El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

5 razones para darse una vuelta por La Vega

img_20170130_092931301Como me queda camino al trabajo, varias veces a la semana hago un atajo y en vez de cruzar el río Mapocho y tomar avenida Recoleta desde que comienza, prefiero acortar el camino dentro de La Vega, con varias ventajas:

1.- Colores y más colores: La Vega está llena de locales, en su mayoría frutas y verduras, pero también comidas preparadas, sandwiches, pasteles, cafés, pan. Todo muy colorido y diverso, ideal para tomar fotos y tentarse con algo, especialmente si no se alcanzó a tomar desayuno.

img_20170130_093028437_hdr

OMG.

2.- Sombra: En estos días de sol molesto desde las 9am en adelante, irse caminando por La Vega tiene el beneficio de la zona techada durante gran parte del camino. Es cierto que a veces está atestado y se choca muy seguido con esos carros gigantes donde llevan la mercadería, pero lo prefiero mil veces versus achicharrarme afuera

3.- Gatos: Basta dar unos cuentos pasos en La Vega para empezar a ver gatos encima de los mostradores, durmiendo entre la mercadería, escondidos detrás de los vendedores o paseando por cualquier parte. Casi todos son amistosos y les encanta que la gente les haga cariño, sólo me he topado con un par más preocupado de la siesta que de socializar.

img_20170130_093308152

4.-  Aromas ricos: A veces huelo a sandía, otras veces a limones, tomates, melones. Pasear por La Vega es como entrar a una tienda de perfumería donde hay un montón de variedades con el plus de que los aromas son reales, no sintéticos ni pasados a alcohol.

5.- Patrimonio cultural: La Vega es patrimonio cultural y siempre destaca en las guías de turismo que preparan otros países. Hay otros lugares que también cumplen eso pero por lo general, hay que pagar para entrar. En cambio este es gratis, abre todos los días del año y llegar no cuesta nada.

Anuncios

25 comentarios el “5 razones para darse una vuelta por La Vega

  1. natalia h
    9 de febrero de 2017

    Hace tiempo que no voy pero me encanta. Me gustan las Ferias y la Vega es como LA feria, por excelencia. Ahora que mi amigo español empezó a ir a la Vega, le voy a encargar a él fruta/verdura, jaja. :p

    • elblogdealerecargada
      9 de febrero de 2017

      Claro, es la madre de todas las ferias, la Catedral ponte tú.
      Jajajaja, pero anda con él alguna vez!

      • natalia h
        9 de febrero de 2017

        Eso pensaba pero yo sólo puedo ir los fines de semana, él va en la semana. Igual me sirve 😀

      • elblogdealerecargada
        9 de febrero de 2017

        Así claro!

  2. Vivi
    9 de febrero de 2017

    Me encantó este post, como ando sensible, llegué a sentir los aromas que describías, me creerías que no conozco La Vega, nunca he podido ir, y eso que soy nacida y criada en Santiago jejeje… me encanta la variedad de colores y olores a fruta :).

    • elblogdealerecargada
      9 de febrero de 2017

      ¿En serio? Si vas no te recomiendo los fines de semana porque está tan lleno que cuesta caminar entre los pasillos, es mejor en la semana 🙂

  3. Javiera Martínez Valero
    9 de febrero de 2017

    ¡Que entretenido recorrer la vega en tus caminatas diarias! me encantan los aromas del lugar, sobre todo por esos sectores en donde hay tostadurías 😉

  4. elyz
    9 de febrero de 2017

    Me encanta La Vega!, tantas cosas! y lo quieras está!. Además si uno va de compras puede comer ahí mismo, un jugo, un café, un pastel pizza, almorzar y mil cosas más. Y lo mejor, los gatos! hay tantos! y todos o la gran mayoría ama que les hagan cariño. Bonitas tus fotos!

    • elblogdealerecargada
      9 de febrero de 2017

      Eso me gusta, tanta variedad, especialmente si una anda con hambre y es hora de almuerzo.
      Me encantan esos gatos porque son sociables, no le temen a la gente y se dejan hacer cariño!

  5. furtivaa
    9 de febrero de 2017

    Me encanta la vegaaaaa, las pocas veces que he ido he disfrutado montón con los colores y aromas tan frescos. Y siempre hay cosas nuevas para probar, sobretodo los inventos que hacen con los frutos secos

  6. Jessica
    9 de febrero de 2017

    Que envidia poder pasar por ahí siempre que quieras. Igual debo reconocer que cuando niña odiaba ir a la Vega, mi abuela iba siempre porque al vivir en el centro se abastecía ahí, y a veces tocaba acompañarla…que divertido que ahora me encanta ir y no pueda. Me lo merezco por mañosa jajaja.
    Lo mejor, los frutos secos baratos.

    • elblogdealerecargada
      9 de febrero de 2017

      Igual creo que cuando éramos niñas La Vega no era tan interesante como lo es ahora, una feria grande no más. Los inmigrantes y sus comidas distintas le dan mucho atractivo.
      Oye sí, sobre todo si compras por mayor, uno ahorra mucho.

  7. Natalia
    9 de febrero de 2017

    He ido pocas veces a la Vega, creo que le tengo mucho más cariño a las ferias libres de La Pintana porque los feriantes se acuerdan de mí y de toda mi familia. Igual creo que la otra semana iré a darme una vuelta porque viene una amiga de Alemania que es vegetariana y no se me ocurre un lugar mejor para impresionarla con nuestra variedad de frutas y verduras.

    • elblogdealerecargada
      9 de febrero de 2017

      Yo también voy a ferias, pero en La Vega hay cosas más específicas que no encuentro en ninguna feria de barrio, entonces complemento ambas cosas según la necesidad.
      Toda la razón, llévala de paseo además!

  8. mikimikita
    9 de febrero de 2017

    Nunca he ido a la Vega, pero creo que me darían ganas de comprarlo todo, además con esos precios da gusto. Siempre que miro tus fotos me quedo pegá, hay tanto producto que me gustaría ir a cachurear!!! Me pasa lo mismo con los supermercados asiáticos de Patronato, voy una vez al año y me demoro horas adentro jajjaja

    Acá igual hay una Vega, es harto más pequeña, y me queda lejos, pero de vez en cuando vamos, Lo que más me gusta es comprar cebollín por mayor ❤️ y las alcachofas. Me acuerdo que una vez compré tres kilos de pimentón jajjajja

    • elblogdealerecargada
      9 de febrero de 2017

      Estoy segura que te quedarías pegada, además que tú le pegas a la cocina y hay tanta salsa y aliño que uno no conoce, termina probando y luego se vuelve adicta.
      Jajajajaja, te deben haber durado mucho rato esos tres kilos de pimentón!!!

      • mikimikita
        9 de febrero de 2017

        No tanto como cuando compré un kilo de orégano seco, desde ese día no he vuelto a comprar jajjaja.

      • elblogdealerecargada
        9 de febrero de 2017

        Jajajajajajaja, te pasaste!

      • mikimikita
        9 de febrero de 2017

        Mi hermano una vez estuvo un mes cuidándome el depa y cuando llegamos de vuelta me dice “Oye no encontré orégano así que te compré una bolsita” Y ahí estaba el kilo de orégano sacándole la lengua po!!!!

  9. carobeatriz
    10 de febrero de 2017

    Es tan rico sentir “olor a feria” cierto? mis favoritos no son las frutas fijaté, sino las especias y condimentos, ese sector, y luego las flores mmmmm rico rico, yo creo que he ido a Stgo. menos de 10 veces en toda mi vida, o por ahí, y no he tenido el placer de conocer La Vega, siento es una deuda pendiente con todas las maravillas que he leído más de una vez en tu blog y por sobretodo adivina por qué? …seeeeeeeeee por los gatos! me encantan, hasta sigo el IG de los gatos de la vega, creo que si pasara seguido como tú camino al trabajo, me quedaría pegada acariciándolos y pasando mi nariz por sus lomos.
    Que tengas un excelente fin de semana Ale.

    • elblogdealerecargada
      10 de febrero de 2017

      Síiii, me gusta ese concepto del olor a feria y llega a dar gusto.
      Tienes que venir alguna vez, pero creo que salvo cosas puntuales que hay acá, a ti te gusta más tu ciudad y está bien, debe tener muchas ventajas!
      Igual, feliz fin de semana para ti!

  10. marieantoinette09
    19 de febrero de 2017

    Yo siempre recuerdo que en la época que fui más seguido a la Vega, el aroma a los porotos granados, era demasiado bacan. Anduve antojada todo ese tiempo y lo comí después que me fui. Es un saltimbanqui de aromas, todos tan ricos (excepto el olor a sandía, pero creo que llego a entender ese amor que sienten ustedes por el efecto que genera en mí el aroma a durazno).
    Yo amo la Vega por los frutos secos, jajajaja. Siempre que voy me compro como 5 lucas en puras cositas ricas, como mix sin sal, japones y pistachos.
    Yo hacía ese camino, cuando iba al depto de mis primos y también lo sentía bacan por la sombrita. Aunque había un camino con harto bache y como siempre andaba con chinitas/ballerinas, dolía.
    Ah, lo otro bacan de La Vega, es los quesos Arturito. Todo es bien barato y fresquito ahí.
    Cariños!

    • elblogdealerecargada
      20 de febrero de 2017

      Oye sí, es muy rico el olor a porotos granados, los burros no tienen ese aroma.
      Y amo esos mix sin sal, mi favorito es ese que trae almendras, maní, nueces y pasas.
      Es verdad, hay una parte del camino que es bien irregular, yo ando con zapatillas por eso mismo.
      Ay sí! Siempre que voy a esa tienda compro queso fresco y algunas de esas aceitunas con sabores que tienen, lo mejor son los precios!

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 9 de febrero de 2017 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: