El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Mi currículum de fracasos

no.jpegA propósito del currículum a la inversa que hizo hace poco un profesor de Estados Unidos contando todos los fracasos y respuestas negativas que ha recibido en su carrera, se me ocurrió hacer lo mismo con los grandes fallos de mi vida:

-En el primer semestre de la universidad, me eché tres de seis ramos y casi arriesgo mi beca. Esta es mi historia de favorita de fracaso porque yo venía de un colegio técnico y no tenía idea de estudiar proactivamente, redactar ensayos o integrar conocimientos, deducir a partir de lo leído. En las pocas horas a la semana que tenía de ramos básicos en el colegio sólo debía memorizar y responder, sin razonar. Así que al comienzo mi vida en la UC fue un caos, recién tipo junio vine a entender el cambio en el modo de aprender, pero ya era tarde para salvar el semestre. La historia termina con un final feliz porque a partir de agosto de ese mismo año me superé a mí misma y nunca más me eché nada, hice de nuevo todos esos ramos con promedio rojo y salí al mismo tiempo que mis compañeros, incluso antes que algunos.

-Nunca supe cómo hacer la posición invertida, menos la rueda. Sufrí mucho en clases de gimnasia porque jamás tuve esa agilidad para dar un impulso y levantar mi propio cuerpo, así que sufrí la humillación de que la profesora me elevara las piernas y yo apenas sosteniéndome, con la cara roja por el esfuerzo. Obvio que ahora tampoco puedo, fracaso eterno.

-En los últimos años he postulado a muchas cosas y en casi todas he recibido un no rotundo. Envié unos cuentos a un fondo de cultura, postulé a pegas que en su momento quise conseguir con todo mi corazón y no quedé. O peor aún, pasé etapas y casi al final me dieron el portazo, lo que es más doloroso que recibir la negativa desde un comienzo porque así no te ilusionas. Hace dos años envié miles de papeles para una pasantía de un mes en el extranjero y no quedé. Son cosas que en su momento bajonean, pero pasan rápido porque hay que seguir intentando no más.

Anuncios

22 comentarios el “Mi currículum de fracasos

  1. carobeatriz
    25 de agosto de 2016

    Ale!! de tu lista de 3 empatamos en 2. Yo el primer semestre de la U tuve 5 ramos y perdí 3, sin siquiera derecho a pataleo, atroz. Y casi al igual que tú, no reprobé nunca más nada hasta el último semestre que me eché un ramo pero menos mal se dictaba semestralmente y pude tomarlo y aprobarlo en paralelo con mi práctica así que terminé “al día”.
    Una sola vez intenté hacer la posición invertida mientras la profe me sujetaba las piernas, me puso un 4 por el esfuerzo, la rueda ni siquiera la intenté. Y fue en la básica, en la media me tocó un profe flojo, patán, sacador de vuelta y galán al peo, llegué a 4° medio en un curso de 36 alumnos, en donde fuimos 6-7 los que preferimos eximirnos del ramo para liberarnos del calvario que significaba esa clase. No me enorgullezco de aquello, pero fue un alivio uuffff no te puedes imaginar, en esos años eran 2 horas de educ. física a la semana, y yo aprovechaba esas 2 en la biblioteca.
    Podría decir que fracasé en aprender a andar en bicicleta y aprender a nadar, pero tampoco puedo mentir porque la verdad es que nunca me interesó ni le puse mucho empeño. Y bueno, estacionarme de cola, o entre dos autos con poco espacio, ah no, para eso tendría que nacer de nuevo. En todo caso, no estoy ni ahí, como decía el Chino Ríos, para mí eso no es fracaso, tal vez no he intentado nada como muy importante en mi vida y por lo mismo no siento que haya fracasado en algo. Y de temerle a algún fracaso creo que temo fracasar como madre, pero en eso sí me empeño mucho y hasta ahora me tengo fe.

    • elblogdealerecargada
      25 de agosto de 2016

      Ohhh, qué bien eso del empate. Estuvimos en las mismas en algún minuto de la vida.
      Para mí esa clase también era una especie de calvario, no lo pasaba bien, al contrario. Tu alternativa suena mil veces mejor.
      Yo no sé casi nada de autos, pero encuentro tan difícil estacionarse así, qué atroz. Y pienso que si el tema no te interesa ni siquiera es fracaso, es enfocarse en lo que a uno le importa no más.
      Dudo mucho que fracases como madre, al contrario!

  2. furtivaa
    25 de agosto de 2016

    Que cierto es eso que es mil veces mejor el NO rotundo antes que hacerse ilusiones que después te decepcionan, pero como dicen, todo pasa por algo y aunque en el momento uno no lo vea así el tiempo lo demuestra todo!

    • elblogdealerecargada
      25 de agosto de 2016

      Hay que vivir lo otro también para saber cómo es, pero cuando se repite mucho yo prefiero escuchar el “no” de una!

  3. Jessica
    25 de agosto de 2016

    Uf, la U, me eché sólo inglés en el primer semestre, en realidad lo boté, según yo no era necesario. Cuando supe que debía aprobar 4 semestres para sacar la carrera quise morir. Al final lo logré, incluso con eximición de examen. Todos los otros ramos que me eché fueron después XD porque me cargaban y no iba a clases o me topaban con cosas que si me interesaban…pero igual mis notas de 1° son horribles, que manera de no saber ni siquiera estudiar, me sentí la más tonta del mundo por preparar pruebas con una semana de anticipación y apenas tener un 40.
    En lo demás siempre he sido ganadora…jajaja, en realidad no, pero mi trauma de la U nunca ha sido superado.

    • elblogdealerecargada
      25 de agosto de 2016

      Chuta, yo también hubiera muerto con esa noticia después del antecedente previo. Seca después!
      Es que es eso, una no sabía estudiar porque los colegios no te preparan para eso, no sé si ahora eso ha cambiado.
      Sumando y restando, siempre somos más ganadoras 🙂

  4. Ángela
    25 de agosto de 2016

    Yo con suerte podía hacer las volteretas, el resto el mismo calvario tuyo. Claro que la Profe no enseñaba nada; sólo decía “niiiiiñas, traaaabajen”!
    Me tenía la autoestima por el suelo. Pero después que empecé a trabajar aprendí flamenco, salsa y a nadar (después de tres cursos eso sí).
    Pero no me vuelven a decir que no aprendo de floja, si me enseñan yo puedo todo.

    • elblogdealerecargada
      25 de agosto de 2016

      Misma cosa, la profesora esperaba que todas supiéramos y nunca se preocupó de enseñar alguna técnica o ayudar.
      Qué bien que te sacaras la espina después, al final quedó demostrado que podías.

  5. natalia h
    25 de agosto de 2016

    Me parece super interesante hacer este ejercicio pero no podría , jaja. Creo que he bloqueado los fracasos que a la larga daban lo mismo (postular a pegas en las que no quedé por ejemplo) y sólo recuerdo cosas malas de la vida porque dejaron un algo en mi, nada más.

    Me sorprendes mendes con eso de que casi te lo echaste todo! Nunca lo hubiese pensado de ti! Claro, el cambio fue brutal y te entiendo completamente pero te juro que nunca lo hubiese imaginado (es el aire de matea po Ale, te queda). Pucha, yo nunca me eché nada ni peligré, sí puedo hacer la invertida y la rueda y el rondat jaja, pero no veo como fracaso el no poder hacer un montóooooon de otras cosas, simplemente no las hago no más y listo. tengo que mirar así al universo pa no deprimirme tb, hay que ser positiva siempre.

    • elblogdealerecargada
      25 de agosto de 2016

      Bien por tu memoria selectiva, jajajaja.
      Pero ser matea es distinto a que te vaya bien siempre poh, es como dice Hermione al final del primer libro, la vida es más que estudiar y saber qué responder sobre lo que leíste.
      Es que la palabra fracaso suena fea, pero ninguna de las cosas que no hice me atormentan ahora, sólo rebusqué en mi memoria para el post.
      Tengo suerte con eso de la depresión, hasta ahora ha estado a años luz de mi vida 🙂

  6. La Pelu
    25 de agosto de 2016

    los fracasos nos ayudan a crecer. Encuentro totalmente honesto, notable, maduro y humilde el tener un cv de fracasos….es no temer a equivocarse y eso se tiende a esconder siempre!!!!
    me gustaste!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  7. Vivi
    25 de agosto de 2016

    Yo solo me eché un ramo en mi carrera y en uno pasé arrastrando, y tuve que ir a chuplicar, fue solo por una mala decisión mía y mariconeo del profe, el día de mi presentación grupal tuve examen de inglés a la misma hora del otro, y fui a dar el examen, mis compañeros se sacaron como un 5 y pasaron todos relajados a mi me chantaron el 1 y fue horrible, no podía ni hablar, lloré tanto, le rogé a mi abuelito que está en el cielo que hiciera alguna gestión allá arriba, onda, deja todo de lado pero por favor ayudame hoy a mi…estuve un fin de semana completo llorando porque el domingo en la tarde se actualizaban las notas, y cuando revisé me pusieron un cuatro, me dieron un trabajo para reemplazar al que no fui, con nota máxima cuatro, asi que pasé, pero sufrí mucho y no me gustaría pasar por lo mismo, porque fue mi casi primer fracaso académico, cuando sí me eché un ramo, no fue tan doloroso, ya estaba más grande :).
    Hacer la rueda y la posición invertida era seca pa eso, ahora no sé jejeje…
    Y los de las pegas me pasa igual, llevo dos años buscando pega y es bien frustrante que pases etapas y al final no quedes, siento que les caigo mal a los gerentes :(, me entrevisto con ellos y chao vida millonaria :(…

    • elblogdealerecargada
      25 de agosto de 2016

      Pero pucha, si tenías dos cosas al mismo tiempo obvio que una iba a salir peor que la otra.
      Mala onda el profesor en todo caso, menos mal que tuviste una oportunidad tardía y entiendo tu pena la primera vez, uno se impacta.
      Yo también he pensado lo mismo, caigo mal o la otra gente se vendió mucho mejor que yo, o no era mi lugar no más.

  8. Paula Biuti Fruti
    25 de agosto de 2016

    Oye, qué buen ejercicio!!! Al parecer, para varias acá, la universidad fue la primera experiencia importante de fracaso, y creo que eso es parte de lo que te aporta la experiencia universitaria, ese llamado de atención. En mi caso, fueron dos ramos el primer semestre, que me los eché groseramente, y luego otro en tercero, creo, que me lo eché dos veces (Investigación con Tagle, lo recuerdas?), me hizo perder la beca y me tuvo a punto de que me echaran de la carrera.

    Aunque ya antes de la U, creo que debería contar mi primer rojo: fue en Física, en primero medio, recién llegada al Carmela Carvajal. Literalmente sentí que el piso se abría bajo mis pies.

    Pero creo que lejos lo más heavy fue haber estado más de un año sin pega, después de haber renunciado a una agencia en la que aguanté sólo seis meses. En serio que esa sensación de “nadie me quiere”, laboralmente hablando, no se la doy a nadie.

    La rueda y la invertida la sabía hacer, creo que mi fracaso ahí fue no haber logrado hacer la vuelta sobre las manos sin ayuda, jejeje… *sonríe con autosuficiencia*

    • elblogdealerecargada
      25 de agosto de 2016

      Síii, parece que la universidad es el primer enfrentamiento a la vida real tras la burbuja del colegio.
      Obvio que topamos en los mismos ramos, así que chócale! Cómo olvidar a Tagle, jaja.
      Oye sí, se me olvidó poner eso de los meses de cesantía, pero a medida que pasaban los meses el sentimiento de frustración crecía y era tan fome todo.
      Jejeje

  9. elyz
    25 de agosto de 2016

    Leí ese cv de fracasos, parece que era un ejercicio del como había llegado a donde estaba, es decir, que esos “fracasos” si servían, no eran en vano.

    Para mi entrar a la U no fue nada difícil, todo lo contrarío, en términos de reprobar ramos en primero, de hecho creo que tuve el segundo mejor promedio, pero pasando a tercero, debí congelar 1 año la carrera más que nada motivos económicos y ahi si reprobé ramos, no tanto para peligrar, pero si para atrasarme 1 año además del que congelé, al volver me puse nuevamente mega matea y no reprobé más ramos y salí con buen promedio. Aún me pesan esos años porque mi carrera se alargó, aunque al ver mi trabajo se que no se refleja algo negativo, todo lo contrario. Lo bueno de esto, es que como me puse super matea jaja, postulé y gané a un fondo del Ministerio de Educación y publiqué un libro (mi proyecto de titulo), soy coautora y está en bibliotecas públicas, ese es mi hijo 🙂 entonces esos “fracasos” si sirvieron de algo!

    Lo de postular a pegas y no quedar a quien no le ha pasado!.

    • elblogdealerecargada
      25 de agosto de 2016

      Yo pienso como él, los fracasos a la larga no son en vano.
      Qué buena tu experiencia universitaria e imagino que volver después de congelar debe ser difícil porque los compañeros avanzaron y tú no. Oye y más positivo aún si te ganaste ese fondo y tienes un libro a tu haber, qué orgullo!
      Es verdad, lo de las pegas nos ha pasado a casi todos.

      • elyz
        25 de agosto de 2016

        Es verdad, no son fracasos a la larga, pero que cuesta verlo en el momento no?!
        Mmm no, no recuerdo que fuese difícil, de hecho me hice nuevos amigos que mantengo hasta hoy, además de los que ya tenía de antes, con los que entré a la U. Quizás el congelar me hizo madurar y valorar más poder estudiar.
        Si, es mi orgullo 🙂 le tengo tanto cariño a mi librito. Me falta plantar un árbol y tener un hijo de verdad jajajaj.

      • elblogdealerecargada
        25 de agosto de 2016

        Genial que hayas hecho nuevos amigos y volver con otros aires, no le veo nada negativo a lo que te pasó!

  10. marieantoinette09
    25 de agosto de 2016

    Hace unos días atrás, me puse a pensar si ahora sería capaz de hacer la invertida, jajajaja. Y creo que aún no xD. Me pasaba lo mismo que a ti, me ponía roja, por esfuerzo, por plancha y por desesperación. Esas son las cosas que jamás deberían obligarte a hacer por una calificación, porque yo ahí, fue cuando comencé a odiar todo esfuerzo físico y deportes y la idea es totalmente lo contrario po. Me alegra haber superado ese prejuicio en este último año.
    Lo de los ramos es totalmente admirable Ale! Recuerdo que la primera vez que nos vimos me lo contaste y se notaba que te llenaba de orgullo y no es para menos. Venciste muchas cosas en poco tiempo. Seca. Yo me eché un ramo en el primer semestre y el único de la carrera. Era Historia de India. Aún odio al profe que me reprobó, jajajaja.
    El último es la historia de mi vida de los últimos tres años y medio. Hay algunas veces que me ha dolido y muuuucho, pero otras que yo se que me hicieron tremendo favor en no aceptarme.
    Que choro esto del curriculum a la inversa, es rico desahogarse!
    Cariños!!!

    • elblogdealerecargada
      25 de agosto de 2016

      Yo estoy segura de que no podría! Me pondría muy roja y opino lo mismo, qué mala estrategia hacer sufrir a la gente para que luego termine odiando todo lo relacionado a la actividad física cuando no debiera ser así.
      Ohhh, qué interesante suena el ramo que te echaste, me gustaría aprender sobre historia de India. O de Rusia, esos países enormes de los que sólo conocemos un poco.
      Es verdad, algunos duelen mucho más que otros, del resto se aprende a la larga.
      Un abrazo y que todo resulte bien!

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 25 de agosto de 2016 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: