El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Trabajar pensando o trabajar sin pensar

 

workingA veces pienso en cómo sería mi vida laboral si no hubiera tomado el rumbo que tomé, si hubiera decidido estudiar otra cosa o de plano no estudiar nada.

En todos mis trabajos tengo que usar mucho la cabeza, pensar, inventar, proponer y ojalá buscar un enfoque nuevo/único/original y siento que en estos tiempos eso es cada vez más difícil, porque hace rato que se inventó la rueda y mucho de lo que vemos hoy en día son “recocidos”, vueltas de tuerca a lo que existió décadas atrás, aprovecharse un poco de la nostalgia y actualizar los contenidos a los tiempos modernos.

Y me gusta eso de verme siempre desafiada, alegrarme cuando se me ocurre una buena idea y ver los resultados, pero al mismo tiempo me pregunto cómo será el día a día en el contexto de un trabajo mecánico, donde todo se repita.

Yo sé que me aburriría después de un tiempo, pero me llama la atención como sería la Ale de una realidad paralela trabajando como cajera (daría mal el vuelto en promedio una o dos veces al día) lavando platos en un restaurante (obvio que se me resbalarían algunos) o atendiendo al público (admiro a la gente con paciencia infinita, porque sé que yo sería pésima en esto si ni siquiera estoy de acuerdo con esa frase de que “el cliente siempre tiene la razón”).

Me gustaría preguntarle a alguien que trabaje en estas cosas qué pasa con su cabeza cuando lo que haces es tan automático que ni siquiera hay que estar tan concentrado ¿Soñarán despiertos? ¿Pensarán en sus problemas? ¿Le darán mil vueltas a las cosas, las buenas y las malas? Siento mucha curiosidad.

11 comentarios el “Trabajar pensando o trabajar sin pensar

  1. Paula Biuti Fruti
    27 de octubre de 2016

    “Obvia” que te iba a dejar un comentario, estando como estoy en un momento de profunda disconformidad laboral… Yo he tenido pegas mecánicas (hacer clipping todo el día, o el periódico aquel en el que me reemplazaste, te acuerdas? el que era puro copy paste), y son LO cómodas: una rutina establecida, sin sorpresas o solicitudes urgentes, sin reuniones que en vez de servir, te quitan tiempo. De lo único que te tienes que preocupar es cumplir con tu “cuota” diaria de pega. Pero claro, aburren luego. Creo que no duraría ni un día de cajera, ponte tú.

    Ahora, está el otro extremo, en el que encuentro que estoy yo: tener una pega en la que tienes que pensar constantemente y tratar de ser creativa, pero todas las cosas en las que tienes que pensar no te entusiasman ni un poquito, o derechamente ya te tienen chata. Tener que decir “la manzana es roja” de mil maneras distintas. Me pregunto si a los profes les pasará lo mismo…

    Eso, me fui en volá parece…

    • elblogdealerecargada
      27 de octubre de 2016

      Ufff, recuerdo hace mil años ese reemplazo y también creo que todos los trabajos en algún minuto se vuelven repetitivos, es inevitable.
      Yo creo que a todo el mundo le pasa esa sensación en su minuto, recuerdo cuando yo llegué a hacer la práctica toda ilusionada y un periodista con harta experiencia me dijo que con el tiempo uno se da cuenta de que todo termina siendo “el mismo monstruo con distintas cabezas no más”.

  2. carobeatriz
    27 de octubre de 2016

    Yo trabajo en algo bastante rutinario podría decirse, preparo y emito estados financieros. La paciencia no es una de mis virtudes pero sí necesita bastante concentración porque algunos procesos no están tan automatizados a nivel de sistemas entonces igual en algunas instancias requiere harta cabeza y atención, sobretodo en meses en que no hay auditoría y demasiados controles posteriores. He aprendido a separar las preocupaciones laborales de las personales o familiares, y no llevarlos de un lado a otro, cuesta pero lo trabajo porque o si no, me comienzo a estresar y me pongo idiota, irritable, desagradable. Igual mi periodo laboral crítico, como de trabajar bajo presión y con plazos más angustiantes, es de enero a abril, y ahí la lata es que la inmensa mayoría anda de vacaciones y yo como china trabajando y luego el tema inicio año escolar full con todo lo que implica, son esos 4 meses de mierda y ya después me cambia la cosa y soy capaz de organizarme mejor con todas mis responsabilidades de trabajo y madre. Si me tocara ese periodo estresante en invierno por ejemplo, sería peor, porque mal que mal el solcito y el verano que me encantan me inyectan energía y buen ánimo. Me gusta mucho lo que hago, fui cajera part time durante 2 años aprox. cuando estaba en la U. porque necesitaba las lucas, pero definitivamente no podría atender público, ni trabajar con niños, no, me muero not not not.

    • elblogdealerecargada
      27 de octubre de 2016

      Aunque lo tuyo sea rutinario, igual exige concentración porque un error en ese ítem puede ser grande.
      Te entiendo, hay que separar los mundos porque si no afecta el humor y pucha que hace mal trabajar mal genio, es terrible!
      Qué curiosos tus tiempos, muy de área escolar porque imagino que la gente que trabaja en libros y útiles escolares también debe estar a full esos meses.
      Trabajar con niños debe ser muy, muy difícil, yo admiro a la gente que lo hace bien, no podría.

  3. mikimikita
    27 de octubre de 2016

    Yo trabajé en la mayoría de esas cosas que mencionas, y di mal los vueltos y todo, sobreviví imaginándome una Maka de una realidad paralela jajjajajja! No, mentira. Son trabajos sencillos, pero igual de agotadores. También trabaje atendiendo público y tener que sonreír 24/7 (Estaba juntando plata pa la U y trabajaba de lunes a domingo) es desgastante a morir, horrible y por eso mismo trato de ser paciente cuando veo que alguien está en las mismas. Después trabajé en lo mío y si te equivocabas en un número quedaba la escoba, si no estabas concentrado en tu trabajo en terreno pones tu vida y la de otros en peligro. En fin, no sé que es mejor/peor. Ahora trabajo en mi casa (me acordé que un día me preguntaste), hago de secretaria, nana, maestro chasquilla y me gusta jajjaja. Igual me da tiempo de dedicarme al lado artístico, que lo tenía bien botado.

    • elblogdealerecargada
      27 de octubre de 2016

      Ay, qué terrible trabajar con plata, yo sé que también daría mal los vueltos.
      Espero que esos trabajos tuyos te hayan servido para juntar la plata que necesitabas, porque qué agotador sonreír todo el día.
      Tampoco sé que es mejor/peor, supongo que cada trabajo tiene sus ciclos.
      Imagino que trabajar desde la casa también incluye pros y contras, yo nunca lo he hecho y me gustaría intentarlo, pero al mismo tiempo me da miedo aburrirme.

  4. Jessica
    27 de octubre de 2016

    Trabajé en esas cosas rutinarias y monótonas mientras estudiaba en las vacaciones y lo más que duré fue en la librería que estuve como un año y medio. Al final, por mucho que me gustara ese trabajo mi cerebro se aburría. Me sentía poco desafiada y desmotivada y lo que más sentía era cansancio físico, en cambio ahora todos los días son distintos y super exigentes, debo estar con mil ojos, oídos y cabeza puesta en lo que estoy haciendo. Y más encima debo cuidar que no se me arranquen los más chicos que son del terror. El agote mental definitivamente es mucho peor.

    • elblogdealerecargada
      28 de octubre de 2016

      Suena genial trabajar en una librería y creo que eso lo habías comentado antes, pero también pienso que hasta el trabajo más lindo por fuera tiene su lado B.
      En pegas de vigilancia, aunque sean mecánicas una no se puede distraer y me imagino el estrés que debe haber ahora, en los meses pre-Navidad. Tienes razón, mucho agote mental.

  5. marieantoinette09
    27 de octubre de 2016

    Yo no tengo experiencia trabajando en trabajos “mecánicos”, pero estoy segura que pronto me aburriría, porque no sirvo para las cosas muy rutinarias, a pesar de que una de mis características es ser bastante estructurada, jajajajaja.
    Ahora, si comparo mi experiencia seudo-laboral de años anteriores con la de este año, uf, no la cambiaría por nada. En la Universidad, me convirtieron en una máquina de corrección y era siempre lo mismo, te juro que ni Chaplin en tiempos modernos, se aburría tanto como yo, con ese cerro de evaluaciones inútiles (para mi desarrollo a nivel de carrera). En cambio este año, me he desafiado yo misma, estudiando temas que en algún momento no me enfoque en un 100% y además he conocido muchas personitas que me han enseñado un montón. A pesar de que monetariamente, aún no encuentro la estabilidad, siento que voy por mejor camino que antes.
    Yo creo que en lo que no podría trabajar es en un servicio al cliente, valor para las personas que trabajan ahí y las malas vibras que se bancan día a día para proteger la empresa de los jefes.
    Cariños!!!

    • elblogdealerecargada
      28 de octubre de 2016

      Tampoco, siento que me aburriría montones y me pasa igual, soy estructurada pero ese ítem me cuesta.
      Oye que es buena esa película de Chaplin, esas escenas siguen tan vigentes hasta hoy, yo las recuerdo cada vez que estoy haciendo algo mecánico. Y claro, corregir también se puede volver así.
      Qué bueno lo que cuentas de este año, otra cosa similar porque yo también he aprendido un montón de cosas, ene.
      Ay sí, cero paciencia, además yo me conozco y sé que perdería pronto la paciencia con la gente que no entiende a la primera lo que le explican o lo que lee.

  6. natalia h
    2 de noviembre de 2016

    (De a poco me estoy poniendo al día con los blogs, hola!)

    Yo no tengo una pega mecánica pero sí una que demanda poca neurona. Encuentro que está en cada uno el aburrirse o no, claro, y yo no me aburro porque invento cosas en las que entretenerme o por último leo mis libros, hartos, aprovecho el día en eso. Lo prefiero porque es cómodo. En realidad lo prefiero porque es pega y tengo sueldo a fin de mes, después de tres años de cesantía y freelancing, lo necesitaba, así que no me quejo. En general, disfruto de los trabajos mecánicos mientras me permitan hacer otra cosa: archivar, por ejemplo, porque puedo escuchar música o podcasts al mismo tiempo, ordenar papeles, cosas así. No me aburro.

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 27 de octubre de 2016 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: