El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

Cosas que se pierden y luego aparecen

Últimamente me está pasado mucho eso de que se me pierden las cosas de la nada, pero ya no me desespero buscándolas ni desarmando toda la casa en el intento. Algo pasó y ahora me lo tomo con calma porque digamos que el 99% de las veces las mismas cosas vuelven a aparecer solas, días después, cuando ni siquiera estaba pensando en ellas.

Convengamos en que no son algo vital como las llaves, el carnet de identidad o algo así. Ahí me desesperaría más. Mi última pérdida fue un anillo de fantasía con perlas grises. Siempre me lo saco cuando tengo que lavar la loza, antes de dormir o ducharme. Se había desaparecido un día o dos y siempre volvía, pero la última vez fue diferente: una semana y cero pista del anillo. Igual me dio un poco de lata, costó muy barato pero lo compré en un viaje y me traía bonitos recuerdos. Como no tenía más remedio lo di por perdido y más o menos un mes después, desocupando un bolso de tela para lavarlo, encuentro el famoso anillo ¡Fui tan feliz!

anillo.jpg

Este es mi anillo y esa cosa horizontal es mi cicatriz de la infancia.

Lo otro divertido que me pasó fue con este muñeco Playmobil. En la Navidad 2015 decoré mi árbol con todas las figuritas que tenía y en enero, cuando lo desarmé, no pude encontrar este por ninguna parte. Me di por vencida y guardé los demás, hasta que pasó casi un año y la semana pasada, mientras armaba mi arbolito versión 2016 y extendía las ramas (porque obvio que uno lo guarda liso como un tubo), cayó mi muñequito al suelo ¡Siempre estuvo ahí! Igual me alegré, porque ahora es parte importante de mi pesebre hereje y alternativo.

muñeco.jpg

pesebre 1.jpg

Acá está el pesebre alternativo y la Canela intruseándolo todo, como siempre.

Mi última pérdida aún está en desarrollo y lo lamento, porque si bien no es algo imprescindible para poder vivir, igual las uso a diario: son mis pinzas. Ocurrió a comienzos de diciembre, desaparecieron de mi cosmetiquero y sé que deben estar en algún lugar de mi casa, el problema es que no sé dónde. Son mis regalonas, precisas, certeras, nunca fallan. Las que estoy usando ahora no son lo mismo y tenemos problemas de comprensión entre lo que yo quiero y ellas efectivamente cumplen. Con mis pinzas verde petróleo esta conexión funcionaba perfecto. Las extraño y espero que muy pronto se cumpla lo mismo que pasó con mi muñeco Playmobil y el anillo.

Anuncios

17 comentarios el “Cosas que se pierden y luego aparecen

  1. natalia h
    22 de diciembre de 2016

    Amo tu pesebre hereje alternativo.

  2. furtivaa
    22 de diciembre de 2016

    Que maravilla cuando aparecen cosas perdidas… es como un regalo
    Yo tuve mi pinza perfecta perdida como 3 meses, ya yo tenía fe de que volvieran hasta que un día el gordi la encontró en el auto, debajo de un cubrepiso…. se arregló mi vida jajaja

    • elblogdealerecargada
      22 de diciembre de 2016

      Síiii, es como un regalo, tal cual!
      Tu historia me da más esperanzas con mi pinza perdida, la necesito tanto!

  3. andrea
    22 de diciembre de 2016

    A mi igual me encanta tu pesebre alternativo 🙂 También me pasa que “se me pierden” algunas cosas, no de tanta importancia pero que las extraño. La última que estuvo años escondida en el fondo de un bolso fue un espejo que me compre en un viaje y lo extrañé mucho. Ahora anda desaparecido de nuevo, pero estoy segurisisisisima que no ha salido de mi casa.

    Lo otro que se me pierde regularmente y no hay caso son las cosas para el pelo (pinches o cosas para amarrar). Capaz que llegue el día que se decidan a aparecer y quede sepultada bajo un cerro de cosas jaja

    • elblogdealerecargada
      22 de diciembre de 2016

      Eso me pasa a mí! Pierdo cosas pero sé que están en alguna parte dentro de la casa, el único problema es dónde…
      Ah, los pinches son un tema, esos se pierden y no vuelven a aparecer la mayoría del tiempo, es que son tan pequeñitos además.

  4. Vivi
    22 de diciembre de 2016

    Yo tengo muy mala suerte con las cosas perdidas, porque nunca aparecen, por ejemplo cuando me cambié de casa, perdí una cadenita que nunca la encontré, a veces sueño con mi antigua casa y pienso que se me quedó algo importante ahí, además de los recuerdos… una vez leí a una niña que habían como unas palabras mágicas para que las cosas perdidas aparezcan y ella las usó y le funcionó, pero nunca dijo cuáles eran 😦 porque es como “un secreto” … pero bakán que encuentres tus cosas.
    abrazos 🙂

    • elblogdealerecargada
      22 de diciembre de 2016

      Pucha, lo lamento por tu cadenita. Si es un sueño recurrente debe haber quedado en tu inconsciente, era importante.
      Ohhhh, igual qué ganas de conocer esas palabras mágicas, ese conocimiento debería compartirse!!!
      Un abrazo de vuelta 🙂

      • andrea
        22 de diciembre de 2016

        Yo tuve una amiga que invocaba a santa ¿rita? (no estoy 90% segura que no era esa) y aparecian las cosas… que ganas de recordar cual era.

  5. PAOLA
    22 de diciembre de 2016

    Ale, mi marido estuvo 6 años con el anillo de matrimonio perdido, 6 años!!! Y el todo el rato alegaba que fue en la mudanza del año 2009 (cuando yo estaba embarazada de la Dominga y fui cero aporte en el traslado)…luego, año 2015, cuando nos volvimos a cambiar…buscando cajas en la bodega para embalar…Shan!!! apareció el anillo, siempre estuvo en la bodega, los 6 años que vivimos en ese depto!!!
    Creo que ya había contado esto antes jajajajaja es que es increíble!!!
    Qué bueno que apareció tu playmobil!

    • elblogdealerecargada
      22 de diciembre de 2016

      6 años!!! En todo ese tiempo yo lo hubiera dado definitivamente por perdido.
      Menos mal que apareció y qué emoción debe haber sido ese día, yo no sabía la historia así que me alegró.
      Gracias!

      • PAOLA
        22 de diciembre de 2016

        Me acaba de llamar mi hija y me dice que llegó la caja de book depository por la que llorábamos ayer…y también llegó la de depto 51 que es el regalo de mi madre, soy muy feliz!!! Ad que voy a reemplazar los juguetes perdidos por rompecabezas y un juego de mesa y que se pudra ali express jajajaja

      • elblogdealerecargada
        22 de diciembre de 2016

        Ohhhh, comparto tu felicidad, qué emoción!!!!

  6. Jessica
    22 de diciembre de 2016

    Me pasó eso mismo hace poco con mi linda lima de cristal checo comprada en mi viaje a Praga, a la linda de repente le da por desaparecerse y mis uñas ya habían sufrido mucho. La solución fue comprarme una barata en la feria y al día siguiente mientras buscaba otra cosa que tampoco encuentro (pero que tiene que aparecer o no sé que voy a hacer sin digipass) apareció la dichosa lima…así es que eso, si puedes reemplazarla, seguro que aparece.
    Me dio risa tu pesebre alternativo, de repente me dan ganas de tener uno porque he visto algunos demasiado lindos (si, sólo por una cuestión de estética), pero luego veo el precio y se me pasa.

    • elblogdealerecargada
      23 de diciembre de 2016

      Ohhhh, tu lima debe ser maravillosa! Es que mientras más pequeñas las cosas, más fácil es que se pierdan.
      Jajajaja, a mí también se me perdió el digipass esta semana, lo peor es que estaba escondida en el mismo bolso donde primero la busqué y yo juro que removí todo, no sé si serán los duendes o mi descuido.
      Son caros los pesebres, así que de algo que sirvan los muñecos que tengo guardados en mi casa!

  7. marieantoinette09
    22 de diciembre de 2016

    Oye pero el niñito Jesús no nace todavía po. Jajaja, es que a mi de que era niña, me hacen ponerlo después que llegamos de misa, o bien, después de las 12 XDD. Me encanta que hayan dinosaurios en tu pesebre xDDDDD. Acá en la casa tenemos el mismo hace décadas.
    Mi mamá es de las que siempre pierde las pinzas, ayer tuve que pasarle unas mías, pero no, sigue extrañando las de ella. Yo por mi problema, no uso (me duele más que a una persona “normal” el tirarlas), pero sospecho que me ocurriría lo mismo.
    A mi me carga perder cosas, pero lo que de vez en cuando se me pierde, como por arte de magia, es la visa adicional de mi mamá. Es fome, porque obvio que hay que hacer el trámite de bloquear y sacar otra.
    ¿Y qué onda, existirá un “duendecillo” que esconde temporalmente algunas cosas?
    Me gustó el anillo, simplecito y elegante a la vez. Me da curiosidad preguntarte en qué viaje te lo compraste.
    Cariños!!!

    • elblogdealerecargada
      23 de diciembre de 2016

      No sirvo para tener el pesebre sin el niñito Jesús, siempre pongo todo altiro no más.
      Es que una se encariña con las pinzas y cuesta hallar unas que sean ideales para ti, así que cuando se pierden en verdad es para lamentarlo.
      Yo creo que de alguna manera existe un duendecillo porque cómo tanto, hay cosas que desaparecen de la nada.
      Ese anillo lo compré en Londres, en la tienda de la National Portrait Gallery cuando salimos de ver la exposición de fotos de Audrey Hepburn, por eso le tengo tanto cariño 🙂

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 22 de diciembre de 2016 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: