El blog de Ale recargada

Ideas que antes dejaba ir y ahora decidí poner por escrito

10 cosas que no sabías de mí

number_10_blue_0.jpgHe visto esta idea en varias partes y aquí va mi versión personal:

1.- Usé frenillos gran parte de mi infancia, casi ocho años. Desde que me salieron los dientes definitivos los tenía muy chuecos, mucho, incluso hubo dos que estaban encaramados sobre otros. Me sacaron los sobrantes antes de instalarme esas placas horribles que llevé por tanto tiempo, me hacían modular mal y terminé odiándolos. Los dientes de arriba se enderezaron con la excepción de uno, pero me gusta eso. Soy lo menos perfeccionista que hay, así que mi boca es un reflejo de que la perfección no existe.

2.- Estudié en un colegio de monjas con puras mujeres. No fue una mala experiencia, pero no lo recomiendo porque siempre es mejor convivir y tratar con equipos mixtos. Por suerte me cambiaron a ese colegio de monjas cuando pasé a cuarto básico, así que kinder, primero, segundo y tercero sí los cursé con niños y niñas.

3.- No me gusta el color blanco, le tengo un rechazo que no sé explicar. Ni muerta me pongo zapatillas blancas, la ropa la encuentro fea, los adornos de casa tan ensuciables. Y aunque suene contradictorio, me gustan las libretas con páginas en blanco y el concepto de “hoja en blanco”, se siente siempre como un nuevo comienzo.

4.- Soy muy poco mañosa con las comidas, como lo que me den y casi siempre dejo el plato limpio.

5.- El primer semestre de universidad reprobé tres de los seis ramos! Me costó un poco agarrarle el ritmo al nuevo método de estudio, venía de un colegio donde todo era estudiar/memorizar y luego responder en las pruebas sin mayor cuestionamiento. Pero me superé a mí misma y luego de ese primer fracaso, nunca más me eché nada.

6.- Soy diestra, pero para muchas cosas de la vida diaria funciono mejor con la mano izquierda, por ejemplo, abrir la puerta de mi casa con las llaves, apuntar la basura en el basurero cuando me da flojera pararme, hacerle cariño a los gatos o cortar algo con tijeras.

7.- La primera vez que me subí a un avión tenía 21 años, volé de Puerto Montt a Puerto Aysén en una avioneta de la FACH (fue por un proyecto de la universidad que trató sobre el estudio en terreno de algunas radios regionales).

8.- Tengo un pasado católico, bien católico. Estuve en esos grupos de pastoral juvenil y hasta fui monitora de confirmación en algún momento. No fue una mala experiencia, pero tampoco lo haría de nuevo.

9.- Tengo cero onda con los niños y con las guaguas. Cero, desde siempre. Lo que más me molesta son las pataletas y los gritos, me descompone cualquier cosa que implique elevar la voz para conseguir algo y eso también incluye a algunos adultos.

10.- Cuando sea vieja, no le tengo miedo al panorama de vivir rodeada de gatos, al contrario, lo encuentro más que entretenido.

Anuncios

32 comentarios el “10 cosas que no sabías de mí

  1. delettering
    8 de mayo de 2017

    somos almas gemelas perdidas ❤

  2. furtivaa
    8 de mayo de 2017

    Yo tbn tengo un pasado mega católico (algo que ahora veo tan lejano) pero no me arrepiento porque tengo los mejores recuerdos de esa época… pero al igual que tú no lo repetiría.
    Mi única diferencia es que yo estudié en un colegio de curas (mixto)

    • elblogdealerecargada
      8 de mayo de 2017

      Oye sí, yo siento que fue hace como veinte años… corrección, fue hace como 20 años! Siglos!

  3. PAOLA
    8 de mayo de 2017

    8 años con frenillos! Tanto tiempo! Yo use solo 2 años o menos, pero mi hija creo que va por tu misma senda, tiene la pura escoba 😔 A fin de mes comenzaremos con la primera placa, auch 😔

    • elblogdealerecargada
      8 de mayo de 2017

      Sí, es que antes los tratamientos eran más lentos parece, o yo tenía la ensalada extrema en los dientes.
      Ánimo para tu hija y ojalá que el asunto pase rápido.

  4. maaarsh
    8 de mayo de 2017

    Tenemos varias cosas en común!!!
    Tb soy del Club de Frenillos. Y me paso lo mismo, no quedaron perfectos porque no termine el tratamiento, jajaja… pero me encanta como se ven =)
    El punto 4 me sentí muuuuy identificada, no me considero mañosa, son muy pocaslas cosas que no me gustan y si voy alguna parte, entiéndase la casa de alguien, y sirven algo que no me gusta, me lo como igual. No quiero sonar poco tolerante, pero no me gusta la gente mañosa… o más que eso, no me gusta la gente que arma show con las comidas cuando come en casa ajena. Lo encuentro mal educado. Debe ser un tema de crianza.
    Yo fui monitora de primera comunión! Chan! Y ahora cero, pero cero identificación con la iglesia.
    Lo de los niños, pensaba igual que tu, hasta que llegaron mis sobrinos, jajajajaaa. Pero debo decir que solo tolero los gritos y pataletas de ellos.

    • Gata Calicó
      8 de mayo de 2017

      Te apaño con lo de la gente mañosa, me carga. Osea, entre las cuatro paredes de tu casa, obvio que puedes tener las mañas que quieras, pero si estás en otro lado, te invitan a casa ajena a comer, o hay que decidir algo de común acuerdo en un grupo, me apesta la gente que pone atados o caras de amurración, por la comida o lo que sea. Loco, si eres adulto, un rotundo NO. Supéralo, jaja.

      • maaarsh
        8 de mayo de 2017

        jajajaaa… seee…
        Hay gente que mas encima se taima! Mai god

      • elblogdealerecargada
        8 de mayo de 2017

        100% de acuerdo, en tu casa haz lo que quieras, pero afuera uno se comporta, especialmente si te invitan a comer y te están atendiendo.

    • elblogdealerecargada
      8 de mayo de 2017

      Ohhh, qué rico saber que somos varias las del club frenillos, me gusta especialmente enterarme de que tampoco tú los tienes perfectos.
      Pienso igual, es que no podría permitirme ser mañosa con la comida, menos en otra casa. Sólo diría algo en caso de ser alérgica, pero como no es el caso, me como lo que me den y lo agradezco.
      Nos parecemos en varias cosas!

      • maaarsh
        8 de mayo de 2017

        Si, muy bien dicho, se come lo que a una le den y se agradece!
        Mis dientes se ven decentes, pero están bien lejos ser perfectos, jajaja… pero me gusta, siento que son como reales =P

        Si, hay varias cosas en que nos parecemos, me llamo la atención, sobretodo, lo de la cercanía con la iglesia a través de las pastorales juveniles… al parecer eramos varias las que estuvimos metidas en eso…

      • elblogdealerecargada
        9 de mayo de 2017

        El otro día pensaba en eso y creo que muchos tuvimos ese periodo de socialización de la adolescencia a través de la iglesia. Porque claro, yo iba a misa pero me aburría como ostra, lo que más me interesaba era conocer gente y hasta recuerdo que había un niño que me gustaba. No me plantée nada tan filosofal en esa época, era sólo ir y conversar, imagino que varias lo vivimos igual.

  5. natalia h
    8 de mayo de 2017

    Ohh, no sabía que usaste frenillos! Chócale. (Aunque yo usé súper poco tiempo y sólo para arriba, abajo tengo la ensalá).

    Yo también soy diestra pero tengo más fuerza y precisión en la izquierda.

    Pucha, yo hasta sin gatos me veo de vieja, jaja. Aunque depende de dónde viva, creo, porque me gustaría tener perro si tengo casa y patio. No sé. Como que no me veo de vieja, la verdad.

    • elblogdealerecargada
      8 de mayo de 2017

      ¡Tú también! Chócale! Abajo yo tengo los dientes decentes, pero no derechitos, pero filo, se me notan más los de arriba.
      Yo siempre me he visto de vieja y todo el mundo me dice que seré una vieja mañosa (todo el mundo = mi mamá), así que no sé, no sé cómo seré pero al menos espero mantener la cabeza sana para seguir leyendo y aprendiendo.

      • natalia h
        8 de mayo de 2017

        Eso mismo pensé yo y nunca me arreglé los de abajo. Whatever.

        Si te mantienes como ahora, yo creo que lo lograrás. Cuando una se deja estar empieza a decaer. Yo intento leer harto para la mente y sirve también hacer actividad física así que yay.

  6. Paula Biuti Fruti
    8 de mayo de 2017

    Qué divertido ser tu amiga por años y enterarme recién de algunas cosas tuyas, pero bueno, una no tiene porque saber absolutamente TODO de sus amigas. Qué fome que no queden sorpresas para el camino. Y lo otro divertido es que, aunque somos bien distintas, tenemos varias coincidencias…

    – No recuerdo si sabía lo de tus frenillos, pero personalmente creo que los años de incomodidad valieron la pena, porque tus dientes están regios estupendos. También usé, como recordarás, y en la etapa más pretenciosa de la vida, de los 16 a los 20.
    – Acá otra niña de colegio de monjas: estuve hasta 7° básico en uno, después un solo año en colegio mixto, y luego 4 años más en colegio de mujeres. Y sí, también estoy a favor del colegio mixto, y con personas de distintos orígenes sociales, y de distintas razas, etc.; hay que aprender de chicos a convivir con las diferencias
    – Chócale con el blanco, también tengo ese tema de que es tan ensuciable, y por ende, poco práctico…
    – Creo que nos echamos los mismos dos ramos (Mundial y Chilena), pero el tercero que te echaste no lo recuerdo. Yo después de esos dos me eché investigación, dos veces… estuve en la pitilla…
    – Tu lado zurdo me sorprendió!!! Me siento más cercana a ti de alguna zurda manera, prrr…
    – Aaahhh, el pasado católico es algo que también nos une, aunque creo que a diferencia tuya, yo me volví completamente hereje después, muahaha…
    – Te apoyo en que seas “la vieja de los gatos”. Serás de las pocas viejas de los gatos que me gusten…

    • elblogdealerecargada
      8 de mayo de 2017

      Uno nunca termina de conocer a la gente, eso es lo entretenido.
      Ay, muchas gracias por lo de los dientes, valieron la pena los años de sacrificio.
      Sí, los colegios deberían ser todos diversos, basta ya de esas segregaciones por sector socioeconómico, comuna, etc.
      Además de esos dos ramos yo me eché Fundamentos del Periodismo, fracaso total!
      Yo no soy hereje ahora, más bien simpatizante a ratos con lo general y a distancia.
      O sea, si me vuelvo millonaria yo sería la vieja con el hogar de acogida de los gatos!

  7. Jessica
    8 de mayo de 2017

    Ohhh, no recuerdo tus dientes XD ojalá haya valido la pena tanto sufrimiento. No tuve ese problema y creo que tuve suerte en la repartición de dientes porque no los tengo tan chuecos.
    Soy super mañosa para comer, pero si me invitan me como lo que hay o por último como un poquito pero jamás me quejaría. Trato de amoldarme y si no hay nada bueno que decir, me lo callo. La comida es sagrada y hay que aceptar lo que la gente te da.
    A los 9 años quería ser monja…hoy ni siquiera soy creyente. Cosas de la vida supongo.
    Tampoco tenía feeling con l@s niñ@s, pero mi reloj biológico sonó y eso cambió. No amo a l@s niñ@s, sólo a l@s míos 😀

    • elblogdealerecargada
      8 de mayo de 2017

      Si no destacan es porque deben estar bien, en el promedio y con eso es suficiente para mí. Es fome cuando alguien tiene los dientes muy chuecos y cuando se ríen se tapan la boca, porque la gente te mira con más curiosidad.
      Eso, yo también pienso que la comida es sagrada y si es casera, mejor aún, no tendría cara para negarla.
      Ohhh, me superaste con eso de ser monja, cambiamos mucho a través de los años!

  8. andrealarrabe
    8 de mayo de 2017

    Qué harto tiempo usaste frenillos, Ale! Yo los tuve por un año y medio. Concuerdo contigo sobre ser vieja con gatos. Aunque creo que ahora yo estaría rodeada de pugs, jajaja

    • elblogdealerecargada
      9 de mayo de 2017

      Mucho, demasiado!
      Jajajaja, el animalito que sea. Y no es que no crea que puedo estar en pareja, es que estadísticamente las mujeres vivimos más, así que es bien probable que estemos un tiempo solas y si es con gatos, mucho mejor.

  9. Marie Antoinette
    9 de mayo de 2017

    Ale, te juro que nunca se me habría pasado por la cabeza que usaste frenillos!!!! Jajajaja y ene tiempo!!! Yo nunca usé (afortunadamente), porque vi lo molesto que fue para mis prima no comer cosas tan ricas como los frutos secos y/o morder una manzana de zopetón. Pero lo bueno, es que te sirvió el “sacrificio”. 🙂
    Lo otro que no sabía de ti, es que habías sido monitora de confirmación. Sabía de tu pasado más católico, pero de verdad que fue SUPER católico. Yo hace como 10 años me inscribí para ser monitora de primera comunión, pero después me arrepentí, cuando fui a la primera reunión y no me hice amigos, jajajaja, suena muy inadaptado, pero así tal cual fue.
    Pucha Ale, yo soy mañosa y ahora con algunas restricciones, igual me da latita que cuando me invitan a almorzar siempre me pregunten ¿Qué puedes comer? Y yo siempre digo “Lo que sea, si lo que me limitan es más bien la porción”. Pero el otro día me invitaron al cumple de una prima (lejana) y justo pasó algo con el ítem pollos, soy muuuuuuy mañosa y justo tenían tuto y obvio que preferí comer un cerro de ensaladas y acompañamientos y no quedar como mal agradecida, pero tampoco quería hacer arcadas en la mesa. Es todo un tema eso de tener que comer, para no quedar mal. 😦
    Yo también soy diestra, pero ambidiestra para muchas cosas. Onda como con la izquierda. Creo que en mi caso, todo se explica que cuando era chica, estuve a punto de ser zurda y mis papás me lo impidieron, porque que atroz ser zurda, jajajajaja (que tontera, no?).
    Yo tenía 20 la primera vez que tomé un avión, anduvimos cerquita en edad.
    Me pasa que tengo feeling con los niños mayores de 3/4 años, pero te juro que me cargan un poco las guaguas. Esta semana nacerá una guagua nueva en la familia y no se como comportarme si es que debo ir a visitarlo en esos primeros días y atroz. Mejor iré en unos meses más, jajaja (aunque la lata es que la madre, es relativamente cercana).
    Cariños!!!!

    • elblogdealerecargada
      9 de mayo de 2017

      Es que no sé si se nota cuando la gente usó frenillos o no, aunque me parece que los dentistas sí saben detectarlo. Mis placas se sacaban para comer y no costaba nada, yo creo que por eso demoró tanto mi tratamiento, cuando son fijas efectivamente comes menos porque es un cacho andar sacándolas.
      Y sí pues, fue monitora y me da un poco de vergüenza reconocerlo, no es algo que me enorgullezca, para nada.
      Ya, pero lo tuyo es cosa de porciones y ahí tú sabes lo que dejas en el plato, no se trata de que no te guste el arroz y es lo único que hay en la casa donde te invitaron, en esos casos una la hace piola como tú con la ensalada.
      Ohhh, qué freak que te hayan “enseñado” a ser diestra!
      Lo mejor es preguntarle a la mamá cuando le acomodan a ella las visitas, a veces al comienzo no tienen ganas de ver a nadie…
      Cariños Aída, que estés súper!

      • Marie Antoinette
        9 de mayo de 2017

        Uuuh, eso me recordó que en el último tiempo me he topado en la vida con ene dentistas jóvenes que se refieren a la gente por los defectos dentales que tienen (onda con nombre clínico) y me parece de tan mal gusto. Es cierto que hay deformaciones profesionales, pero hay un límite. Cierto?
        Por eso tantos años!!! Los de mi prima, recuerdo que fueron por dos años y sufría mucho no pudiendo comer un sahnne nuss. Ay mi Claudita. ❤
        ¿Por qué verguenza? Fue una experiencia más en tu vida y demás que algo aprendiste. Estoy segura que fuiste una muy buena guía.
        Es que hubo otro problema ese día. Además del tuto, me sirvieron una carne con mucho nervio (vamos pelando, jajaja) y te juro que yo soy muy mañosa con las carnes, entonces mi tía me dijo como 3 veces que le daba pena que hubiese comido "tan" poquito. Por eso te digo, cuesta quedar bien. Pero al menos no soy como unos primos grandotes y viejos que tengo que sin probar las cosas mañosean y les tienen que hacer cosas alternativas a los perlas. Mi lema siempre ha sido, si no me gusta no como, pero ni ahí con poner caritas, si más que mal, el drama/problema es mío.
        Es de familia. Con un primo más grande también lo hicieron y le generaron tremendo conflicto cuando aprendió a manejar, porque el cerebro daba una orden inversa. En cambio yo, me rebelé xDDDD.
        Eso último también es de familia. Onda vivo en una familia, donde aman a la guaguas. Casi un culto guaguistico. Entonces es como tradición visitar a la madre al hospital/clínica. A mi me carga. Igual tengo una excepción. Tener en brazos una a guagua cuando duerme, da una paz inexplicable.
        Cariños!!!!!

      • elblogdealerecargada
        11 de mayo de 2017

        ¿En serio? Yo nunca he escuchado una conversación entre dentistas, debe ser demoledora en algunos casos. Entiendo eso de la deformación profesional como dices, pero cuando se trata de personas debiera existir cierto respeto.
        Ahhhh, carne con nervios necesariamente uno la da vueltas o la picotea para no comerse las cosas blancas, que por lo demás tampoco me gustan porque son pura grasa maligna.
        Qué bueno que te revelaste, me parece curiosa igual la imposición, como si ser zurdo fuese algo terrible.
        A mí esa misma paz me la dan los gatitos o perritos durmiendo, aunque sí, debe ser lindo ver a una guagua que es de tu familia también 🙂

  10. Ale
    9 de mayo de 2017

    Me pasa al revés que a ti con las guaguas, sobre todo después de tener las mías. Adquirí más empatía y tolerancia, aunque me molesta cuando las guaguas o niños chiquititos gritan o lloran demasiado porque generalmente es culpa de los adultos q cargo que los dejan y no hacen nada por educarlos de manera que entiendan que eso no se hace. Y me tiran mucho más las guaguas que los animales en gral, aunque si no fuera alérgica, capaz que tendría un gato, pero no más de uno.
    Yo también opino que algunos defectos de alineación dentaria le dan un sello especial a una persona, pero es secreto jajaja.

    • elblogdealerecargada
      9 de mayo de 2017

      Puede ser, pero también hay una alta cuota de desidia por parte de los papás como dices tú y siento que en el último tiempo eso ha crecido aún más.
      Sí, también me gustan los dientes con algo de identidad, los extremos nunca son buenos.

      • Ale
        11 de mayo de 2017

        A eso me refiero, los niños gritones no tienen la.culpa de ser así, sus papás deberían hacer algo por cambiarlo, pero.como dices se ve cada vez más eso de papás indiferentes a los gritos de sus hijos y la molestia que eso puede provocar a su alrededor y no sé si es por una política de “dejar ser” al niño o porque no les interesa formar a ese pendejo, pero muchos están criando monstruitos…

      • elblogdealerecargada
        11 de mayo de 2017

        Es algo creciente eso de que los papás dejen a los niños hacer lo que quieran, incluso en espacios públicos… me molesta un poco y siento que es parte del egoísmo generalizado, eso de no respetar el silencio o la comida de otros, en un restaurante por ejemplo.
        Sí, se vienen los futuros monstruitos y qué miedo pensar cómo serán de adultos.

  11. carobeatriz
    12 de mayo de 2017

    Chócale con lo de los ramos! el primer semestre tuve 5 y reprobé 3, me dio pena, impotencia y sentí mucho miedo, pensé que no iba a ser capaz, que no me la iba a poder, pero fueron los únicos 3 de la vida, nunca más reprobé nada y eso al final me hizo sentirme muy orgullosa de mi misma.
    La Camila va a tener que usar frenillos en unos años más, ya me lo advirtió la dentista, porque usó demasiado tiempo chupete y eso le deformó el paladar superior, lo tiene muy estrecho y aunque aún tiene sus dientes de leche es seguro que los definitivos van a salir torcidos por el poco espacio del que dispondrán, es más, ayer tuve que llevarla al fonoaudiólogo porque también necesita tratamiento para aprender a colocar y usar correctamente la lengua al comer y al hablar, en los 2 meses que lleva de colegio ya se percataron del trastorno de lenguaje y me lo hicieron saber, así que altiro no más atacamos el problema, menos mal el doc es súper simpático y engancharon súper bien con la Cami, tiene la consulta llena de monos, juguetes y muchos pero muchos libros de cuentos (maravillosos, me imagino para que los niños que ya leen lo hagan en voz alta y él ahí evalué in situ).
    Sabes que yo igual tengo, o tenía, cero onda con los niños, y con las guaguas menos, osea, no fui jamás de las que ven una guagua y ñuñuñuuuu ni ponerse a hacerles morisquetas y tomarle la manito y esas cosas, es raro, osea, tengo paciencia (poquísima) con mis cabros no más pero el resto como que me da lo mismo, el año pasado en el Jardín participé en hartas actividades pero reconozco que lo hice por entretención personal y para mi hija, chuta que fuerte reconocerlo y declararlo, pero jamás jamás de los jamases podría haber trabajado como parvularia o profesora básica, me muero, colapso, no tengo dedos para el piano. Tengo mil veces más onda con los gatos, más hijos no tengo nicagando, pero más gatos síiiiiiiii que vengan por montones !!! 😀

    • elblogdealerecargada
      12 de mayo de 2017

      Yo sentí lo mismo en la universidad, impotencia y la sensación de que quizás no era para mí, que no iba a ser capaz. Te imaginas renunciamos? Hubiera sido la peor decisión. Y nos pasó igual después, nunca más nos echamos nada!
      Al menos Camila será paciente dental en la era moderna, donde los tratamientos no demoran tanto y seguro que son más eficientes, mientras más chica comience, mejor!
      Eso pienso yo, tengo más onda con los gatos y no me aproblemaría cuidar o tener más, al contrario! Es cosa de personalidades no más, no todas nacimos para querer a todos los niños y guaguas del mundo y una vez que lo aceptas, todo bien. A lo mejor si mi hermana me hace tía en el futuro seré la más regaloneadora, quién sabe.

Deja un comentario aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 8 de mayo de 2017 por en Todo lo demás.

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

A %d blogueros les gusta esto: