer

      • elblogdealerecargada
        14 de diciembre de 2015

        Ah, con lluvia todo se pone más peligroso así que tu caída es comprensible, menos mal que rescataste los anteojos! Ni una gracia pagar por unos nuevos. Los moretones son tan feos además, menos mal que nuestras caídas fueron en época de frío y no en verano para no andar exhibiéndolos!
        Gracias, feliz 2016 sin accidentes también para ti.

  6. natalia h
    14 de diciembre de 2015

    Ahhh, que me reí. Lo siento. Es que es tan gracioso que una se caiga, imagínate cuando se cae alguien más. Pucha. Más atención no más, más energía quizás para no fatigarse. Es una súper buena meta en todo caso, el no caerse.

    Yo casi no me caigo pero soy buena para tropezarme (es hereditario), lo que sí me pasa seguido -o más bien, más seguido de lo que quisiera- es que el viento me sube el vestido. Me pasó de nuevo la semana pasada y ya ni colorada me pongo! Jajaja. Atroz.

    • elblogdealerecargada
      14 de diciembre de 2015

      Ya me da lo mismo que se rían, por algo lo estoy contando 🙂
      Yo creo que la clave acá es precaución, si todo era evitable.
      Jajajaja, eres una chica de rojo entonces, vas a tener que ser como las niñitas chicas que andan con patas de lycra debajo del vestido!

      • natalia h
        14 de diciembre de 2015

        Me muero de calor con lycra debajo del vestido!! jaja. No, si ya caché en qué esquinas es el problema y ahí me agarro el vestido con las manos. Se me había olvidado que el viento traiciona y siempre me pasa al inicio de la temporada, pero ya estoy atenta. Jaja

      • elblogdealerecargada
        14 de diciembre de 2015

        Ah ya, con las esquinas controladas, fin del problema!

  7. paumjv
    14 de diciembre de 2015

    Hahahaa pucha yo también me reí, y me puse a pensar en mis caídas tontas. Jaja. Suele pasar.

  8. Jessica
    14 de diciembre de 2015

    Ohhh, tantas caídas. Este año creo que no me caí, porque no recuerdo ninguna caída…ahhh, ya recordé algo parecido a una caída, no alcancé a llegar al suelo, sólo me “deslicé” de pie de un escalón a otro en la micro. Como iba con mi hijo y el coche, no me pude afirmar y me pegué en la parte de atrás de la pierna. Aunque ya no queda moretón, aún tengo sensible esa zona.
    Pucha soy una fome porque a mi casi nunca me dan risa las caídas de otr@s, son tan re feas y los porrazos uf, que no me puedo reir, más bien sufro. Las peores que he visto fueron en Berlín y Praga, como el piso estaba lleno de hielo la gente se saca la re mugre y se azotan la cabeza en el suelo, sobre todo la de una señora que era de edad.
    Mis mejores deseos para que el próximo año venga con menos porrazos o en su defecto que sean menos “públicos” más que sea.

    • elblogdealerecargada
      14 de diciembre de 2015

      Debe ser sido fuerte si te quedó sensible, es complicado andar con niño y coche, yo no sé si podría.
      A mí me da pena si veo caerse a un abuelito, cero risa ahí porque es obvio que dejará secuelas, con gente joven que termina muerta de la risa es imposible no contagiarse también.
      Nunca he caminado sobre hielo, seguro que me caigo! Muchas gracias por los deseos, a ver cómo me va.

  9. Mai
    14 de diciembre de 2015

    Diosmeoh Ale que te has caído!!! haha yo soy de las que se ríen en esas situaciones, pero asi mal, olvido que el otro esta adolorido y avergonzado, es que no puedo evitarlo! Aunque pensándolo bien no recuerdo la ultima vez que me caí creo que fue el 2007 o algo por ahí :O

    • elblogdealerecargada
      14 de diciembre de 2015

      Sí, soy un desastre en ese aspecto. Qué rico que no te caes y sobre la risa, creo que es inevitable!

  10. Vivi
    14 de diciembre de 2015

    Yo una vez vi a un hombre caerse en el barro, lloviendo, iba de terno el pobre, todo producido, no me reí, trato de no reirme nunca, solo me rio cuando yo me caigo.

    • elblogdealerecargada
      14 de diciembre de 2015

      Pucha, pobrecito, qué lata si iba al trabajo o una reunión importante. Yo me río si es alguien joven, con los viejitos me da pena.

  11. andrealarrabe
    14 de diciembre de 2015

    Recuentos de fin de año, yey!!!
    Ale, yo te habría ido ayudar en todas las veces, jajaja. No sé por qué, pero nunca me da risa cuando la gente se cae, todo lo contrario, me da pena y lata por la verguenza que puedan sentir

    • elblogdealerecargada
      14 de diciembre de 2015

      Gracias potenciales Andrea! Te creo 100%.
      A mí me da pena si son mayores, pero con jóvenes reconozco que sí me da risa.

  12. hablanlasletras
    14 de diciembre de 2015

    Tantas caídas.. 😦 ¡Qué horrible que se te haya caído una torta en la calle! Creo que este año yo no tengo historias de caídas (creo).
    Un abrazo.

  13. Vi
    14 de diciembre de 2015

    Qué chistoso Ale jajaj a mí me pasa que soy de un humor totalmente básico, entonces muero de risa con las caídas propias y ajenas. Yo tengo varias en mi historial, aunque este año no he andado tan accidentada. El año pasado me caí saliendo de fiscalía, toda elegante con vestidito de señorita y mis carpetas… no vi un escalón y me fui a piso, no sé si se me vieron los calzones jaja no me dolió tanto, pero debió verse fea la caída, porque salió corriendo un guardia, un gallo que iba pasando en bici, la tiró lejos y corrió a socorrerme, me sentía la más damisela en apuros y yo sólo decía ‘estoy bien!’ como Eugene de Hey Arnold! pero la gente se me acercaba igual. Lo que soy buena es para tropezarme, mi pololo sostiene que es porque camino muy rápido, tengo pies pequeños y como que no los levanto mucho del suelo jaja no sé si se entiende, parece que camino como soldadito de juguete, eso hace que cualquier desnivel o piedrecita, me haga tropezar. Se oye deforme, según yo camino super normal jaja
    Pero estoy acostumbrada a caerme en público, generalmente solo me río, así no es tan raro que el resto se ría, porque se ríen conmigo y no de mí xD es un consuelo o no?
    Un abrazo!

    • elblogdealerecargada
      14 de diciembre de 2015

      Pero está bien, siempre y cuando no te rías de alguien que de verdad se hizo daño.
      Jajaja, sí, debió ser fea tu caída para que se acercara toda esa gente.
      Se entiende lo de tus tropiezos y espero que no sean nada grave. Yo creo que me caigo tanto por mi pie plano, tampoco debo andar muy normal.
      Es lo mejor reírse, así tú misma alivianas todo el asunto!

  14. maaarsh
    14 de diciembre de 2015

    Ale que fome lo de tus caídas…
    Yo antes pasaba en el suelo, tenia al menos 3 caídas anuales =(
    Ahora ultimo no tanto, pero siempre ando con el temor… como que a veces mientras camino pienso “no puedo caerme aquí” o “si me caigo acá no paso piola”.
    Me gusto en todo caso la forma en que te lo tomas =)

    Saludos y éxito con la meta para el 2016!!!

    • elblogdealerecargada
      14 de diciembre de 2015

      Quizás son etapas, al menos ahora que me estoy fijando más no me he caído, así que bien, es una meta posible!
      Yo no lo ando pensando, simplemente pasa cuando menos lo espero.
      Y sí, hay que reírse, no tengo otra opción!

  15. marieantoinette09
    14 de diciembre de 2015

    Jajajajaja Ale, pobrecitas tus rodillas y/o la parte de tu cuerpo que te hayas lastimado.
    Yo hace como 15 años que no me caía, a lo más me tropezaba (para eso soy super buena, afortunadamente alcanzo a reaccionar y no caer, jajaja).

    • marieantoinette09
      14 de diciembre de 2015

      (Se me cortó, sorry) Pero este año me he caído 3 veces (mientras leía tu post, pensaba que eran dos, pero no, sume otra). La más fea de todas, fue el día antes de irnos de vacaciones. Jajajajaja, como amaré Baires que el primer día andaba cojeando en Corrientes, me daba lo mismo el dolor, con tal de aprovechar al máximo el tiempo. Me caí tras regar, pise un lugar donde se acumula el agua y chan, al suelo.
      La otra vez fue parecida a la tuya con el barro. Estaba estrenando unos pantalones cafés, jajajaja, me ofrecí para ir a buscar agua en el bidón en el parque donde está mi papá y mi hermana y cuando iba camino a donde estaba mi mamá esperandome, no vi que estaba tan lleno de barro (a mi favor había más pasto que barro) y me caí horrible. Me puse hasta llorar, pero más que por el dolor fue por la vergüenza y porque ensucie mi pantalón nuevo, jajajajajaja.
      Y la tercera, fue a la salida de la biblioteca de mi ex-Universidad. Como es en bajada, estaba resbaladisa y yo iba con chinitas (ballerinas). Me dio ene plancha, porque igual iban unos profes conocidos (menos mal que no “cierto profe”).
      Oye tu caída internacional, tiene que haber sido heavy… y tienes que haber estado muuuuy cansada.
      Jajajaja esas rejas de tu primera caída, deberían estar prohibidas, hay gente que le ocurre por despistada,. etc, pero hay gente piti (viejitos sobre todo) que lo pueden pasar mucho peor.
      Ojalá el otro año no encuentres tantas “hormigas cabezonas” en tu camino xD.
      Cariños!!

      • elblogdealerecargada
        15 de diciembre de 2015

        Qué bueno que alcances a reaccionar! Pucha, qué lata caerse antes de vacaciones! Te pasó parecido a mí, el barro es súper engañoso, yo voy a tener más cuidado.
        Pucha, me da pena que te hayas puesto a llorar, pobrecita!
        Esta muuuuy cansada esa vez, las piernas me fallaron porque ya les había exigido mucho.
        Ojalá, que se vayan las hormigas.
        Linda semana y nos vemos el viernes!

  16. mikimikita
    15 de diciembre de 2015

    Me han corrido lágrimas leyendo tu post. Debo confesar que me dan mucha risa las caídas, me dan ataque de risa y no puedo parar, en mi defensa cuando me caigo soy la primera en reirme y tampoco me río de los abuelitos porque me duele hasta a mi.
    Cuidate las manchitas rojas que te quedaron en las rodillas, si están de ese color aun pueden mancharse con el sol. Ideal que no las expongas hasta que estén color normal y nanai atrasado.

    Yo soy super buena para caerme y he comprado terreno en varios países hahhahha. una vez me caí en el estadio y fue horrible porque me tropecé en lo más alto de las tribunas y con el impulso no pude parar hasta que caí en la pista atlética. Creo que hay quien aun se ríe de mi. Otra vez fue cuando recién conocí a Pablo, salí atrasada a tomar el bus del trabajo y me tropecé en una grieta y volé como cien metros. Llegué a la oficina con los pantalones rotos y las rodillas como elefante y Pablo tuvo que ayudarme a subir las escaleras del casino como por dos semanas (tenía todo planeado jajaj). Y una vez (esto me da vergüenza contarlo) estaba empezando algo con un chiquillo y en nuestra primera salida oficial se sacó cresta y media, cayó por un hoyo gigante y lo único que quedó a la vista fue un vaso rojo que llevaba en la mano, yo solo lo vi desaparecer y después de preguntarle si estaba bien me vino el ataque de risa más grande de la historia y no pude parar, me corrían las lágrimas. Obviamente llegando a la fiesta me patearon. Menos mal que me encontré con mi mejor amiga que también estaba sola y nos reímos toda la noche de la caída.

    • elblogdealerecargada
      15 de diciembre de 2015

      Jajaja, qué rico saber que te hice reír!
      No te preocupes que sólo estoy usando pantalones capri, vestidos por ahora no.
      No puedo visualizar cómo debe haber sido tu caída por el estadio con ese tremendo trayecto. Ahhh, qué ternura Pablo, yo también tuve una talla similar cuando estaba recién pololeando, pero le llevó desamyo y vómito en el metro, él tuvo que ir a buscarme y verme así, qué plancha!
      Ay, me río mucho con esa historia del hoyo, es que cómo!!! Creo que no hubiera podido parar de reírme con eso y nada que ver qué te pateara por eso, qué quería que hicieras si se lo traga la tierra! Fue una señal en todo caso. Gracias por las historias, me sirvieron para distraerme en una mañana ajetreada!

      • mikimikita
        15 de diciembre de 2015

        La del estadio es graciosa porque al final, cuando por fin caí al suelo, me di como una vuelta de gimnasta y me paré, y mis compañeros que estaban en el publico me aplaudieron y todo… soy un plato.
        Oye, si te quiere así con vómito y todo, es para quedárselo jajajja

      • elblogdealerecargada
        15 de diciembre de 2015

        Ah no, es que te pasaste, eso es caer con gracia!
        Lo sé, me vio de la peor forma posible y llevábamos menos de un mes!

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 14 de diciembre de 2015 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: